lunes, junio 17

El corto y sinuoso camino de Irán a Rusia y Ucrania

Irán, actor clave en el drama de Oriente Medio y cuyos clavos llegan a Ucrania de la peor manera y en el peor de los casos. momento más difícil del país europeo, volvió al centro de la escena por la agitación que desencadenó la muerte del presidente Ebrahim Raisi y su canciller Hussein Amir-Abdolahian en un accidente de helicóptero.

Se trata de dos figuras de importancia central en el diseño del tumultuoso poder del poder persa, ambos protegidos del líder supremo, Ali Jamenei, un hombre enfermo de 85 años, que había catalogado al desaparecido jefe de Estado como su muy posible reemplazo. Ese es el colmo de la pérdida. El tejido político y la distribución de intereses deben comenzar de nuevo y en un escenario aún más complicado a nivel interno.

Ambos funcionarios formaron parte del corriente nacionalista ultraconservadora que acorrala a los líderes moderados de la teocracia persa, un ala realista que existe desde el comienzo de la Revolución Islámica en 1979 y que ha ido y venido del poder con la misma intensidad que sus rivales internos.

En ese camino actuó el poderoso presidente Akbar Hashemí Rafsanjani, una de las figuras más relevantes y ricas de la “aristocracia” decisoria del régimen, aliado del también presidente Mohammar Khatami. Eran los padres políticos de Hassan Rohani, el jefe de Estado que, con el apoyo de mujeres y jóvenes, sin que nadie lo anticipara, logró triunfar en el poder a un conocido de los argentinosel ex alcalde de Teherán, Mahmud Ahmadinejad, fanático antiisraelí, amigo de Hugo Chávez y factótum del memorando de entendimiento con el kirchnerismo sobre Amia.

Rohani pasó a la historia por su histórico acercamiento a los Estados Unidos de Barack Obama coronado con el pacto de Viena de 2015 que congeló el plan nuclear persa. Un avance que Donald Trump ignoró y convirtió en harapos tres años después. La caída de dicho acuerdo y la ausencia de la consideración del apertura de inversiones En el poder persa enfurecieron a la población y es por eso que los halcones regresaron al poder.

El regreso de los halcones

Una consecuencia de este revés es la instalación de Raisi en la presidencia, un líder de dudosa eficacia y pobre discurso político, pero dócil bajo el mando de los conservadores. Por cierto, el país persa reinició su programa nuclear y hoy se encuentra a un paso de la bomba. La historia suele ser un boomerang que compensa con creces el coste de las decisiones, especialmente las malas.

El repaso histórico sirve para advertir que este sector intransigente no permitirá que la crisis de estas horas debilite su control en beneficio de sus rivales internos. Menos aún cuando crecen la protesta social y la demanda de cambio, un fenómeno interno que sólo detuvo momentáneamente la tensión en Medio Oriente, instrumental para el régimen.

Ceremonia de despedida del difunto presidente iraní Ebrahim Raisi, del difunto ministro de Asuntos Exteriores Hossein Amir-Abdllahian y otros en Teherán. Foto de Xinhua

La inesperada situación que desencadenó estas muertes muestra el alcance de las contradicciones internas en el país persa. Cuando Rafsanjani murió en enero de 2017, una multitud espontánea y con pocos precedentes en la Revolución cubrió las calles en su funeral. No hay comparación con la acumulación que ahora promovió el régimen, pastoreando a la gente con presiones disciplinarias. Como señaló Parisa Hafezi en Reuterstras confirmarse el balance del accidente “Había un ambiente de silencio” sin dolor público, con negocios abiertos y autoridades haciendo pocos esfuerzos para alterar la vida cotidiana.

Irán es un país mayoritariamente de jóvenes y ellos son los que facturan al presidente muerto la furiosa represión que desató a lo largo de un año para sofocar las manifestaciones antisistema más grandes de la historia de la Revolución. Estos rechazos fueron desencadenados por la muerte de una niña a manos de la policía por tener mal colocado el velo.

Esa prenda, supuestamente musulmana, no sólo ha sido pretexto para el control social en Irán. El énfasis en “las reglas de la moralidad”que regresó con renovada fuerza es el reacción contra una población que sufre problemas de desempleo, inflación, corrupción y desinterés político por una escandalosa manipulación electoral que irrita a los votantes.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky. Foto AFP

Es interesante el balcón de Ucrania donde se ubica este cronista, para observar estos acontecimientos y cómo se perciben en un país que víctima directa de las capacidades militares de Teherán. En Ucrania, la sirena que advierte de bombardeos suena con frecuencia junto con una voz grabada que llama a acudir a los refugios.

A primera hora de la mañana del domingo al lunes, los cañones antiaéreos detuvieron un puñado de proyectiles en la región fronteriza de Lviv. Eran drones kamikazes que Irán vende a Rusia en cantidades ingentes junto con misiles balísticos a cambio de ayuda tecnológica para el diseño de sus proyectiles. Además, esas capacidades prestadas no se reflejaron en ocupándose de la flota de helicópteros Bell de Irán. Una consecuencia de las sanciones contra Irán que impuso Trump fue el bloqueo de repuestos para aquellas máquinas antiguas con más de 40 años de actividad.

Los drones de Irán, las balas de Corea del Norte

En Ucrania no nos fijamos en las banderas, sólo vemos ese eje desafiante que completan China y Corea del Norte. La extravagante dinastía pseudocomunista de Kim Jong-un suministra al Kremlin artillería y municiones más ligeras para el ejército. La República Popular, una flujo oceánico de ayuda económica a cambio de petróleo ruso. Como en el caso chino, las guerras en Oriente Medio y Europa del Este se superponen. También refleja cómo se construye la geopolítica del escenario.

Vladimir Putin y Xi Jinping. Foto de Reuters

Raisi, de 65 años, como señalamos, era el favorito para suceder a Jamenei, pero también era el candidato más probable de los implacables Guardianes de la Revolución que controlan el plan nuclear y veían en el fallecido presidente a un político. fácil de manipular si llegara a la cima del poder iraní.

El creador de este invento, el ayatolá Rudollah Jomeini, configuró una democracia muy imperfecta con un presidente y un parlamento elegibles, pero colocó una figura sobre todas las instituciones, coordinada por una “asamblea de expertos” que decide quiénes pueden o no ser candidatos a la legislatura o al gobierno y qué leyes, incluso si fueran votadas, no serán ratificadas.

Jomeini fue el primero en subir al trono. Cuando murió, fue sucedido por Jamenei. Rafsanjani había intentado disolver esta pseudomonarquía proponiendo que no hubiera uno sino varios líderes supremos, para así forzar alianzas y alianzas internas. Una travesura que no se logró. Aunque es poco probable que se esperen grandes cambios, incluso en la configuración iraní contra Israel, si los Guardianes de la Revolución imponen sus criterios y su candidato incluso en la presidencia, Irán recurriría a un formato clásico de dictadura. Nada sorprendente.

Se ha dicho que un posible candidato a la sucesión suprema sería el hijo menor de Jamenei, Mojtaba, un Clérigo fanático conocido por su desprecio por cualquier formulación distinta a la del culto chiita del Islam que profesa.. El nieto de Jomeini, Hassan, también participó en la carrera, pero es poco probable que su apellido ayude a sus ambiciones.

La confusión sobre las impactantes muertes de estas horas puede explicar de paso que Rohani o Ahmadinejad, en ambos lados del espectro político, consideran que tienen posibilidades de regresar a la presidencia. Son fantasías. Jomeini se asegurará de localizar un “otro hombre maleable que dice sí” en esa silla.

Esta avalancha de nombres importa poco en Ucrania. La certeza de que la asociación entre estos actores se mantendrá es una malas noticias en un momento en el que la ofensiva rusa no hace más que intensificarse. Todo está vinculado. Irán apuesta por una victoria de Moscú para fortalecerse en su territorio. Una certeza que, por cierto, ilustra lo que realmente está en juego en el conflicto europeo.

© Copyright Clarín 2024