lunes, abril 15

De los murmullos contra Tigre a la chance de oro del Superclásico

La secuencia ocurrió en una de las últimas acciones en las que Facundo Colidio estaba en la cancha contra banfield en eso Monumental. El primero no hizo un gran partido Tigre y por eso fue sustituido a los 26 minutos del segundo tiempo por el juvenil Agustín Ruberto. La jugada referida es una presión sobre la salida de la defensa visitante que el atacante no llevó a cabo. Un par de murmullos -sólo un par mezclados con varios aplausos- bajaron de las gradas. Y algo parecido pasó cuando abandonó el terreno de juego.. Sí, la sensación es que Colidio sigue endeudado en Río. Y el domingo se avecina un partido clave, uno de esos duelos que suelen marcar el destino de los grandes jugadores.

En el elenco de Núñez todos coinciden en que Colidio es uno de los futbolistas más veteranos del equipo. No en vano pagaron 4.500.000 millones de euros al Inter de Italia para quedarse con el pase. El delantero firmó contrato hasta diciembre de 2025 y tiene una cláusula de rescisión de 30 millones de euros, el más alto del equipo. Pero las actuaciones del nacido en Rafaela hace 24 años aún no reflejan el monto de su dorsal titular.

Colidio tardó más de lo esperado en adaptarse a River. Es cierto que el semestre pasado el técnico Martín Demichelis no lo consagró como titular ni le dio tantas oportunidades. Un dato: apenas jugó 7 minutos en la serie de octavos de final de la Copa Libertadores ante Inter de Porto Alegre. Otro: de los 15 partidos que disputó en 2023, 12 salieron desde el banquillo; Es decir, sólo estuvo allí 3 veces desde el principio. Marcó sólo 2 goles.

La salida de Salomón Rondón le abrió una oportunidad este año. También el cambio de esquema: Demichelis dejó de lado el dibujo con 5 centrocampistas y optó por jugar con 2 atacantes. Colidio inició la temporada como acompañante de Miguel Borja y en la tercera fecha la rompió ante Vélez, con doblete incluido. Pero volvió a mostrar un andar irregular ante Deportivo Riestra y Atlético Tucumán y no pesó ante Banfield.

Foto Maxi Failla – CLARÍN

Un párrafo especial merece el duelo contra Taladro porque jugó como referente de zona, posición en la que ni está ni se siente cómodo. A Colidio le cuesta chocar con los centrales y le gusta tener la cancha más delante que detrás. La mejor versión de su carrera la logró cuando acompañó a Mateo Retegui en Tigre. La ausencia de Borja provocó que se desplazara al centro. Se presume -si se descarta a Colibrí- que contra Boca hará dupla con Pablo Solari y rotarán en el frente de ataque y no tendrán que quedarse entre los defensores Cristian Lema y Nicolás Figal.

Colidio empezó a ganarse a la afición millonaria cuando optó por venir a River en julio del año pasado cuando Boca y Juan Román Riquelme lo buscaban con fuerza. La historia es conocida: el delantero formó parte de las inferiores del Xeneize y fue vendido sin haber debutado al Inter de Milán en 2017. Pero la esperanza de verlo brillar aún no se ha concretado. Y en River saben que su fútbol aparecerá más temprano que tarde. Por eso el Superclásico se presenta como un partido crucial para Colidio. La hora de la verdad será el domingo a las 17 en el Monumental.