miércoles, febrero 21

Juez dice que Trump pudo haber pedido más que protestas el 6 de enero

WASHINGTON (AP) — Un juez federal dictaminó el miércoles que las declaraciones del 6 de enero del entonces presidente Donald Trump en las que le decía a una multitud que «luchara como loco» antes del ataque al Capitolio podrían indicar a sus seguidores que quería que «hicieran algo más» que simplemente protestar.

En una orden judicial para el caso del 6 de enero contra el acusado Alexander Sheppard, el juez del Tribunal de Distrito de EE. UU. John Bates gobernó que Sheppard no pudo presentar la defensa de «autoridad pública» en el juicio después de que su abogado argumentó Trump había autorizado las acciones de su cliente en el Capitolio ese día.

Bates, quien fue nombrado a la corte por el expresidente George W. Bush, desestimó ese argumento y concluyó que «el presidente Trump no ha declarado ni insinuado que ingresar al área restringida de los terrenos del Capitolio y del edificio del Capitolio o impedir la certificación del voto electoral fue lícito”, por lo que no era viable una defensa basada en la autoridad pública.

“Estas palabras simplemente alientan a los asistentes a la manifestación a marchar hacia el Capitolio, nada más, y no abordan la legalidad en absoluto. Pero, si bien sus palabras expresas solo mencionan la marcha en Pennsylvania Avenue hacia el Capitolio, se podría concluir que el contexto implica que él estaba instando a los manifestantes a hacer algo más, tal vez ingresar al edificio del Capitolio y detener la certificación”, escribió Bates.

En una nota al pie, Bates señaló que su decisión no estaba fuera de sintonía con el informe final del comité del 6 de enero, que concluyó que Trump actuó de manera «corrupta» porque sabía que la certificación de cierre era ilegal.

Su decisión fue la primera en citar el informe del panel de la Cámara desde que se hizo público la semana pasada.

Bates señaló además que las frases citadas por el comité, como «pelea como el infierno», podrían «señalar a los manifestantes que ingresar al Capitolio y detener la certificación sería ilegal».

“Por lo tanto, las conclusiones extraídas aquí, que incluso si los manifestantes pensaron que estaban siguiendo órdenes, no fueron engañados en cuanto a la legalidad de sus acciones y, por lo tanto, quedan fuera del alcance de cualquier defensa de la autoridad pública, son consistentes con las conclusiones de la comité selecto», escribió Bates.

Continuó diciendo que «simplemente no había indicios» de que Trump informara a la multitud que ingresar al Capitolio sería legal.

«Su discurso simplemente sugiere que sería un acto ‘audaz’ para ‘detener el robo'», escribió Bates.

Varios otros acusados ​​intentaron plantear la defensa de la autoridad pública, incluído Danny Rodriquez, el alborotador del 6 de enero con el sombrero MAGA que clavó una pistola eléctrica en el cuello del ex oficial del Departamento de Policía Metropolitana Michael Fanone.

La estrategia de culpar a Trump no resultó efectiva en el juicio. Dustin Thompson, quien fue declarado culpable de todos los cargos, le dijo al jurado que estaba buscando la «aprobación» de Trump y creía que estaba «siguiendo las órdenes presidenciales». Thompson fue sentenciado a tres años en una prisión federal por robar un perchero y una botella de licor mientras asaltaba el Capitolio.

En una presentación a principios de este mes en el caso Sheppard, el Departamento de Justicia argumentó era «objetivamente irrazonable concluir que el presidente Trump o cualquier otro funcionario del poder ejecutivo podría autorizar a los ciudadanos a participar en una conducta violenta o agresiva hacia los agentes del orden público y a interferir con los procedimientos del Colegio Electoral que estaban en curso» y que el discurso de Trump no le informó a Sheppard que su conducta era legal.