jueves, abril 18

Javier Milei admitió que la inflación del 13,2% de febrero «es una tragedia» para la gente y anticipó que marzo será complicado

Un día después de que el Gobierno evaluara como un «gran número» la cifra de 13,2% de inflación de febrero divulgada por el INDEC, el presidente Javier Milei reconoció que es un «tragedia» para el pueblo y apuntaron a gobiernos anteriores.

«Es cierto que es una cifra que es una tragedia pero hay que ponerla en contexto», afirmó este miércoles el presidente. Y agregó que es producto de la «catástrofe que dejó el kirchnerismo».

Milei también advirtió que la próxima cifra, que refleja la inflación de marzo, será alta porque «Es un mes con una estacionalidad complicada».

«Aunque hubo un repunte, las cifras de marzo van a tener una inflación en torno 7% u 8%«, agregó en diálogo con Radio inglete.

La inflación en febrero registró un aumento del 13,2%, cifra inferior a la estimada por consultoras privadas que pronosticaban aumentos en torno al 15%. Así, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) informado por el INDEC arrojó un incremento acumulado del 36,6% en lo que va del año y un incremento interanual con un nuevo récord: 276,2%.

«Ese 13,2% tiene elementos extraordinarios o no recurrentescomo el aumento de tarifas con recomposición de precios del gobierno anterior, las prepagas o el arrastre estadístico, estos tres elementos suman 6 puntos porcentuales, que si se restan del 13,2% estaríamos hablando de un dígito de inflación alrededor de los 7. %”, analizó Milei.

El Gobierno anunció la apertura de las importaciones para intentar bajar los precios de los productos. Foto: Rafael Mario Quinteros.

El presidente admitió que si se toman los datos del indicador «De por sí es horrible»pero destacó que se evitó la hiperinflación, que combinó elementos del «Rodrigazo», con un Banco Central en quiebra y con peores indicadores sociales que antes de la crisis de 2001, que iban a confluir en «la peor crisis de la historia». .

En esa línea, volvió a referirse al legado de la gestión de Alberto Fernández y Sergio Massa, que dejó un «déficit gemelo» de 4 puntos del PBI, que definió como «alerta amarilla».

Además, destacó la decisión de abrir las importaciones de productos básicos de la canasta alimentaria, para establecer una competencia que apunte a bajar los precios, tras la reunión con los directivos de las cadenas de supermercados.

«Se abrió la importación para productos de la canasta básica porque los formadores de precios, agentes que tienen una mayor posición concentrada, cotizaron bajo una hipótesis del dólar de $2.500. Ante el escenario, comenzaron con las promos y los precios se encarecieron en dólares y en consecuencia Dependiendo de la posición del mercado cambiario, vamos a abrir el mercado cambiario para que entre la competencia y acelerar el proceso de desinflación», aseguró.

En ese sentido, Milei volvió a achacar el problema de la inflación a «20 años de populismo» y sostuvo que la cifra de febrero y el próximo mes será «resultado de ser honestos» con la economía real.

Video

El Presidente dio su opinión sobre el aumento de los precios de los alimentos.

Al ser consultado sobre cuándo los salarios van a ganarle a la inflación, respondió: «Creemos que en cuanto abramos el cepo y comience el repunte en el nivel de actividad económica, el salario ganará«.

Sin embargo, reconoció que aún no están dadas las condiciones para que se abra el cepo. Sí dijo que esta decisión está cerca y que las estimaciones del Fondo Monetario Internacional establecen que se puede tomar a mediados de año.

«Prefiero tener que aguantar un poco más esta situación de debilidad de la actividad, pero evitar la hiperinflaciónporque básicamente no hay nada que haga más daño que la inflación y estamos comprometidos a exterminar la inflación, y de hecho lo estamos haciendo», afirmó.

Ayer, el propio Milei había salido a celebrar la inflación de febrero, elogió al ministro de Economía, Luis Caputo, y aseguró que la actual «desinflación» es «más profunda» que la registrada con la Convertibilidad a principios de los años 90.

«Es un número que después del desastre que hemos tenido que afrontar es (producto de) el trabajo del ministro Luis ‘Toto’ Caputo, es un trabajo formidable. Lo que está haciendo el Banco Central es digno de admirar», dijo en El observador.