sábado, abril 13

Israel demuele la casa de un agresor palestino en Cisjordania

Las fuerzas israelíes demolieron la casa de un hombre palestino responsable de un tiroteo fatal en la Cisjordania ocupada el jueves, en medio de crecientes tensiones y disturbios en la región.

El ejército dijo que la demolición se llevó a cabo después de que un tribunal israelí rechazara las apelaciones para salvar la residencia. La casa, ubicada en la ciudad cisjordana de Hebrón, fue demolida en una explosión controlada. Se vio un destello y luego grupos de humo gris saliendo del apartamento en las primeras horas de la mañana.

Israel dice que las demoliciones de casas están destinadas a disuadir a los posibles atacantes, pero los críticos dicen que constituyen un castigo colectivo contra las familias de los atacantes y solo aumentan las tensiones con los palestinos. El miércoles, el parlamento de Israel aprobó abrumadoramente una ley destinada a despojar a los árabes condenados por ataques nacionalistas de su ciudadanía o residencia israelí y deportarlos si aceptan los beneficios de la Autoridad Palestina.

La decisión, que podría afectar potencialmente a cientos de ciudadanos palestinos y residentes de Israel, fue condenada como racista por legisladores árabes y funcionarios palestinos en Cisjordania ocupada.

La Autoridad Palestina, reconocida internacionalmente, ha pagado durante mucho tiempo estipendios a las familias de palestinos asesinados o encarcelados por ataques contra israelíes. Los presos son ampliamente considerados héroes en la sociedad palestina, y la Autoridad Palestina ve estos pagos como una forma de bienestar para las familias necesitadas. Pero Israel dice que recompensan la violencia e incitan a otros a realizar ataques.

En el tiroteo fatal del año pasado, Muhammed Kamel al-Jabari abrió fuego a la entrada de un asentamiento israelí en la Cisjordania ocupada, matando a un israelí e hiriendo a varios civiles antes de que un guardia de seguridad disparara contra él.

La demolición se produce cuando los disturbios han sacudido la región durante meses. Israel ha llevado a cabo arrestos casi nocturnos en Cisjordania, que fueron provocados por una serie de ataques palestinos contra israelíes la primavera pasada. Casi 150 palestinos fueron asesinados en Cisjordania y Jerusalén Este en 2022, lo que lo convierte en el año más mortífero en esos territorios desde 2004, según un importante grupo de derechos israelí.

Casi 50 palestinos han sido asesinados en estas tierras solo este año, una señal de que los combates se han intensificado en las últimas semanas a medida que el nuevo gobierno de extrema derecha de Israel ha llegado al poder. Ha prometido tomar una línea dura contra los palestinos y ya ha tomado medidas para acelerar la construcción de asentamientos en Cisjordania.

Israel dice que la mayoría de los muertos eran militantes. Pero también fueron asesinados jóvenes que protestaban por las incursiones y otros no involucrados en los enfrentamientos.

Unas 30 personas murieron en ataques palestinos contra israelíes el año pasado, mientras que al menos otras 11 han muerto en ataques este año.

Israel capturó Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza en la Guerra del Medio Oriente de 1967. Los palestinos buscan estos territorios para el estado independiente que esperan.

La mayoría de los palestinos en Jerusalén tienen derechos de residencia en Israel, lo que les permite trabajar y viajar libremente y acceder a los servicios sociales israelíes, pero no la ciudadanía plena, lo que les permitiría votar.

En la votación del miércoles, el parlamento votó 94 a 10 a favor de la ley, que otorga a las autoridades el derecho a despojar a las personas de su ciudadanía o residencia y deportarlas a la vecina Cisjordania o Franja de Gaza.

La Autoridad Palestina tiene una autonomía limitada en partes de Cisjordania, donde Israel ejerce el control general. Mientras tanto, la Franja de Gaza está controlada por el grupo militante Hamas y en gran parte aislada por un bloqueo israelí-egipcio.

Los legisladores judíos de todo el espectro político, incluida la oposición, votaron a favor del proyecto de ley, mientras que los legisladores árabes votaron en contra.

El legislador árabe Ahmad Tibi dijo que el proyecto de ley era racista porque solo se aplica a los palestinos condenados por violencia.

«Un árabe que comete un delito es un ciudadano condicional», dijo. «Si un judío comete el mismo delito o un delito más grave, ni siquiera piensa en revocar su ciudadanía».