lunes, julio 22

Francia: por qué sindicatos protestantes contra la reforma pensional – Europa – Internacional

Las protestas en Francia contra la impopular reforma de las pensiones del presidente liberal Emmanuel Macron darán paso a una nueva etapa debido a la reanudación de las multitudinarias manifestaciones y al inicio de un período prorrogable en sectores clave.

(Además: El conmovedor baile que hombre le dedicó al ataúd de su esposa asesinada)

A la espera de datos oficiales, el sindicato CGT anunció 3,5 millones de manifiestos en Francia y 700.000 en París (81.000, según la policía). De confirmarse, la movilización sería superior a del 31 de enero, la mayor contra una reforma social en tres décadas con 1,27 millones en el país (2,8 millones, según la CGT).

(Siga leyendo: Francia: menores de 15 años necesitarán permiso paterno para usar redes).

«Hemos logrado mostrar la determinación del mundo del trabajo», el gobierno «no puede seguir haciendo oídos sordos», dijo el líder del sindicato CFDT, Laurent Berger, que celebró una «movilización histórica» ​​al inicio de la manifestación en París.

«La responsabilidad es únicamente del gobierno. No se puede hacer oídos sordos a este movimiento social», dijo, por su parte, en el medio Francia Información el líder de la CGT, Philippe Martinez, subrayando qu’entran en una «nueva fase» con huelgas prorrogables.

Martínez, líder de la segunda central del país, subrayó que el lema común de todos los sindicatos en esta nueva fase que se abre hoy es «paralizar el país». Eso significa -precisó- perturbaciones en los transportes, en la electricidad, en el gas, en la recogida de basuras pero también «huelgas en el sector privado».

La última vez que los franceses lograron frenar una reforma de las pensiones fue en 1995.

(Lea también: El duro invierno sin lluvias que está secando a Europa / Mauricio Vargas).

Basureros, conductores de tren, empleados del sector energético… Varios sectores pararon sus actividades en la vispera o días antes con el objetivo de lograr la jornada más fuerte de protestas desde el inicio de la movilización.

Los huelguistas bloquearon este martes el envío de combustible de todas las refinerías, según la CGT. El lunes, paralizaron tres de las cuatro terminales metaneras por «siete días» y, desde el viernes, hacen caer la producción eléctrica en el sector Nuclear.

La segunda economía de la Unión Europea (UE) siguió la sexta jornada de huelga del 19 de enero a la demanda de los sindicatos de protestar contra el aguante de las condiciones para acceder a una pensión completa impulsada por Macron.

Sindicatos salen a las calles a rechazar los cambios en las leyes de pensiones en Francia.

Tras semanas de infructuosas protestas pacíficas, entre ellas las más importantes en tres décadas contra una reforma social el 31 de enero con 1,27 millones de personas, según la policía (2,8 millones, por la CGT), ahora buscan «paralizar» la economía.

(Además: La inflación interanual sube dos décimas de febrero al 6,2% en Francia).

La primera ministra, Élisabeth Borne, calificó las lunas para la noche de «irresponsable» este objetivo, en el cerrojo Francia 5, centrada ahora en desacreditar el movimiento opositor tras fracasar en su intención de pactar sobriamente la necesidad de la reforma.

Dos de cada tres ingleses, según los probeos, se oponen a su proyecto de Retrasar la edad de jubilation de 62 a 64 años para 2030 y adelantar a 2027 la demandencia de cotizar 43 años (y no 42, como ahora) para cobrar una pensión completa. Pero elevar una de las edades de júbilo pero bajas de Europa busca, según el gobierno, evitar un futuro déficit en la caja de las pensiones, en un contexto de aumento de la esperanza de vida de la población. La última vez que los franceses lograron frenar una reforma de las pensiones fue en 1995.

Tras protestas el miércoles con motivo del Día Internacional de la Mujer y el jueves a llamado de los estudiantes, los sindicatos podrían convocar una nueva jornada de protestas el sábado.

(Siga leyendo: Francia: la profesora muere apuñalada a manos de un alumno mientras daba la clase).

Curso de electricidad

Después de semanas de protestas pacíficas fallidas desde el 19 de enero, los sindicatos recrudecieron su pulso contra un gobierno firme en su posición, al término de las escolaciones escolares de invierno en Francia. Su objetivo era «paralizar» la economía.

La jornada se dispuso con coches bloqueados desde Rennes (oeste) a Perpiñán (sur), con suspensión del envío de combustible de todas las refresherías, con recogida de los recogedores de basura, con escuelas cerradas, trenes y vuelos anulados, etc.

La responsabilidad es únicamente del gobierno. No se puede hacer oídos sordos a este movimiento social.

En Annonay (sureste), bastión del ministro de Trabajo, Olivier Dussopt, más de 2.000 trabajadores quedaron sin electricidad, indicó la empresa Enedis. Otros posibles tribunales de suministro «sauvajes» están registrados en Boulogne-sur-Mer y Neuville-en-Ferrain (Norte).

(Lea también: Una tercera persona que vivía con VIH se cura tras trasplante de células madre).

Pesar a la fuerte movilización en las calles, que registraron incidentes con la policía en Paris y otras ciudades como Rennes, el porcentaje de personas en Huelga era inferior al registrado al inicio del movimiento, sobre todo entre los trabajadores del servicio de trenes (a 3 9% al mediodía según los sindicatos) y los profesores (un tercio, según el gobierno).

Tras fracasar en su intendo de convencer sobre la necesidad de la reforme para evitar un futuro déficit en la caja de las pensiones, la primera ministra, Élisabeth Borne, busca ahora desacreditar el movimiento de oposición y el lunes calificó la nueva estrategia sindical de «irresponsible «.

Macron está jugando un papel importante en su crédito político, ya que la pandemia lo obligó a abandonar una reforma anterior durante su primer mandato, marcado además por la protesta social de los «chalecos amarillos».

A falta de una mayoría oficialista en el Parlamento, el gobierno escogió un polémico procedimiento que le permite aplicarla a partir de finales de marzo, si las dos cámaras no se han pronunciado sobre la misma en los mismos términos.

(Además: ¿Pasaporte pornográfico? Francia pedirá certificación de edad para ver ‘porn’).

Una disputa de una década

En las últimas décadas, las intenciones de modificar el sistema de pensiones -una medida que adelantó la esperanza de vida- han chocado con los sindicatos en Francia, en una disputa que data de unas épocas muy decadentes.

En 1993, el gobierno de centroderecha del primer ministro Edouard Balladur aumentó de 37,5 a 40 años el número de años de trabajo necesarios para obtener una pensión completa en el sector privado. Su gobierno modificò también el método de cálculo de las pensiones, basándolas en los 25 años mejores pagados del trabajador, en lugar de 10 como hasta entonces. El plan, que eludió la delicada cuestión de las pensiones del sector público, suscitó poca resistencia.

(Además: Príncipe Harry y Meghan fueron invitados a la coronación del rey Carlos III)

En noviembre de 1995, France is paralizò por los intentos del primer ministro de centroderecha Alain Juppé de imponer en el sector público la demandencia de 40 años de cotización del privado. Los sindicatos convocaron una huelga general que paralizó los servicios de tren y metro colgante tres semanas. La opinión pública se une masivamente a las voces y obliga al gobierno a dar marcha atrás.

Ocho años más tarde, más de un millón de personas salieron a la calle cuando el primer ministro de centroderecha Jean-Pierre Raffarin desveló sus planes para que los funcionarios trabajen 40 años para obtener una pensión completa y todos pasen progresivamente a los 42 años de cotización . Raffarin negó a ceder y, tras semanas de manifestaciones y huelgas, el Parlamento aprobó el proyecto de ley.

En 2007, el presidente conservador Nicolás Sarkozy se unió a los sindicatos por llegó al poder, prometiendo eliminar los más ventajosos planes de las pensiones que beneficiaban a algunos trabajadores públicos. Los maquinistas se declararon en Huelga, pero finalmente aceptaron trabajar sobre el mismo número de años que los demás tras obtener una serie de concesiones sobrias al cálculo de las pensiones. Tres años más tarde, Sarkozy se enfrentó a una oposición mucho mayor cuando se propuso aumentar la edad legal de jubilación de 60 a 62 años. Las huelgas y protestas bloquearon las refinerías de petróleo, pero la resistencia desapareció cuando el Parlamento aprobó la ley.

(Vea también: Ucrania: firman acuerdo para crear centro que juzgue crímenes rusos en la guerra)

En 2014, el gobierno del presidente socialista François Hollande aumentó gradualmente el número de años de cotización necesarios para obtener una pensión completa, al defender eventuales déficits en la caja de las pensiones. La cotización necesaria alcanzaría así los 43 años en 2035, en virtud de la reforma aprobada. Macron busca ahora acelerar y alcanzar ese nivel en 2027.

(Los recomendamos: Ucrania: ¿por qué Bajmut se convirtió en el nuevo símbolo de guerra con Rusia?)

El primer intent de Macron de cumplir su promesa electoral de revision el sistema de pensiones desencadenó la huelga más larga de la compañía de ferrocarriles SNCF, en 2019. El presidente centrista deberá unificar en un único régimen las decenas de sistemas especiales de pensiones y retrasar la edad de júbilo de la mayoría de las personas hasta los 64 años. La pandemia del covid-19 obliga a resguardar la reforma en un cajón.

Un nuevo proyecto de Macron para retrasar a 64 años la edad de júbilo provoó desde el pasado 19 de enero una serie de llamados a la huelga por parte de un frente sindical unitario. Y el 31 de enero tuvo lugar la mayor movilización contra una reforma social desde 1995 con 1,27 millones de manifestantes, según las autoridades.

Guillermo Moreno Hernández
EDITORIAL INTERNACIONAL
EL TIEMPO