martes, mayo 21

Hombre armado palestino hiere a 2 en Jerusalén, un día después de 7 muertos

Un agresor palestino adolescente abrió fuego el sábado en Jerusalén Este e hirió a dos personas, dijeron las autoridades, un día después de que otro agresor matara a siete frente a una sinagoga en el ataque más mortífero en la ciudad desde 2008.

El tiroteo en el barrio palestino de Silwan en Jerusalén Este, cerca de la histórica Ciudad Vieja, hirió a un padre y un hijo, de 47 y 23 años, dijeron los paramédicos. Ambos estaban completamente conscientes y en estado moderado a grave en el hospital, agregaron los médicos.

La policía dijo que disparó y dominó al agresor de 13 años, hiriéndolo. Fue llevado al hospital, dijeron, y no hubo más noticias sobre su estado. El video mostraba a los oficiales escoltando a un joven herido, vestido solo con ropa interior, fuera de la escena y en una camilla.

Las autoridades grabaron la calle y los vehículos de emergencia y las fuerzas de seguridad invadieron el área mientras los helicópteros volaban en círculos.

Los hechos del sábado -apenas un día antes de que el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, llegara a la zona- plantearon la posibilidad de una conflagración aún mayor en uno de los meses más sangrientos en Israel y Cisjordania ocupada durante varios años. El viernes, un palestino armado mató al menos a siete personas, incluida una mujer de 70 años, en un asentamiento judío en Jerusalén Este, un área capturada por Israel en 1967 y luego anexada en un movimiento no reconocido internacionalmente.

Los ataques son una prueba crucial para el nuevo gobierno de extrema derecha de Israel. Su incendiario ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, se ha presentado a sí mismo como un ejecutor de la ley y el orden y ha sido noticia por sus promesas de tomar medidas aún más enérgicas contra los palestinos.

El ejército israelí dijo que desplegó otro batallón en Cisjordania el sábado, agregando cientos de soldados más a una presencia que ya está en alerta máxima en el territorio ocupado.

El primer ministro Benjamin dijo que convocaría a su gabinete de seguridad el sábado por la noche, después del fin del sábado, para discutir una nueva respuesta al ataque cerca de la sinagoga. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva el sábado por la mañana, desplegándose en el vecindario del pistolero palestino de 21 años, quien fue asesinado a tiros en el lugar. La policía detuvo a 42 de sus familiares y vecinos para interrogarlos en el barrio de At-Tur en Jerusalén Este.

El jefe de policía Kobi Shabtai trasladó una fuerza similar a SWAT a la ciudad y reforzó sus fuerzas, ordenando a la policía trabajar en turnos de 12 horas. Instó al público a llamar a una línea directa si ven algo sospechoso.

El ataque del viernes, que ocurrió mientras los residentes observaban el sábado judío, se produjo un día después de que una incursión militar israelí matara a nueve palestinos en Cisjordania, lo que provocó el lanzamiento de cohetes desde Gaza y ataques aéreos israelíes como represalia.

Aunque la calma pareció asentarse después del limitado intercambio de disparos entre Israel y los militantes en Gaza, las tensiones eran altas en Jerusalén y Cisjordania.

La redada del jueves, la incursión más mortífera en Cisjordania desde 2002, siguió a un mes particularmente sangriento en el que al menos 30 palestinos, militantes y civiles, murieron en enfrentamientos con israelíes en Cisjordania, según un recuento de Associated Press.

Israel dice que la mayoría de los muertos eran militantes. Pero también fueron asesinados jóvenes que protestaban por las incursiones y otros no involucrados en los enfrentamientos.

Israel dice que sus redadas están destinadas a desmantelar las redes militantes y frustrar los ataques. Los palestinos dicen que están afianzando aún más los 55 años de ocupación israelí de Cisjordania, capturada junto con Jerusalén Este y la Franja de Gaza en la guerra de Oriente Medio de 1967. Los palestinos exigen que Jerusalén Este sea la capital de un futuro estado independiente, y gran parte de el mundo lo considera ocupado ilegalmente. Israel reclama como su capital unida y soberana.

Hogar de ruinas arqueológicas y santuarios de las tres principales religiones monoteístas, la capital en disputa ha sido durante años el centro de las crecientes tensiones entre israelíes y palestinos.

Los residentes palestinos de Jerusalén Este tienen estatus de residente permanente, lo que les permite trabajar y moverse libremente por todo Israel, pero no pueden votar en las elecciones nacionales. Se puede renunciar a los derechos de residencia si se descubre que un palestino vive fuera de la ciudad durante un período prolongado o en ciertos casos de seguridad.

Aunque su nivel de vida es generalmente mejor que en Cisjordania y Gaza, los residentes palestinos de Jerusalén reciben una fracción de los servicios que disfrutan los residentes judíos. Se quejan de las demoliciones de casas y de la virtual imposibilidad de obtener permisos de construcción israelíes.