viernes, junio 14

800.000 personas podrían verse obligadas a huir del conflicto en Sudán, dice la ONU

El conflicto en Sudán podría obligar a 800.000 personas a huir del país, advirtió el lunes Naciones Unidas, mientras los combates entre facciones militares rivales continúan en la capital a pesar de un supuesto alto el fuego.

Cientos de personas han muerto y miles han resultado heridas en 16 días de enfrentamientos desde que las disputas entre el ejército sudanés y las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) estallaron en conflicto el 15 de abril.

La crisis desencadenó una catástrofe humanitaria, dañó zonas de Jartum, corría el riesgo de atraer a potencias regionales y reavivó el conflicto en la región de Darfur.

Muchos temen por sus vidas en la lucha por el poder entre el jefe del ejército y el líder de las RSF, quienes compartieron el control del gobierno después de un golpe de estado en 2021 pero discutieron sobre una transición planificada a un gobierno civil.

Las dos partes acordaron el domingo extender una tregua muy violada por otras 72 horas, y la ONU dijo a Reuters que las fuerzas rivales podrían mantener conversaciones de alto el fuego en Arabia Saudita. Pero los ataques aéreos y el fuego de artillería estallaron el lunes mientras el humo se cernía sobre Jartum y las ciudades cercanas.

El funcionario de la ONU Raouf Mazou dijo que la agencia de refugiados del organismo predijo un éxodo de 815.000 personas, incluidos 580.000 sudaneses y refugiados extranjeros que viven actualmente en el país. La población del país es de 46 millones.

Unas 73.000 personas ya se han ido de Sudán, dijo.

Egipto informó que 40.000 sudaneses habían cruzado su frontera, y quienes hicieron el viaje dijeron que las condiciones eran difíciles. Otros fueron a Chad, Sudán del Sur y Etiopía, o cruzaron el Mar Rojo hacia Arabia Saudita en botes de evacuación.

Al menos 528 personas murieron y 4.599 resultaron heridas, dijo el Ministerio de Salud. Naciones Unidas ha informado de un número de muertos similar, pero cree que el número real es mucho mayor.

Los gobiernos extranjeros han retirado a sus ciudadanos durante la última semana en operaciones aéreas, marítimas y terrestres, aunque varios países han frenado sus esfuerzos. El gobierno de Estados Unidos dijo el lunes que sus convoyes desde Jartum hasta el puerto de Port Sudan, en el Mar Rojo, evacuaron a más de 700 personas durante el fin de semana.

Gran Bretaña dijo que estaba explorando formas de proporcionar ayuda humanitaria a Sudán con sus aliados internacionales, las Naciones Unidas y organizaciones de ayuda después de evacuar a casi 2.200 personas.

Mientras tanto, los sudaneses que se quedaron enfrentaron dificultades y peligros.

«Me presento a trabajar durante dos o tres horas y luego cierro porque no es seguro», dijo Abdelbagi, un peluquero en Jartum, quien dijo que tenía que seguir trabajando porque los precios subían.

Las personas que se aventuraron a salir a la calle el lunes se sorprendieron por la transformación.

Refugiados sudaneses abordan un autobús después de cruzar a Egipto
Refugiados sudaneses abordan un autobús después de cruzar a Egipto el 27 de abril de 2023. AFP-Getty Images

“Vimos cadáveres. La zona industrial que fue completamente saqueada. Vimos personas cargando televisores a la espalda y bolsas grandes saqueadas de las fábricas”, dijo el residente Mohamed Ezzeldin.

Los suministros de electricidad y agua no son confiables, hay poca comida o combustible, la mayoría de los hospitales y clínicas están fuera de servicio y los crecientes costos de transporte hacen que sea cada vez más difícil moverse.

La ONU y otras organizaciones de ayuda han recortado los servicios, aunque el Programa Mundial de Alimentos dijo que reanudaría las operaciones en áreas más seguras el lunes después de que el personal muriera a principios de la guerra.

“La escala y la velocidad de lo que se está desarrollando en Sudán no tiene precedentes”, dijo Martin Griffiths, un alto funcionario humanitario y de socorro de emergencia de las Naciones Unidas que visitará Sudán el martes.

Victoria, una de las vendedoras de té que salpicaban las calles de Jartum antes de que comenzaran los combates, dijo que a sus hijos les costaba entender lo que estaba pasando.

“Entonces estoy arriesgando mi vida para tratar de trabajar y si Dios me ayuda, les llevaré comida, y si no, seguiré intentando. Pero sentarse inútilmente no ayuda y tener miedo no ayuda”, dijo.

Jamila, una mujer que todavía vive en Jartum con su familia, solo come una comida al día porque hay muy poca comida disponible. Los soldados de las RSF están apostados frente a su casa y se niegan a irse. «El sonido de la lucha está en nuestros oídos todo el día», dijo.

Ambas partes dijeron el lunes que estaban logrando avances sin comentar directamente sobre las violaciones del alto el fuego.

El ejército dijo que había reducido a la mitad la eficacia de combate de RSF y le impidió intentar reforzar sus posiciones en la capital. RSF dijo que todavía controlaba sitios clave en Jartum y que estaba rechazando los refuerzos del ejército.