miércoles, mayo 22

En medio del escándalo de las aseguradoras, el Gobierno propone privatizar el área involucrada en el caso

En medio del escándalo de los seguros y luego de que la Justicia inhibiera todos los bienes del expresidente Alberto Fernández, el Gobierno propuso en la Ley de Bases que envió al Congreso que se privatizaran dos de las empresas apuntadas en la investigación.

Se trata de las empresas estatales Nación Seguros y Nación Reaseguros que dependen del banco estatal. Las dos empresas están involucradas en la investigación. El pasado sábado, de hecho, el Gobierno decidió apartar a dos funcionarios de esas empresas. Se trata de Mauro Tanos, quien era gerente general de Nación Seguros y quien el viernes había sido allanado por orden del juez federal Julián Ercolini, a cargo de la investigación. También despidieron a Federico Eufemio, quien era gerente de compras.

Tanos, quien tiene pasado en La Cámpora, había sido promovido por el Gobierno de Milei dentro de Nación Seguros.

Es una incógnita qué podría pasar con estas empresas si el sistema de Justicia y también el proceso de privatización avanzan en paralelo.

El martes, Ercolini ordenó la inhibición general de los bienes del expresidente y también de su amigo el corredor Héctor Martínez Sosa así como de su esposa, la exsecretaria del jefe de Estado María Marta Cantero. En la lista incluyó a varias aseguradoras y a sus directores y ordenó el levantamiento del secreto bancario y fiscal.

El caso investiga las presuntas irregularidades ocurridas tras la publicación de un decreto, 823/2021, mediante el cual Alberto Fernández obligó a todos los organismos públicos a contratar seguros exclusivamente con la empresa «Nación Seguros SA».

El presunto delito se ubicaría en la aparición de intermediarios para la contratación de aquellos seguros que cobraban comisiones millonarias. ¿Para qué los necesitaban si era obligación contratar a Nación Seguros?

Paralelamente, existen serias dudas sobre el papel de la Superintendencia Nacional de Seguros, organismo encargado de regular el mercado de seguros.

Hasta ahora, pese al escándalo, no ha avanzado con ninguna investigación interna para detectar irregularidades. La Superintendencia hoy está a cargo de Guillermo Plate, quien asumió como presidente de la SSN de la mano de Luis Caputo y que ya se había desempeñado como vicepresidente del organismo en tiempos de Mauricio Macri, cuando su dueño era Juan Pazos, actual mano derecha del ministro de Economía y secretario de Coordinación Productiva de la Cartera.