jueves, junio 20

PSG: críticas a la política de fichajes ya su fracas, opinión Jorge Barraza – Fútbol Internacional – Deportes

Fue en julio del 2000. Un exitoso empresario de la construcción de nombre Florentino Pérez fue elegido por primera vez presidente del Real Madrid. Al comienzo de Asumir se reunió con Vicente Del Bosque, por entonces entrenador del primer equipo, para perfilar las posibles negativas de carácter en la época 2000-2001.

Barajaron varios números, Del Bosque pidió con insistencia a Flávio Conceição, discreto centrocampista brasileño del Deportivo La Coruña. A Florentino mucho no le agradaba y empezó a deslizar algunos reparos. “¿Le parce…?”. Del Bosque: “Que sí, que sí…” Florentino no terminó de tragar la píldora, pero Vicente se plantó firme: “Le quiero”.

-¿Está seguro…?-, preguntó el flamante presidente.

-Totalmente.

(Lea también: Nuevo fracaso de Messi, Neymar y Mbappé en La Liga de Campeones)

Well, as good directente, respaldó el pedido de su técnico e inició conversaciones con sus pares del Depor. Los pidieron un platal: 4.000 millones de pesetas, moneda todavía en circulación. Equivalía tiene unos 25 millones de euros, una locura para la epoca por un volante de marca. Florentino dio un repingo. Entre que no le convencía Conceição y el fortunan que costaba, le dolía hacer la operación. Pero habló con Del Bosque y este se mostró más convencido cada vez. Finalmente, se concretó el fichaje: 4.000 millones de pesetas y 5.000 millones más el contrato del juez.

En septiembre comenzó el campeonato, el Madrid no lucía bien y Del Bosque no alineaba al brasileño. Florentino fue al entrenamiento y, en medio del campo, conversaba con el Míster. La pregunta se caía de madura:

-¿Y Conceição por qué no juega…?

-No le veo-, respondió con una mueca de desaprobación el bueno de Vicente.

Florentino no dijo una palabra. “¿Me haces gastar nueve mil millones de pesetas y no le ves…?”, pensó. Subió a su despacho y, conversando con su gente de confianza, sentenció: «Desde ahora ficho yo». Y, 23 años después, sigue haciéndolo.

El modelo de Florentino Pérez con el Real Madrid

Desarticulada la dirección deportiva (posiblemente sea el único club, entre los primeros quinientos de Europa, sin secretario técnico ni director deportivo). No le fue tan mal: ha ganado 31 títulos, entre ellos, 6 Copas de Europa. Y tiene algunosaciertos personales notables como el de Benzema. Lo cuentan en el Bernabéu: “Florentino estaba en su casa mirando un partido del Lyon, lo vio ahí y quedó deslumbrado. Dijo: a este hay que traer”. Y lo llevó por 35 millones, cifra mdica comparada con la de otras transferencias y, sobre todo, con su descomunal rendimiento. Contrató a Sergio Ramos del Sevilla, a Modric del Tottenham, a Courtois del Chelsea, a Casemiro por 5 millones al São Paulo FC, a Valverde por idénticos valor a Peñarol, a Vinicius, a Rodrygo, y una veintena de bombas más. También el pifió con Hazard y alguno más, pero en general es un francotirador fantástico, donde apunta…

Foto :

Juan Carlos Hidalgo. Efe

Flávio Conceição no tuvo un buen rendimiento, jugó poco y, en cuanto pudieron, lo colocaron en un préstamo hasta vencer su contrato. El presidente no le da el mango de la sartén a nadie. Así ha hecho Madrid el club más ganador de la tierra.

El contraste con el PSG: millones mal invertidos

Es impensable que, sin conocerlo, Florentino le aprobara 187 millones de euros a Luis Campos por gastarlos a voluntad en jugadores sin rendimiento contrastado. Is lo que ha hecho el Paris Saint Germain con su director deportivo portugués. Llegó en junio y le dio vía libre. Y Campos contrató a Vitinha (41,5 M€), Ekitike (prestamo con opción obligatoria de compra por 39 M€), Nuno Mendes (estaba en el PSG cedido y fue aprobado su opción de 38 M€), Fabián Ruiz (23 M€) , Carlos Soler (18 M€), Renato Sanches (15 M€), Mukiele (12 M€). Sus siete refuerzos que obtuvieron Campos para ganar la Champions. Ninguno destacaba en su club y ninguno ha rendido ni siquiera mínimamente a satisfacción, por lo que el descontento con Campos es monumental. Renato Sánchez viene de fracasar en varios equipos y no fue convocado por Portugal para el reciente Mundial. Christophe Galtier casi no lo tiene en cuenta. Soler no ha cuajado en absoluto, Nuno Mendes tiene graves errores de marca… Pero el peor de los casos es Ekitike, de bajísima actuación y por quién deberá pagar 39 millones al final de la temporada. No saben qué hacer con él. Jean-Pierre Caillot, presidente del Stade de Reims, cedido, salió en defensa del delantero: «No hemos estafado al PSG, Ekitike va a ser un gran jugador». Lo insólito es que Luis Campos cumple la misma función simultáneamente en dos clubes: también recluta a los jugadores para el Celta de Vigo, decimosegundo en la liga española, a tres puntos de la zona del descenso.

El PSG fue eliminado de la Champions League por el Bayern Munich sin jugar un papel. Y fue apeado de la Copa de Francia por el Olympique de Marsella. Le queda apenas buena la Liga, en la que aún gana sobrio el equipo Marseilles, pero está sostenido casi exclusivamente por los 44 goles y 27 asistencias en el conjunto de Mbappé, Neymar y Messi. El resto del equipo no está a la misma altura. Con lo que tiene le da para liga nomás.

PSG es un club rico con un equipo pobre. Esto, a causa de sus consuetudinarios malos fichajes. Ahora Galtier está en el precipicio, pero es un excelente entrenador, su error fue aprobar las compras de Campos. Suena el número de Zidane para sustituirlo, aunque Zinedine habría puesto como condición que se aleje el polémico Campos, quien en el partido ante el Lille, hace tres semanas, viendo que el equipo era una lágrima, bajó del palco fuera de sí y se puso a dar indicaciones al borde del campo de juego, ridiculizando a Galtier.

Lionel Messi se lamenta tras la eliminación del PSG en La Liga de Campeones.

«Historia le ganó a los millones», titular en Europa acerca del triunfo del Bayern sobre el PSG. Error. El Bayern derrochó 145 millones en incorporaciones. En Europa, hay diez o doce clubes que erogan ese dinero en cada mercado. Y algunos, como Chelsea, más. La diferencia es que gastan bien. El Bayern contrató, entre otros, a dos consagrados: Sadio Mané y Matthijs de Ligt. Además, por la lesión de Mahuel Neuer (sequiando accidente), trajeron de urgencia al excelente arquero de la selección suiza Yann Sommer por apenas 8 millones. Imposible escoge un reemplazo mejor. Como Florentino, tampoco Rummennigge o Uli Hoeness, que han luchado una vida para hacer del Bayern el club mejor gobernado del mundo, le darían una licencia de Campos para tirar por la alcantarilla 187 millones para debilitar al equipo. Esas cosas no pasan ahi. Cuando el bosnio-alemán Hasan Salihamidžić (director deportivo) se presentó ante el director de Bayern Munich AG, sociedad anónima compuesta por el club (75,01% del paquete accionario), Audi (8,33), Adidas (8,33) y Allianz (8,33) debe explicar meticulosamente a quién piensa traer, por qué, los antecedentes, mostrar videos, todo.

Si el Bayern necesita un arquero trae a Neuer, del Schalke, diez años seguido el mejor del mundo; cuando se especifica un goleador ficha a Lewandowski, y si se va Lewandowski llega Mané. Si se jubila Lahm viene Kimmich, del Leipzig, el mejor futbolista alemán de los últimos años. Y si necesita un creativo va por Ribery. Cuando busca un punta, lleva a Robben. Quiere un Goretzka de 8 golpes. Busca un lateral y se asegura a Davies, una motosierra. Todo es así. La historia no tiene nada que ver, gana la inteligencia, el saber de fútbol.

Antiguamente, cuando los campeonatos en la Argentina iban de marzo a diciembre, había una frase que resumía la importancia del libro de pases: «En marzo se sale campeón, no en diciembre».

El tango definitivo…

Jorge Barraza
para EL TIEMPO
@JorgeBarrazaOK

Más notificaciones de Deportes

– Gerard Piqué llega a un problema a nuevo, mientras Shakira huye a EE.UU. UU.

-Milagro: el futbolista que superó el cáncer y volvió 525 días después, video

– Huila tomó la tabla del descenso y mandó a la cola al Deportivo Cali