miércoles, junio 19

Jubilados. “Las autoridades cambian, pero los jubilados siguen siendo perjudicados”

En enero de 2021 pude cobrar el que sería mi primer juicio por ajuste salarial, luego de litigar durante 10 años y soportar miles de recursos y recursos ordinarios y extraordinarios de la ANSeS. En aquella ocasión, hace 3 años, esa organización hizo un cálculo incorrecto de mi salario inicial, lo que provocó que hoy reciba una remuneración inferior, en un 20% a lo que me corresponde. Además, voy por el tercer juicio y el segundo pedido de embargo, alegando cuál es mi derecho, porque las autoridades de la ANSeS no acatan las sentencias finales de la Sala, habiendo sido ordenadas a cumplir.

En este último reclamo, por el 20% no cobrado, hace unos días, ANSeS apeló nuevamente el finiquito con sentencia firme, a lo que el juez respondió que apelaba lo que era inapelable, palabras literales, actitud sumamente reprobable. porque la ineptitud o la ignorancia, las descarto. Las autoridades cambian, pero el mal continúa y los jubilados seguimos siendo perjudicados por la Dirección Jurídica de la Agencia que pone llave en las obras por los juicios que ellos mismos nos obligan a iniciar. ¿Quién puede darme una respuesta?

Beatriz Pérez / perezbeatrizsusana@gmail.com

Voces, quejas y esperas de jubilados

Luego de leer la nota “Una realidad aterradora”, publicada el 6 de mayo, decidí escribir lo siguiente.

Soy jubilado y me gustaban las películas de terror, también fui muchas veces con mis hijas a Italpark, con la excusa de que les gustaba el tren fantasma. Ahora estoy jubilado y el tren fantasma vive en mi vida, los sustos son diarios cuando voy a comprar y hacer la medicina. No puedo dar más, no es suficiente y la guadaña cada vez más cerca me asusta mucho. La vida de jubilado es muy complicada y vivir felizmente es muy difícil.

Arturo Neuberger / arturoneuberger@hotmail.com

El Gobierno ajustó los jubilados en marzo de 2024 con la tramposa Ley de Movilidad según los datos del trimestre de octubre a diciembre de 2023. Los sindicatos de trabajadores de septiembre de 2023 a hoy obtuvieron una recomposición superior al 100%. Para los salarios iniciales en camioneros fue de 142,36% ($506.954 / $209.174) y comercio 164,21% ($705.594 / $267.060). Bien por ellos.

La inflación según el INDEC de octubre a abril ha sido del 152,77% y para los jubilados el Estado nos concedió un modesto 117,24% hasta mayo. (diciembre 20,8%, marzo 27,18%, abril 13,2%+12,5% y mayo 11%). Lo cual es obvio porque nadie nos defiende, por más que seamos 7 millones de argentinos que trabajamos (y aportamos) toda la vida.

La canasta básica para los jubilados en marzo, según la Defensoría del Adulto Mayor, era de $685.041, casi un insulto a la dignidad de quienes menos ganan. Tampoco nos defienden los sindicatos y sus trabajadores en activo, a pesar de que ya son parte del sistema previsional argentino con sus aportes y deben aspirar a un futuro sin penurias en la vejez y con el reconocimiento económico que hoy nos falta.

El Estado se encargó, con medidas arbitrarias, de quitar la esencia de las leyes que crearon la ANSeS y el PAMI, convirtiéndolas en organizaciones desacreditadas. Y hoy nos considera un costo a pesar de haber disfrutado durante años de los inmensos fondos que aportamos. Sería justicia, por respeto a la democracia que dicen defender, que algún funcionario o legislador se pusiera a trabajar para que recuperemos nuestros derechos perdidos.

Matías Aníbal Rossi / matiasrossi2014@gmail.com

A raíz de la intención del Gobierno de restablecer el Impuesto sobre la Renta para la cuarta categoría, los trabajadores en relación de dependencia, tanto políticos como periodistas se desgarran porque el Impuesto a los Bienes Personales es mucho más injusto. Que cobren un impuesto sobre lo que uno ahorró durante su vida laboral, después de haber pagado el Impuesto sobre la Renta durante ese período sobre los ingresos que permitieron el ahorro, suena delirante. Soy jubilado, aporté a la ANSeS durante 52 años, pagué Ganancias durante más de 30 años y ahorré lo suficiente para pasar una jubilación sin penurias.

Hoy me encuentro nuevamente castigado por un Gobierno porque no actualiza las pensiones como corresponde, siguen cobrando Bienes Personales a pesar de su injusticia.

Alfredo Tolchinski / alfredo.tolchinsky@gmail.com

En verdad, durante décadas nuestro liderazgo político ha enfrentado un proceso inflacionario que devora nuestros ingresos y en consecuencia nos empobrece; Como no saben, no pueden o no quieren tomar las medidas económicas correctas, manipulan los fondos previstos para los jubilados, y lo hacen de forma absolutamente irresponsable. El Estado parece ignorar que los aportes son montos privados de los cotizantes, que se deducen de su patrimonio por al menos 30 años de actividad, o más, como sigue sucediendo con los trabajadores en activo: los futuros jubilados.

Los jubilados dependemos de la “buena voluntad” del Gobierno de turno, que es en definitiva quien decide nuestro reajuste salarial, pero dicho reajuste, además de tardío, es insuficiente. Y así fue siempre, con todos los gobiernos, seguramente agravado durante los 4 años del último gobierno, y multiplicado en los últimos meses de diciembre de 2023, con la devaluación y liberalización de precios, disparando la inflación al 25%, y en enero de 2024. a un promedio del 20%, por lo que el salario de jubilación ya ha tenido una pérdida del 45% de su poder adquisitivo en estos dos meses, una política de achatamiento salarial que afecta especialmente a los “jubilados cotizantes”, que ganan unos pesos más que los “jubilados mínimos”.

Los jubilados aportamos durante 30 años o más el fruto de nuestro trabajo, mes a mes, al sistema de jubilación, y sin pedir nada al Estado, conviene, por tanto, poner fin a esta actitud expoliadora hacia quienes trabajan o producen, y deciden presentar un plan de reparación que complemente los bienes hasta que recuperen el valor que deberían tener según las aportaciones medias debidamente actualizadas.

Raúl Mario Ermoli Galluppi / marioermoli@yahoo.com.ar