miércoles, junio 19

Impulsados ​​por la desesperación, los refugiados rohingya arriesgan sus vidas en el mar

«Estaba bien con la decisión de mi hijo de ir a Malasia, pero perdí a mi hijo», dijo Hussain, de 65 años. «Ahora no sé por qué debería vivir».

Malasia, un país de mayoría musulmana, ha sido durante mucho tiempo el destino elegido por los refugiados rohingya, algunos de los cuales luego envían a sus familias para que se reúnan con ellos. Las mujeres jóvenes también son transportadas allí para casarse con hombres rohingya que conocen o no.

Mohammad Majid, residente de Kutupalong, dijo que su hermana Minara, de 20 años, se fue en barco a Malasia en noviembre para casarse con su novio.

«Han pasado dos meses y no sabemos su situación ni su paradero», dijo Majid, de 30 años. «Estamos tratando de contactar a nuestra hermana, pero nadie nos está dando ninguna información».

No todos abandonan el campamento por elección. Sofura Khatun dice que su hijo de 14 años, Noor Qader, fue secuestrado por traficantes cuando se dirigía a la escuela en noviembre.

Dos semanas después, dice, su hijo la llamó y le dijo: “Mamá, sálvame, me están golpeando. Un arrastrero me lleva a Malasia.

Ella dijo que un corredor tomó el teléfono y le dijo que vendería a su hijo a menos que le pagara $500. Aunque cumplió, dijo, no ha sabido nada de ella desde entonces.

«Los traficantes no se llevaron a mi hijo, tomaron el refugio que aprecié durante 14 años y mis sueños y esperanzas», dijo Khatun, de 45 años. “¿Cómo puedo recuperar a mi hijo? »