martes, julio 16

El abogado de Trump testifica ante el gran jurado después del fallo de «fraude criminal» en la investigación de documentos clasificados

El abogado de Trump, Evan Corcoran, testificó el viernes bajo una orden judicial y una excepción de «fraude criminal» ante el gran jurado federal que investiga el manejo de documentos confidenciales del gobierno por parte del expresidente Donald Trump.

Corcoran fue visto entrando al juzgado federal en Washington, DC poco antes de las 9 a.m. ET.

Corcoran recibió la orden de comparecer y responder preguntas sobre sus interacciones con el expresidente Donald Trump bajo la excepción de «fraude criminal», lo que significa que no podía hacer valer el privilegio de abogado-cliente para evitar testificar sobre sus conversaciones.

La jueza federal de distrito Beryl Howell había aprobado la solicitud del fiscal especial Jack Smith de obligar a Corcoran a testificar después de descubrir que había presentado suficiente evidencia para establecer que Trump había cometido un delito a través de sus abogados, confirmó a NBC News una fuente familiarizada con el proceso. Miércoles.

El equipo legal de Trump apeló la decisión, pero fue rechazada a principios de esta semana, lo que llevó a su comparecencia ante el panel en un procedimiento cerrado el viernes. Todos los documentos presentados en el caso también están sellados.

Corcoran testificó durante aproximadamente tres horas y media. Se negó a comentar con los periodistas cuando salía del juzgado. Un portavoz de Trump no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

NBC News informó a mediados de febrero que Smith, quien había sido designado por el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, para investigar el manejo de documentos clasificados por parte de Trump y su papel en el levantamiento del 6 de enero, buscaba obligar a Corcoran a testificar.

Trump ha negado haber actuado mal y calificó las investigaciones sobre él como una «cacería de brujas» partidista.

Mientras tanto, el abogado de Trump, Timothy Parlatore, confirmó a NBC News que testificó voluntariamente ante el gran jurado a fines de diciembre sobre la extensa búsqueda de documentos con marcas de clasificación que realizó en un cierto número de propiedades de Trump a fines del año pasado.

«Al principio no hablé de eso porque no queríamos armar un escándalo», dijo Parlatore sobre su testimonio del 22 de diciembre, que fue informado por primera vez por ABC Noticias.

Parlatore dijo que estaba actuando como «mantenedor de registros» para la oficina del expresidente cuando organizó búsquedas de documentos en la Trump Tower en Nueva York, la propiedad de Trump en Bedminster, NJ y tres ubicaciones en Florida: la propiedad de Trump en Mar-a-Lago, un Palm Oficina de playa y una unidad de almacenamiento.

La búsqueda reveló un puñado de documentos adicionales con marcas de clasificación en la unidad de almacenamiento y en Mar-a-Lago.

Los registros se produjeron meses después de que el FBI ejecutara una orden de registro en Mar-a-Lago y encontrara más de 100 documentos con marcas de clasificación, a pesar de una declaración de otra abogada de Trump, Christina Bobb, en junio de que todos estos documentos habían sido entregados de conformidad con una citación del Departamento de Justicia de mayo.

Bobb dijo a los investigadores federales que la declaración que firmó fue preparada por Corcoran, informó anteriormente NBC News.

Parlatore dijo que el Departamento de Justicia fue informado de las búsquedas posteriores que había organizado con anticipación y que el equipo de Trump le había «ofrecido al FBI la oportunidad de participar en la búsqueda y se negaron».

Parlatore dijo que explicó al gran jurado en detalle cómo se realizaron los registros y “todo lo que hicimos para garantizar el cumplimiento total de la citación”.

También acusó al Departamento de Justicia de «mala conducta de la fiscalía» durante su testimonio, diciendo que trataron de evitar que hablara sobre sus esfuerzos para incluir al FBI en la búsqueda, y lo presionaron indebidamente para obtener información sobre sus conversaciones con Trump, a lo que se negó. divulgar bajo el privilegio abogado-cliente.

Parlatore dijo que el fiscal le preguntó ante el panel por qué Trump no estaba renunciando a ese privilegio, que dijo que era «completamente inapropiado».

Un portavoz del fiscal especial se negó a comentar.