domingo, julio 14

El viaje de Kamala Harris tiene como objetivo profundizar los lazos estadounidenses en África

WASHINGTON — La vicepresidenta Kamala Harris intentará profundizar y reformular las relaciones de EE. UU. en África durante un viaje de una semana que es el último y más destacado de los esfuerzos de divulgación de la administración Biden en su lucha por contrarrestar la creciente influencia de China.

Harris, que viaja con su esposo, Doug Emhoff, planea visitar Ghana, Tanzania y Zambia, centrándose en el desarrollo económico, el cambio climático, la seguridad alimentaria y el crecimiento de la población joven. Está previsto que llegue a la capital de Ghana, Accra, el domingo.

“Durante demasiado tiempo, el establecimiento de la política exterior estadounidense ha tratado a África como una especie de proyecto de crédito adicional y no como parte de la agenda central”, dijo Michelle Gavin, una esperada África en el Consejo de Relaciones Exteriores y exembajadora de EE. UU. en Botswana. “Veo un gran impulso para cambiar esa forma de pensar ahora. Pero lleva tiempo.

En África, Harris será observada de cerca como la primera persona de color y la primera mujer en ocupar el cargo de vicepresidenta de los Estados Unidos. Su madre nació en India y su padre nació en Jamaica; Harris creció en California.

«Todos están entusiasmados con Kamala Harris», dijo Idayat Hassan, director del Centro para la Democracia y el Desarrollo en Abuja, Nigeria. «Puedes ser cualquier cosa que se te ocurra, eso es lo que ella significa para muchos de nosotros».

Una pieza central del viaje de Harris será un discurso en Accra y una visita al Castillo de Cape Coast, donde los africanos esclavizados alguna vez fueron cargados en barcos con destino a América. Harris también planea reunirse con los líderes de cada país que visita y depositar una ofrenda floral para conmemorar el bombardeo de 1998 a la Embajada de Estados Unidos en Dar es Salaam, la capital de Tanzania.

Su ruta también incluye varias paradas menos tradicionales destinadas a resaltar el futuro dinámico de un continente donde la edad promedio es de solo 19 años.

Harris planea visitar un estudio de grabación y conocer a mujeres empresarias en Accra y detenerse en una incubadora de tecnología en Dar es Salaam. Se espera que Harris se reúna en Lusaka, la capital de Zambia, con líderes empresariales y filántropos para discutir la expansión del acceso a los sistemas digitales y financieros.

La esperanza, dijeron los funcionarios de la administración, es retratar a África como un lugar para la inversión, no solo como programas de ayuda, un tema que Harris enfatizó en diciembre en una cumbre de Estados Unidos y África en Washington.

“Soy optimista sobre lo que le espera a África y, por extensión, al mundo gracias a ustedes, gracias a su energía, su ambición y su capacidad para convertir problemas aparentemente intratables en oportunidades”, dijo. «En pocas palabras: su capacidad de ver lo que puede ser, sin obstáculos por lo que ha sido».

El viaje incluye tres noches en Ghana, dos noches en Tanzania y una en Zambia, antes de que Harris regrese a Washington el 2 de abril.

«Este es un viaje para apoyar a los reformadores», dijo Vanda Felbab-Brown, codirectora de la Iniciativa de Seguridad de África en la Institución Brookings. «Los tres países han atravesado desafíos y cambios significativos».

Ghana enfrenta una crisis de deuda y una alta inflación, lo que da como resultado una economía que alguna vez estuvo entre las más fuertes de la región. También desconfía de la inestabilidad de los militantes islamistas y los mercenarios rusos que operan en países al norte de Ghana.

Tanzania tiene su primera mujer presidenta y ha levantado la prohibición de los partidos y reuniones de la oposición. Zambia ha realizado sus propios cambios, como despenalizar la difamación del presidente. Sin embargo, el progreso democrático se considera frágil en ambos lugares.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, el secretario de Estado, Antony Blinken, y la primera dama, Jill Biden, han visitado África antes en sus propios viajes. Se espera que el presidente Joe Biden se vaya a finales de este año.

Harris regresará a Zambia por primera vez desde que llegó de niña cuando su abuelo materno trabajaba allí. Era un funcionario indio que ayudó a reasentar a los refugiados después de que Zambia se independizara de Gran Bretaña.

Harris escribe en su libro que «el abuelo era una de mis personas favoritas en el mundo y una de las primeras y más duraderas influencias de mi vida».

La cumbre Estados Unidos-África celebrada en diciembre fue la única desde 2014 organizada por el presidente Barack Obama. Aunque el enfoque de Washington hacia África ha tenido un éxito histórico (por ejemplo, la iniciativa del presidente George W. Bush para luchar contra el VIH/SIDA ha salvado millones de vidas), también ha habido períodos de abandono.

“Existe una enorme duda y escepticismo sobre la resistencia estadounidense”, dijo Daniel Russel, exfuncionario del Departamento de Estado que ahora trabaja en el Asia Society Policy Institute. «Conocen muy bien las promesas estadounidenses que se están agotando y no llegan a mucho».

Este es un marcado contraste con China, que también ha llevado a cabo proyectos de infraestructura a gran escala allí y ha ampliado sus operaciones de telecomunicaciones.

John Kirby, portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, dijo la semana pasada que los líderes africanos están «comenzando a darse cuenta de que China no es realmente su amiga».

«Los intereses de China en la región son puramente egoístas, a diferencia de los de Estados Unidos», dijo. «Estamos realmente comprometidos a tratar de ayudar a nuestros amigos africanos a través de una variedad de desafíos».

Altos funcionarios de la administración han tenido cuidado de no presentar el viaje de Harris como otro movimiento en una rivalidad geopolítica, un enfoque que podría alienar a los líderes africanos que se muestran reacios a tomar partido entre las superpotencias del mundo.

Ahora están a la espera de ver qué pueden entregar Harris y EE. UU. la próxima semana.

«Ella tiene muy buena reputación en África, debido a su perfil», dijo Rama Yade, directora sénior del Centro de África del Atlantic Council. “Pero más allá de eso, muy pronto, la opinión pública de los tres países tendrá expectativas”.