sábado, mayo 18

Factura de reparación de $100 provocó tiroteo en Half Moon Bay, dice fiscal

SAN FRANCISCO — Un trabajador agrícola acusado de matar a siete personas en dos granjas de hongos de Half Moon Bay habría dicho a los investigadores que fue presionado para llevar a cabo el tiroteo después de que su supervisor le exigiera pagar $100 para reparar un montacargas dañado en el trabajo.

El fiscal de distrito del condado de San Mateo, Steve Wagstaffe, confirmó el grupo de noticias del área de la bahía el viernes que Chunli Zhao se enfureció por la factura del equipo y dijo que un colega fue responsable de la colisión entre su montacargas y la excavadora del colega.

NBC Área de la Bahía fue el primero en informar el desarrollo.

Las autoridades dicen que Zhao, de 66 años, disparó y mató a cuatro trabajadores e hirió a un quinto empleado la semana pasada en California Terra Garden. Luego condujo hasta las cercanías de Concord Farms, donde había trabajado anteriormente, y mató a tiros a tres ex colegas.

Zhao le dijo a NBC Bay Area en una entrevista en la corte el jueves que él cometió los tiroteos. Dijo que fue acosado y trabajó muchas horas en las granjas y sus quejas fueron ignoradas, informó la estación.

El lunes, Zhao le contó a su supervisor sobre la factura, pero el supervisor insistió en que tenía que pagar. Luego, Zhao supuestamente le disparó al supervisor y al compañero de trabajo, informaron los medios.

Hablando en mandarín, Zhao le dijo a la estación de televisión desde una cárcel del condado de Redwood City que había estado en los Estados Unidos durante 11 años y tenía una tarjeta verde. Dijo que tenía una hija de 40 años en China y vivía con su esposa en Half Moon Bay.

La oficina del forense nombró a seis de las víctimas: Zhishen Liu, de 73 años, de San Francisco; Marciano Martínez Jiménez, 50, de Moss Beach, California; Aixiang Zhang, 74, de San Francisco; Qizhong Cheng, de 66 años, de Half Moon Bay; Jingzhi Lu, 64, de Half Moon Bay; y Yetao Bing, de 43 años, cuyo lugar de origen se desconoce.

Los documentos de acusación identificaron a José Romero Pérez como la otra persona asesinada y a Pedro Romero Pérez como la octava víctima, que sobrevivió.