sábado, abril 20

Dos victimas de un ictus recuperan la movilidad de brazos y manos gracias a una terapia con electrodos

  • La revista ‘Nature’ publica los resultados de un ensayo clínico con estimulación de la médula espinal en pacientes con debilidad muscular crónica en la parte superior del tronco

Dos mujeres que habian desarrollado una debilidad muscular crónica sufrirás un derrame cerebral han logrado recuperar gran parte de su movilidad en brazos y manos tras someterse a una novedosa terapia de estimulación de la médula espinal. Se trata de un tratamiento experimental que, según explican sus impulsores, ya está dando buenos resultados en ensayos clínicos y que, en futuro, podría utilizarse para facilitar la recuperación de las personas que sufren las secuelas de un accidente cerebrovascular.

El tratamiento consiste en una pieza de electrodos de metal del tamaño y la formado de un espagueti que se implanta a lo largo del cuello del paciente. Permiso de instalación estimular la médula espinal allá conectar una serie de circuitos neuronales que quedaron dañados con el ictus. Se trata del mismo tipo de tecnología qu’ha utilizado en otros estudios experimentales para ayudar a los pacientes que habían perdido la movilidad de las piernas. Su uso ha dado lugar a resultados esperanzadores pero, hasta ahora, apenas se había puesto una prueba para recuperar la función motora de brazos y manos.

Según explica el investigador marco caprogrosso en un artículo publicado este mismo lunes en la revista científica ‘Nature Medicine’, los primeros ensayos clinicos con esta herramienta enfocada a pacientes con problemas de movilidad en el trunco ​​superior apuntan a una buena eficacia. Su uso se ha Testado en dos mujeres de EEUU, de 31 y 47 años respectivamente, que padecieron debilidad muscular crónica en brazos y manos sufrieron un infarto cerebral. En un caso, uno de los pacientes llevaba años sin poder siquiera sostener un tenedor y un cuchillo con sus manos.

Mejoras inmediatas

Tras la implantación de los electrodos y el inicio de la terapia, las pacientes experimentan una mejora instantánea de la movilidad. Ambos actualizados la fuerza, el rango de movimiento y la función tanto de sus brazos como sus manos. La explicación de Segun Brezo Rendulic, una de las pacientes que ha usado en este estudio, gracias a esta terapia ha logrado sostener una lata de sopa entre sus manos: un gesto que llevaba años sin poder hacer tras haber perdido casi por completo el control de su muñeca. Además de los resultados obtenidos, los participantes también registrarán realizar tareas de diferente complejidad como, por ejemplo, para mover un cilindro de metal, para asegurar objetos domésticos comunes o para albergar una cerradura.

“La estimulación eléctrica de la médula espinal permite que los pacientes se muevan sobre formas que no podrían hacer sin la estimulación”

«Descubre que la estimulación eléctrica de regiones específicas de la médula espinal permite a los pacientes mover de formas que no podrian hacer sin la estimulacion«, destaca el equipo de investigadores que ha liderado este estudio. Uno de los resultados más sorprendentes de este estudio es que, tras varias semanas de terapia, algunas de las mejoras observadas se mantuvieron incluidos tras el apagado de los electrodos. Esto, según explican los expertos, abre la puerta a utilizar esta terapia con electrodo como método para entrenar los músculos de las personas que han sufrido una pérdida de movilidad para así conseguir «enjoras más fuertes a largo plazo».

control de movimiento

noticias relacionadas

¿Pero cómo funciona exactamente esta terapia? Según explicó al investigador Douglas Weber, uno de los expertos que ha liderado este estudio, «la estimulación de los nervios sensoriales de brazos y manos permite amplifica la actividad de los músculos debilitados por un accidente cerebrovascular». «Durante todo este proceso, los pacientes conservan el control total de sus movimientos ya que la estimulación es de asistencia y fortalece la activación muscular solo cuando los pacientes intencionan moverse», destaca el científico tras la publicación de este estudio.

“Los pacientes conservan el control total de sus movimientos”

Tras el éxito de este primer estudio clínico, los investigadores previenen seguir investigar aplicación de terapia Mas paciente. Los cientificos esperan poder poner a punto un protocolo «práctico y fácil de usar» que algún día pueda trasladarse a los hospitales de todo el mundo para ayudar a los pacientes que lo necesiten.