viernes, julio 19

Irán y Arabia Saudí acuerdan restablecer relaciones durante conversaciones en Pekín

Los ministros de Relaciones Exteriores de Irán y Arabia Saudita se reunieron el jueves en Beijing para la primera reunión oficial de sus principales diplomáticos en más de siete años, luego de que China negoció un acuerdo para restablecer los lazos entre las dos principales potencias regionales.

Después de años de hostilidad que alimentaron los conflictos en el Medio Oriente, Irán y Arabia Saudita acordaron poner fin a su ruptura diplomática y reabrir misiones diplomáticas en un importante acuerdo facilitado por China el mes pasado.

En un breve video transmitido por la televisión estatal iraní, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud y su homólogo iraní, Hossein Amirabdollahian, se saludaron antes de sentarse uno al lado del otro.

Arabia Saudita e Irán, respectivamente, las potencias musulmanas sunitas y chiítas dominantes en el Golfo, dijeron en un comunicado conjunto que iniciarían arreglos para reabrir embajadas y consulados dentro del período de dos meses estipulado en el acuerdo.

“Los equipos técnicos continuarán su coordinación para examinar formas de ampliar la cooperación, incluyendo la reanudación de vuelos y visitas bilaterales de delegaciones oficiales y del sector privado y para facilitar el otorgamiento de visas a ciudadanos de los dos países”, señalaron. .

El iraní Amirabdollahian dijo en Twitter que la reunión del jueves con su homólogo saudí fue «positiva», y agregó que «un enfoque en la estabilidad y la seguridad duradera» estaba entre los temas acordados y «en la agenda común».

Las delegaciones de Irán y Arabia Saudita se reunieron en Beijing el jueves.Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán / AFP – Getty Images

En marzo, el presidente chino, Xi Jinping, ayudó a negociar el acuerdo sorpresa en una muestra de la creciente influencia de Beijing en el Medio Oriente. El papel de China en el avance ha trastornado la dinámica en una región plagada de conflictos donde Estados Unidos ha sido el principal mediador durante décadas.

La distensión entre el reino sunita y la teocracia revolucionaria chiíta podría ayudar a estabilizar el Medio Oriente, donde ambas partes han respaldado a fuerzas sectarias delegadas que están enfrentadas o abiertamente en guerra.

Arabia Saudita cortó los lazos con Irán en 2016 después de que su embajada en Teherán fuera asaltada durante una disputa entre los dos países sobre la ejecución de un clérigo chiíta en Riad.

La relación había comenzado a deteriorarse un año antes, después de que Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos intervinieran en la guerra en Yemen, donde el movimiento Houthi alineado con Irán derrocó a un gobierno respaldado por Arabia Saudita y tomó el control de la capital, Sanaa.

No está claro si restablecer los lazos diplomáticos podría ayudar a impulsar la paz en Yemen, donde Arabia Saudita ha mantenido conversaciones difíciles con los hutíes sobre un alto el fuego permanente.

Sin embargo, el acercamiento podría significar una mayor seguridad para Arabia Saudita mientras persigue su enorme proyecto Vision 2030 para modernizar y diversificar su economía dependiente del petróleo durante mucho tiempo. El reino acusó a Irán de armar a los hutíes, que lanzaron misiles y drones contra ciudades e instalaciones petroleras saudíes.

En 2019, Riad culpó directamente a la República Islámica de un ataque a las instalaciones petroleras de Aramco, que destruyó la mitad de su producción de petróleo. Irán ha negado estas acusaciones.

Teherán y Riad, según la declaración conjunta, enfatizaron la importancia de revivir un pacto de seguridad firmado en 2001, en virtud del cual las dos partes acordaron cooperar en la lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y el lavado de dinero, así como un pacto comercial y tecnológico de 1998. .