miércoles, febrero 28

Argentina denuncia autoritarismo en Venezuela

El representante especial para Venezuela del Departamento de Estado, Elliott Abrams, expresó su alegría porque el Gobierno de Argentina denunció «sin lugar a dudas» la existencia de un régimen «autoritario» en Venezuela que ha sumido al país en una situación de «cuasi guerra». .

En declaraciones publicadas este miércoles por el diario porteño ClarínAbrams también se refirió a la denuncia presentada la semana pasada por la delegación argentina ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra.

Durante los debates, el embajador argentino Federico Villegas expresó “profunda preocupación” por la “grave crisis política, económica y humanitaria” que atraviesa Venezuela y abogó por “la restitución de los derechos humanos y políticos” y las “elecciones”. gratis.»

Un par de días después, el canciller Felipe Solá dijo que el de Maduro «es un gobierno autoritario, sin duda», que ha llegado a una relación de «cuasi guerra» con la «oposición dura» y tiene «cárceles llenas de presos políticos». .

“Siempre nos alegra ver cómo una democracia denuncia la conducta del régimen de Nicolás Maduro y la ausencia de democracia en Venezuela”, destacó Abrams.

Clarín Señaló que este giro del presidente Alberto Fernández “es visto como un endurecimiento del Gobierno argentino en su posición sobre Venezuela”.

Fernández aseguró recientemente que Argentina “no ha renunciado” a formar parte del Grupo de Lima, una alianza de veinte países latinoamericanos -a la que pertenece Panamá- que ignora a Maduro y apoya al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

México se suma al turno de Argentina. Durante la visita del presidente Manuel López Obrador a Washington a principios de julio, su homólogo Donald Trump le pidió involucrarse más en el caso de Venezuela.

“Necesitamos que el gobierno mexicano dé un paso adelante y haga más para crear un conjunto de instituciones democráticas en Venezuela”, dijo en ese momento el secretario de Estado Mike Pompeo.

Con la posición de Argentina, la instalación de un nuevo gobierno en Uruguay en marzo, la transición democrática en Bolivia y más recientemente la pérdida de las elecciones de un aliado histórico del chavismo en Surinam, se unificó la posición del bloque de países sudamericanos. que cuestionan el sistema autoritario que Maduro intenta perpetuar en Venezuela.

Por otro lado, Abrams negó Clarín que Trump intenta un acercamiento con el régimen de Maduro. “Sólo tenemos una cosa que queremos discutir: los detalles de su salida del poder”, advirtió.

El diplomático estadounidense aseguró que cualquier discusión con el régimen de Maduro debe darse con el compromiso previo de un breve gobierno de transición, elecciones libres y el restablecimiento de la democracia venezolana. La convocatoria a elecciones parlamentarias para diciembre, realizada por una Comisión Nacional Electoral creada por el chavismo, no se ajusta a ese marco.

Abrams reconoció que la iniciativa del pasado viernes de los diplomáticos noruegos para intentar rescatar el diálogo chocó con el estado de parálisis política que sufre Venezuela.

La delegación de la oposición que se reunió con los enviados noruegos no ve opciones de negociación. «No hay ningún proceso de negociación en este momento y reiteramos a la delegación noruega que sólo unas elecciones libres y justas son la solución a la crisis», afirmó Guaidó en un comunicado.

Diplomáticos noruegos, expertos en reconciliación y que facilitaron procesos de paz en varios continentes, se reunieron con representantes del régimen bolivariano, pero no con Maduro. Por ahora, el diálogo entre ambas partes es imposible.

“Hemos estado en contacto con la delegación noruega desde su viaje a Venezuela. La idea es presionar al régimen para que realice una transición pacífica”, dijo Abrams.

En declaraciones publicadas este miércoles por el diario caraqueño El NacionalAbrams aseguró que la Casa Blanca aumentará el nivel de presión contra el régimen de Maduro, a través de medidas diplomáticas y sanciones, «para obligarlo a negociar seriamente».

Fuentes europeas dijeron al periódico español A B C que representantes de la Unión Europea conversaron recientemente con Estados Unidos y Rusia, y lograron flexibilizar posiciones respecto de Venezuela. “Los rusos necesitan legalidad para continuar con sus negocios económicos y Washington reiteró su disposición a una transición pactada, pero sin Maduro”, afirmó. A B C en su edición de este miércoles.

Diplomáticos del entorno de Guaidó aseguraron que la posición intransigente es la de Cuba. Revelaron que, además del aspecto interno, funcionarios del más alto nivel en algunas cancillerías latinoamericanas actúan como agentes cubanos cuando sus gobiernos toman decisiones sobre Caracas.

Se estima que 45.000 agentes cubanos están infiltrados en Venezuela, de los cuales 2.500 están bajo control de las fuerzas armadas, cuerpos de seguridad e inteligencia.

Desde enero pasado, el embajador de Cuba en Caracas, Dagoberto Rodríguez, participa oficialmente en los Consejos de Ministros de Venezuela. Detrás está el interés parásito de La Habana.

Carlos Veccio, representante de Guaidó en Washington, informó El Nacional que entre enero y junio pasado Venezuela envió a Cuba 13 millones de barriles de petróleo valorados en 350 millones de dólares.

“Hay un pueblo que enfrenta la peor crisis humanitaria de su historia reciente, a lo que se suma la pandemia. Mientras tanto, Maduro envía dinero de esta manera a un régimen represivo. No tiene justificación alguna”, resaltó.