sábado, mayo 18

Argentina votó en contra del ingreso de Palestina a Naciones Unidas

Por orden del presidente Javier Milei, Argentina votó este viernes en contra de una resolución de Naciones Unidas que solicitaba el ingreso de Palestina como Estado a la organización.

Fue aprobado por 143 votos, contra 9 rechazos, incluidos los de Argentina, que rompió una tradición de votar a favor de Palestina. Hubo 25 abstenciones. Milei votó igual que Estados Unidos e Israel.

Clarín anticipó la noche del jueves esta votación de Milei, que va en contra de la posición del país, que desde 2010 reconoce a la Autoridad Nacional de Palestina como Estado independiente dentro de sus límites geográficos de 1967. El embajador Ricardo Lagorio recibió instrucciones este viernes para votar de esa manera. en el contexto de la alianza de Milei con el primer ministro Benjamín Netanyahu.

La votación de este viernes, que fue presentada por Emiratos Árabes Unidos e impulsada por los países árabes, tiene sus raíces en otra votación del pasado mes de abril en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que intentó reconocer a Palestina como Estado miembro pero no pudo porque fue vetada por Estados Unidos. Estados Unidos, aliado de Israel.

En un conflicto largo y sangriento deberían haber coexistido dos Estados -Israel y Palestina- pacíficamente desde 1948 y mediante una resolución de la ONU, que nunca se cumplió.

La resolución de este viernes no es vinculante pero tampoco simbólica porque fue aprobada por una abrumadora mayoría en el marco de las críticas internacionales a la larga guerra que Israel libra en Gaza tras el ataque terrorista de Hamás el pasado 7 de octubre que dejó 1.200 muertos. Pero la invasión israelí del territorio palestino ya ha dejado más de 33.000 muertos y muchos desplazados. La votación de hoy que desató la ira de Israel.

La resolución aprobada este viernes, que necesitaba dos tercios de los 193 de la ONU, afirma que «El Estado de Palestina califica para la adhesión a las Naciones Unidas» e insta al Consejo de Seguridad a «reexaminar la cuestión favorablemente».

Pero Estados Unidos, opuesto a cualquier reconocimiento fuera del acuerdo bilateral entre Palestina e Israel, su aliado, advirtió que si este asunto vuelve al Consejo de Seguridad, el resultado será «similar al de abril».

Los palestinos que tienen un estatus de «Estado no miembro observador» Desde 2012, relanzaron a principios de abril su solicitud de 2011 para convertirse en Estado miembro de pleno derecho de la ONU. Pero para hacerlo necesitan la luz verde del Consejo de Seguridad, donde Washington les niega ese derecho.

El texto aprobado este viernes concede inmediatamente una serie de «derechos y privilegios adicionales» a los palestinos a partir de la 79ª sesión de la Asamblea, en septiembre, a la que Milei debería asistir.

Excluye inequívocamente el derecho a votar y a ser elegido miembro del Consejo de Seguridad, pero el texto permitirá a Palestina presentar propuestas y enmiendas directamente sin pasar por un tercer país ni sentarse entre los Estados miembros en orden alfabético.

Israel, donde el gobierno de Benjamin Netanyahu rechaza la solución de dos Estados, atacó la resolución. «Me da asco»dijo el embajador israelí Gilad Erdan en la plataforma de la ONU, donde acusó a la Asamblea de «otorgar derechos estatales a una entidad parcialmente controlada por terroristas».

Por otro lado, el embajador palestino ante la ONU, Riyad Mansour, comentó emocionado: «He estado en esta plataforma cientos de veces, a menudo en circunstancias trágicas, pero ninguna comparable a lo que mi pueblo está viviendo actualmente». Añadió: «Nunca para una votación más importante que la de hoy, histórica».

El miércoles, Milei asistió al acto del Día del Holocausto organizado por la Delegación de Asociaciones Israelíes de Argentina (DAIA), en el ahora ex CCK. Y ella, junto a los principales líderes de la comunidad judía en Argentina, volvió a dar una señal de su alianza consolidada al afirmar que apoya a Israel, se entiende que frente a la guerra que libra contra el terrorismo, al señalar eso «Tomar partido no es una opción entre otras, sino una obligación moral» y reiteró: «Denunciar el terrorismo islámico es una obligación».

Acompañada de un grupo de religiosos ultraortodoxos, Milei viajó a Israel en febrero, se reunió con Netanyahu y cumplió así una promesa de campaña a la comunidad.