sábado, abril 20

Debilitado y en crisis por la violencia del narcotráfico, el Ejército Zapatista celebra 30 años de su levantamiento en México

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) conmemoró este lunes el aniversario 30 de su aparición pública y levantamiento en México, en medio de una gran pérdida de su base social provocada por la migración de jóvenes y la crisis de violencia que enfrenta el sur. estado de chiapas Disputa entre cárteles de la droga.

Apenas en noviembre pasado, el grupo -que surgió como guerrilla y luego depuso las armas y entabló negociaciones con el gobierno para abordar los derechos de los pueblos indígenas- denunció la desaparición de una treintena de municipios autónomos creados en protesta como forma propia de gobierno, fuera del sistema político constitucional mexicano, para reorganizarse a un nivel más comunitario.

En esa oportunidad también denunció la presencia en su territorio de grupos criminales que han afectado la vida de los pobladores debido a agresiones, secuestros, extorsiones, reclutamientos forzados y fusilamientos, entre otros delitos.

Hilario Lorenzo Ruiz vio caer a varios de sus compañeros durante los enfrentamientos con el ejército mexicano en Ocosingo, uno de los cinco municipios de Chiapas tomados por el EZLN en los primeros días de enero de 1994 cuando el grupo guerrillero apareció públicamente.

Años más tarde abandonó desmoralizados por los pocos resultados de la lucha zapatista sobre las principales reivindicaciones: tierras para indígenas, trabajo, acceso a alimentación, vivienda, educación y medios de comunicación, entre otros.

Integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) se preparan para el informe de los 30 años de su levantamiento, este domingo en el municipio de Ocosingo, en el estado de Chiapas, México. Foto: EFE

Tres décadas después, considera que el mayor logro del zapatismo fue atraer la atención nacional e internacional hacia las comunidades indígenas de Chiapas, ya que, si bien algunas accedieron a tierras para trabajar y mejorar sus condiciones, en general Los servicios para las comunidades siguen siendo pésimos.

“Esta mejora también es relativa, porque no podemos decir que estemos bien, aún queda mucho camino por recorrer”, afirmó Lorenzo Ruiz en una entrevista con La Prensa Asociada al quejarse del pésimo servicio en su hospital comunitario.

El 1 de enero de 1994, el EZLN capturó algunas localidades, entre ellas San Cristóbal de las Casas, provocando una respuesta militar que provocó varias decenas de muertos antes de un rápido alto el fuego.

El levantamiento liderado por el subcomandante Marcos se produjo el día en que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que fue reemplazado por el acuerdo comercial T-MEC en julio de 2020.

Este acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá simbolizó para el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari el ingreso de México al «primer mundo» de las economías desarrolladas.

El levantamiento zapatista de 1994 en Chiapas, una región pobre y remota, marcó el comienzo de un año difícil para México que incluyó el asesinato del entonces candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y una fuerte crisis económica.

A continuación, el subcomandante Marcos resumió las prioridades del movimiento: «Pan, salud, educación, autonomía y paz».

Popularizado por el pasamontañas, la flauta y las palabras poéticas de Marcos, el movimiento se difundió ampliamente en el extranjero.

Algunos analistas consideraron la rebelión como el nacimiento del movimiento antiglobalización.

La tasa de pobreza en Chiapas en la década de 1990 rondaba el 75,1%, mientras que para 2020 había disminuido levemente y se ubicaba en 74,4%, según cifras oficiales.

El exguerrillero consideró que la pérdida de la militancia zapatista se debe a la falta de convicciones de las nuevas generaciones y al desgaste en el tiempo.

Los indígenas zapatistas recordaron su levantamiento en México, el 1 de enero de 1994. Foto: REUTERS

De la lucha armada a la política

El académico del Colegio de la Frontera Sur Gerardo Alberto González, quien ha observado a las comunidades indígenas zapatistas durante décadas, explica que el EZLN pasó de una incursión armada a una incursión política logrando en su mejor momento colocar temas como la autonomía, la cultura indígena y la consulta a los pueblos indígenas en la agenda mexicana.

Lo anterior se tradujo en un proyecto de ley luego de los llamados Acuerdos de San Andrés, que se dieron entre el gobierno y el EZLN para plasmar los derechos indígenas en la Constitución y que no se cumplieron al llegar al Congreso, reconoció el especialista.

“Si hay algo que agradecer al EZLN es que ha contribuido a la poca, mucha, regular, buena o mala democratización del país”, anotó.

Sin embargo, agrega, el movimiento zapatista insistió en su participación en los procesos electorales presidenciales de 2006 cuando encabezó la llamada “Otra Campaña”, y en 2018 cuando impulsó la candidatura presidencial por la vía independiente de la indígena María de Jesús Patricio. Martínez “Marichuy”. ”, que tampoco precisó.

Migración y narcotráfico

El investigador coincide en que 30 años después, el EZLN fue perdiendo militancia por la migración y la presencia del narcotráfico. Aunque añade otro elemento, las diferencias internas en la toma de decisiones y la falta de transición en los puestos de mando. Muchos miembros del comando llevan años en esos puestos.

“Siempre aparecían en épocas electorales, que en lugar de aportar mejor a la causa, la gente empezó a verlos porque aparecen cuando hay elecciones”, comenta.

Además, coincide en que la presencia de los cárteles Jalisco Nueva Generación y Sinaloa en territorios zapatistas y la migración fueron factores que estimularon la pérdida de integrantes y simpatizantes.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional perdió fuerza debido a la migración y la violencia. Foto: AFP

El EZLN celebró su 30 aniversario en la comunidad de Dolores Hidalgo -a unos 40 kilómetros de Ocosingo-, un pueblo sin cobertura celular, con caminos de terracería y carreteras deterioradas.

Durante la ceremonia, sólo unos 1.500 zapatistas -la mayoría jóvenes, hombres y mujeres, vestidos con pasamontañas y uniformes- intentaron demostrar su validez.

El subcomandante insurgente Moisés explicó que a tres décadas de su levantamiento siguen luchando por la autonomía de los pueblos indígenas, la libertad y la democracia, y deben seguir organizándose.

“Estamos solos como hace 30 años, porque hasta ahora hemos descubierto este nuevo camino común que vamos a seguir”, resaltó.

El comando del EZLN advirtió que ante ataques contra sus comunidades, de ser necesario, tendrán que defenderse.

“No necesitamos matar soldados ni malos gobiernos. Pero si vienen, nos defenderemos… Aquí estamos, aquí vivimos”, concluyó.