domingo, mayo 19

El candidato republicano de Nuevo México, Solomon Peña, visitó las casas de los políticos demócratas para disputar las elecciones antes del tiroteo, dicen las autoridades.

Un candidato fallido a la Cámara de Representantes del estado de Nuevo México condujo hasta las casas de los líderes demócratas locales para impugnar con vehemencia su derrota electoral semanas antes de que supuestamente orquestó una serie de tiroteos en residencias, dijeron los legisladores.

El republicano Solomon Peña está acusado de conspirar con cuatro hombres y pagarles a cuatro hombres para llevar a cabo cuatro tiroteos en las casas del área de Albuquerque de dos comisionados del condado de Bernalillo y dos legisladores estatales, dijo la policía de Albuquerque.

La policía anunció su arresto el lunes por la noche. Nadie resultó herido en el tiroteo.

“Peña vino a mi casa justo después de las elecciones (de noviembre). Fue un poco errático en los puntos que estaba tratando de hacer sobre las elecciones, la cantidad de puertas a las que tocó y el conteo de votos que no coincidía”, dijo el comisionado del condado de Bernalillo, Adriann Barboa, en una entrevista telefónica con NBC News.

Barboa dijo que llamó a la policía después del incidente.

“Estaba en mi puerta y era agresivo. Era un negador de las elecciones”, dijo Barboa, quien recibió ocho disparos en su casa el 4 de diciembre, el primero de una serie de tiroteos dirigidos a demócratas locales y estatales.

La ex comisionada del condado Debbie O’Malley compartió una experiencia similar con Peña casi al mismo tiempo después de visitar su antiguo hogar antes de reunirse con ella en su dirección actual.

“Este tipo vino a mi casa. Estaba muy preocupado por esto y era muy perturbador. Estaba enojado porque perdió las elecciones”, dijo. «Sintió que la elección fue injusta e incorrecta».

Aunque él no la amenazó durante la reunión de noviembre, ella llamó a las autoridades y los agentes patrullaron su casa durante unos días.

Pero semanas después, su casa fue alcanzada por 12 balas el 11 de diciembre mientras ella y su esposo dormían, dijo la policía.

Él «podría habernos matado», dijo O’Malley previamente a NBC News.

La policía dice que Peña pudo haber estado motivado por la ira por su derrota en noviembre. El portavoz de la policía, Gilbert Gallegos, dijo en una conferencia de prensa el lunes por la noche que Peña afirmó que su derrota fue el resultado de un fraude electoral.

Peña perdió su desafío a la Cámara de Representantes ante el demócrata titular Miguel P. García por 5679 a 2033, o 74% a 26%.

Llevó su caso a tres comisionados del condado y a un senador estatal, incluidos algunos cuyas casas fueron atacadas en el tiroteo, sin éxito, dijo Gallegos.

“Tenía quejas sobre su elección que sentía que estaban amañadas”, dijo Gallegos. “Como dijo el alcalde, fue un negador de las elecciones, no quiere aceptar los resultados de su elección”.

Una de las reuniones con los líderes locales y estatales se acaloró, dijo.

«Creo que uno de ellos provocó una gran pelea», dijo Gallegos. «Fue poco después de que ocurriera el tiroteo».

Anteriormente se creía que otros dos tiroteos estaban relacionados con el caso: el 10 de diciembre en la antigua oficina de campaña de Raúl Torrez, quien fue elegido fiscal general de Nuevo México, y el 5 de enero frente a las oficinas legales del centro del nuevo Senador Moe. Maestas, no tiene conexión con el sospechoso, dijo la policía el lunes.

daniel romero, Phil Helsel y Mirna Al Sharif contribuido.