lunes, julio 15

Influencer de extrema derecha Douglass Mackey condenado en plan de supresión de votantes

NUEVA YORK (AP) — Un autoproclamado propagandista de extrema derecha de Florida fue declarado culpable el viernes de cargos que alegan que conspiró para privar de sus derechos a personas en las elecciones presidenciales de 2016.

Douglass Mackey, de 33 años, de West Palm Beach, Fla., fue sentenciado en un tribunal federal de Brooklyn ante la jueza Ann M. Donnelly después de un juicio de una semana. En Internet, era conocido como «Ricky Vaughn».

En 2016, Mackey tenía alrededor de 58.000 seguidores en Twitter y fue clasificado por el MIT Media Lab como el 107° influencer más importante en las próximas elecciones presidenciales, dijeron los fiscales. Se había descrito a sí mismo como un “nacionalista estadounidense” que regularmente retuiteaba a Trump y promovía teorías de conspiración sobre el fraude electoral por parte de los demócratas.

Mackey, quien fue arrestado en enero de 2021, enfrenta hasta 10 años de prisión. Su sentencia está fijada para el 16 de agosto.

Su abogado, Andrew Frisch, dijo en un correo electrónico que la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos en Manhattan tendrá varias razones para elegir si revoca la condena.

“Somos optimistas sobre nuestras posibilidades de apelación”, dijo Frisch.

El fiscal federal Breon Peace dijo en un comunicado que el jurado rechazó el cínico intento de Mackey de usar las protecciones de la libertad de expresión de la Primera Enmienda para protegerse de la responsabilidad penal por un programa de supresión de votantes.

«El veredicto de hoy prueba que las acciones fraudulentas del acusado cruzaron la línea de la criminalidad», dijo.

El gobierno alegó que, desde septiembre de 2016 hasta noviembre de 2016, Mackey conspiró con otras personas influyentes de Internet para difundir mensajes fraudulentos a los partidarios de Clinton.

Los fiscales dijeron a los jurados en el juicio que Mackey instó a los partidarios de la entonces candidata presidencial demócrata Hillary Clinton a «votar» a través de mensajes de texto o redes sociales, sabiendo que esos respaldos no eran votos legalmente válidos.

Casi al mismo tiempo, dijeron los fiscales, estaba enviando tuits sugiriendo que era importante limitar la «asistencia negra» a las cabinas de votación. Un tuit que envió mostraba una foto de una mujer negra con un cartel de la campaña de Clinton, alentando a las personas a «evitar la fila» y «votar desde casa», según documentos judiciales.

Usando presentaciones en las redes sociales, una imagen que alentaba a los votos falsos usó una fuente similar a la utilizada por la campaña de Clinton en anuncios genuinos, dijeron los fiscales. Otros intentaron emular los anuncios de Clinton de otras formas, agregaron.

El día de las elecciones de 2016, al menos 4900 números de teléfono únicos enviaron un mensaje de texto con «Hillary» o algo similar a un número de texto que se difundió por varias imágenes de campaña engañosas tuiteadas por Mackey y sus cómplices, dijeron los fiscales.

Twitter dijo que ha trabajado en estrecha colaboración con las autoridades pertinentes en el asunto.