sábado, abril 20

¿Existe una mejor manera de identificar a los latinos en las encuestas oficiales? Algunos dicen que sí.

Erika Prosper, de ascendencia mexicana, recuerda no saber cómo llenar los formularios del censo para su familia.

«Nunca sentí que pertenecía a lo que se suponía que era la población blanca», dijo Prosper, de 48 años. “Tuve la responsabilidad de llenar el papeleo para mi familia cuando era joven. Recuerdo haber puesto conscientemente ‘otro’ porque nos habían tratado como otro.

Cuando se realizó el último censo en 2020, marcó multirracial para reflejar una mezcla de lo que dijo que eran sus raíces latinas (una palabra que algunos latinos usan para referirse a inclusivo) e indígenas. «No creo que esté sola», dijo. El esposo de Prosper, el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg, es descendiente de judíos asquenazíes de Europa del Este y tiene raíces filipinas, malayas, indias y británicas.

Ambos pueden tener muchas más opciones específicas para seleccionar cuando se lance el próximo censo en 2030.

La administración Biden está trabajando para actualizar cómo identifica la raza y el origen étnico de los estadounidenses con fines oficiales. esta coleccionando comentarios públicos sobre su propuesta del 27 de enero de cambiar la elección de personas que se identifican como hispanas o latinas o alguna versión de los mismos. Los comentarios pueden enviarse a través del sitio de Internet hasta el 12 de abril.

El gobierno federal ha luchado durante décadas para descubrir cómo capturar la complejidad de la población cada vez mayor de personas de ascendencia latina o hispana. Las ramificaciones de los cambios propuestos son amplias, desde cómo se pregunta a las personas sobre su identidad durante el censo hasta cómo un oficial de policía local identificar a una persona citado por una infracción de tráfico.

El impacto desproporcionado de la pandemia en las comunidades de color y la falta de datos de algunos estados y localidades para mostrar sus tasas de enfermedad, hospitalizaciones, vacunas y muertes han demostrado la necesidad de precisión en la recopilación de esta información.

“Los estados adoptan lo que hace el gobierno federal. Sus escuelas, su aplicación de la ley, todo eso… está inspirado en lo que hace el gobierno”, dijo Julie Dowling, autora de «Los mexicoamericanos y la cuestión de la raza».

El gobierno federal ha luchado durante mucho tiempo para captar la complejidad cada vez mayor de la población estadounidense. Bebeto Matthews/Archivo AP

La Oficina de Administración y Presupuesto de la administración Biden sugiere preguntar a las personas «¿Cuál es su raza o etnia?» y siga eso con «Seleccione todo lo que corresponda».

En una pregunta abreviada, habría casillas de verificación junto a las opciones de «Blanco», «Hispano o latino», «Negro o afroamericano», «Asiático», «Indio americano o nativo de Alaska», «Oriente Medio o Norte de África». . y «nativo de Hawái o de las islas del Pacífico».

Una proposición alternativa es una pregunta más larga que brinda detalles sobre cada opción. Por ejemplo, después de hispano o latino, un encuestado puede marcar una casilla para mexicano o mexicoamericano, una casilla para puertorriqueño, etc. También se proporciona un área de escritura.

Según los estándares gubernamentales actuales, en el censo de 2020 se pidió a las personas que primero seleccionaran si eran hispanos o no hispanos y, para las respuestas afirmativas, de qué origen: mexicano, puertorriqueño, etc. A continuación, se les pidió que eligieran su raza, pero hispano o latino no es una de esas opciones. Cerca de 26 millones de hispanos, el 42%, marcó «otra raza» en el censo.

“El problema que tenemos ahora es que la gente se confunde y termina ni siquiera respondiendo la pregunta de la raza. La gente piensa, ya indiqué que soy mexicano, entonces ¿por qué tengo que marcar otra u otra raza?”. dijo Arturo Vargas, director ejecutivo de Asociación Nacional de Latinos Elegidos y Designados o NALEO.

“La gente también se confunde porque considera que su identidad latina es su identidad”, dijo Vargas.

Este alboroto sobre los identificadores se refleja en la evolución de los formularios del censo, que no tenían una pregunta de identidad hispana en el formulario corto hasta 1980. «Mexicano» se incluyó en el censo en 1930, pero luego se eliminó antes del siguiente censo en medio de protestas de mexicanos. activistas estadounidenses y México, dijo Julie Dowling, autora de «Los mexicoamericanos y la cuestión de la raza».

En los últimos años, “la gente vio los datos como una fuente de poder. Tener datos era una forma de argumentar y defender a tu comunidad”, dijo Dowling.

Jathan Melendez, de 24 años, es uno de los principales organizadores juveniles en Coalición Comunitaria, un grupo del sur de Los Ángeles que trabaja contra el racismo sistemático y mejora las relaciones entre negros y latinos. Al crecer como un hombre negro birracial con herencia familiar de Honduras, Guatemala y Belice, Meléndez dijo que se sentía «encajonado» con las opciones raciales actuales y limitadas.

“Siempre fue difícil elegir, hubo momentos en los que me identifiqué como negro y también hubo momentos en los que me identifiqué como centroamericano”, dijo. «Tuve que poner ‘otro’ y solo especificar que era de Centroamérica para sentirme cómodo en ese momento».

Cuando se le preguntó cómo reaccionaría ante las opciones ofrecidas, Meléndez dijo que «siempre elegiría el negro porque me preocuparía que mi identidad centroamericana en papel limitaría las oportunidades o los recursos o la voz de la comunidad negra porque elegí no hacerlo». identificar como negro.

Dos niños pequeños sostienen carteles a través de la ventana del automóvil que hacen referencia al Censo de EE. UU. 2020, durante un evento de concientización en Dallas el 25 de mayo de 2020.
Dos niños pequeños sostienen carteles a través de la ventana del automóvil que hacen referencia al Censo de EE. UU. 2020, durante un evento de concientización en Dallas, el 25 de junio de 2020.Archivo Tony Gutiérrez / AP

Los identificadores son clave para hacer cumplir los derechos civiles, dijo Vargas, y señaló que el primer uso de los nuevos datos del censo es para la redistribución de distritos. «Necesitamos saber dónde viven los latinos, dónde viven los afroamericanos, básicamente para que podamos dibujar distritos que cumplan con la Ley de Derechos Electorales».

“Si tenemos un 40% de latinos que dicen que son de otra raza, eso no te ayuda… a determinar racialmente qué son esos latinos porque se identifican con una categoría que no existe”, dijo.

Mark Hugo Lopez, Director de Investigación sobre Raza y Etnicidad en Centro de Investigación Pewa expliqué que pour certains, l’hispanique ou latino est une race, pour d’autres, c’est une identité distincte, dérivée des pays d’où ils viennent, de leur appartenance ethnique et des origines de leurs familles et non liée à la raza.

«La raza y el origen étnico se ven y se perciben de manera diferente que aquí en los Estados Unidos», dijo López. «Una de las preocupaciones con este cambio en particular, no es solo identificar el desglose racial y étnico entre los latinos, sino también si podríamos estar perdiendo algo en el conteo de hispanos».

Hubo desacuerdo entre los latinos sobre si el formato de una pregunta era el mejor camino a seguir. Vargas dijo que era necesario persuadir a NALEO, y que la investigación que mostraba la pregunta combinada proporcionaba datos más completos sobre los latinos.

Pero Nancy López, profesora de sociología en la Universidad de Nuevo México, dice que la propuesta es problemática. Ofrece una caja para la categoría «Marrón».

«Si recopilamos datos hispanos como si fueran datos raciales, estamos borrando a los latinos negros porque lo que decimos es que hay una raza latina, y eres mestizo o algo así. Eso es ridículo», dijo López, hija de Dominicano. inmigrantes

La pregunta única propuesta impedirá ver diferentes niveles de segregación entre los latinos y diluirá los datos sobre la diversidad latina, dijo. López citó el ejemplo de la actriz Anna Taylor-Joy, que es argentino-escocesa, y corrigió la referencia a ella en un artículo como mujer de colorcuando se identifica como una latina blanca.

«Cuando tienes cinco casillas marcadas, ¿quién sabe lo que harán?» preguntó López.

Benjamin Casar, de 30 años, creció en Houston y habla español. Su familia emigró de México a mediados o finales de la década de 1980 y tiene herencia de partes del norte de África, España y Hawái.

Al igual que Meléndez, Casar tuvo problemas para decidir qué raza debería seleccionar en el papeleo. Recuerda haberle preguntado a su madre «¿Qué somos?» y «¿Cuál debo elegir?» Cuando el era más joven.

Si se aceptara la propuesta de incluir hispanos o latinos en la elección de raza y etnia, dijo que trataría de representar todas las culturas de su familia y verificaría todo lo que corresponda.