sábado, mayo 18

Juicio por sedición de los Proud Boys: inicio de las diligencias

Los fiscales federales pronunciaron sus declaraciones de apertura el jueves. en el juicio por conspiración sediciosa del exlíder de Proud Boys Enrique Tarrio y otros cuatro miembros del grupo de extrema derecha implicados en el ataque del 6 de enero de 2021 contra el Capitolio de los Estados Unidos.

Los cinco acusados ​​-Tarrio, Ethan Nordean, Joseph Biggs, Zachary Rehl y Dominic Pezzola- están acusados ​​de conspirar para oponerse a la transferencia legal del poder presidencial por la fuerza, agredir y obstruir el cumplimiento de las leyes, obstruir el proceso del gobierno, destruir propiedad del gobierno y obligar a la fuerza a impedir, obstruir o retrasar la ejecución del traspaso de poder rector.

En la declaración de apertura del gobierno de 80 Minutos, el fiscal federal adjunto Jason McCullough dijo que en los días posteriores a las elecciones de 2020, los acusados ​​​​comenzaron a «llamar a la acción, a la guerra, si su candidato preferido no es elegido».

Cuando se le pidió que condenara la supremacía blanca durante un debate presidencial con Joe Biden en septiembre de 2020, el entonces presidente Donald Trump les dijo a los Proud Boys que «daran un paso atrás y se quedaran de brazos cruzados».

McCullough aludió al comentario de Trump el jueves. «No retrocedieron, no se quedaron de brazos cruzados, sino que se movilizaron», dijo en la corte, y luego mostró un clip de ese momento mientras afirmaba que esto había mejorado la imagen pública del grupo.

Después de la elección, Tarrio publicó en las redes sociales que le robaron la presidencia y prometió que su grupo «no se quedaría callado», dijeron los fiscales. McCullough también citó mensajes de Tarrio el 6 de enero, que incluyen: «No se equivoquen al respecto… Lo logramos».

“Estas son sus palabras, sus pensamientos, solo unos minutos después de que el Congreso se vio obligado a cerrar”, dijo McCullough. «Hicieron lo que planeaban hacer».

McCullough guió al jurado a través de la creación del Ministerio de Autodefensa, el capítulo de Proud Boys que Tarrio formó para centrarse en el 6 de enero. Describió el capítulo como un esfuerzo de Tarrio para «manipular la percepción pública».

El jurado vio evidencia en video filmada por Proud Boys, incluido un clip en el que un miembro de nivel inferior apodado «Milkshake» gritó: «¡Tomemos el maldito Capitolio!» En otros clips, se podía ver a los acusados ​​celebrando el 6 de enero, con Biggs diciendo: «¡Así que asaltamos el jodido Capitolio! Fue muy divertido».

Los Proud Boys también recaudaron fondos para que los miembros viajaran a DC y establecieron una estructura de comando para el día de la manifestación, dijeron los fiscales.

Tarrio estaba al tanto de las discusiones sobre un plan para asaltar el Capitolio y estuvo involucrado en discusiones sobre la ocupación de edificios, incluso en el complejo del Capitolio, dicen los fiscales.

Mientras no estaba en el Capitolio, Tarrio envió mensajes a los miembros durante los disturbios, dijeron los fiscales. A las 11:16 de la noche, publicó un mensaje en las redes sociales que parecía mostrarlo con una máscara y una capa negra afuera del Capitolio. Él subtituló la foto, «Premonición», según documentos judiciales.

McCullough también mostró un video que muestra cuando Pezzola, el acusado de usar un escudo policial robado para romper una ventana del Capitolio, permitió que los alborotadores ingresaran al edificio.

“Incluso si no supiera nada de lo que estos hombres habían dicho y hecho antes del 6 de enero, podría simplemente mirar sus palabras y acciones ese día y podría concluir que habían hecho un trato”, dijo McCullough. .

Los abogados de los acusados ​​han negar que sus clientes planearon o dirigieron un ataque contra el Capitolio, y también argumentaron en ocasiones que estaban siendo perseguidos y perseguidos selectivamente debido a sus creencias políticas.

El abogado de Tarrio, Sabino Jauregui, dijo al jurado el jueves que su cliente se había convertido en un chivo expiatorio porque «escribía y enviaba muchas cosas ofensivas».

“Hablar lo que piensas aún no es ilegal en este país”, continuó, antes de concluir con una cita de Martin Luther King Jr.: “La injusticia en cualquier parte es una amenaza para la justicia en todas partes”.

Nick Smith, un abogado de Nordean, que dirigía un capítulo de Proud Boys en Washington, le dijo al jurado que no vería evidencia de una «conspiración complicada y de larga duración».

«Lo que verás en los chats de Telegram es un montón de mensajes de texto que intentan hacerte sentir culpable por tu disgusto por estas personas», dijo. «No muerdas el anzuelo».

El abogado de Pezzola, Roger Roots, restó importancia al ataque al Capitolio que detuvo temporalmente el conteo de votos del Colegio Electoral.

«Créanlo o no, todo esto representa un retraso de seis horas en el Congreso», dijo Roots al jurado. «El gobierno está dando mucha importancia a este receso de seis horas».

Un manifestante, que dice ser miembro de Proud Boys, se enfrenta a agentes de policía frente al Capitolio en Washington, DC el 6 de enero de 2021.Alex Edelman/AFP vía archivo de Getty Images

El caso de conspiración sediciosa es el segundo de su tipo en ir a juicio.

En noviembre, un jurado en el mismo juzgado condenó al fundador de Oath Keepers, Stewart Rhodes, y a Kelly Meggs, otro miembro de la organización de extrema derecha, por conspiración sediciosa. Otros tres miembros del grupo fueron declarados no culpables del cargo. Los cinco acusados ​​fueron declarados culpables de obstruir el debido proceso y ayudar e instigar sus acciones el 6 de enero. Deberían ser condenados a finales de mayo.

Tarrio, a quien se le ordenó permanecer fuera de DC antes del 6 de enero, se reunió con Rhodes y otros miembros de Oath Keepers el día antes del ataque, dijeron los fiscales.

El juicio de Proud Boys estaba originalmente programado para agosto, pero se retrasó después de que surgiera información relacionada con algunos de los acusados ​​durante las audiencias celebradas por el comité de la Cámara que investigaba los disturbios del 6 de enero, incluido que el panel había entrevistado a Tarrio.

Después de que los abogados de Biggs y Pezzola argumentaron que las transcripciones eran «imprescindibles» antes del inicio del juicio, el gobierno estuvo de acuerdo y se unió a la solicitud de la defensa de posponer el juicio hasta que obtengan información del comité de la Cámara.

El caso debía ir a juicio a principios de esta semana, pero se retrasó en parte porque a uno de los abogados de Biggs, Norm Pattis, se le suspendió la licencia legal durante seis meses la semana pasada después de haber sido acusado de abuso. publicar archivos de Sandy Hook mientras representaba al teórico de la conspiración Alex Jones en una demanda por difamación.

Pattis, quien argumentó que la liberación fue un «error inocente», le había pedido al juez Timothy Kelly que le permitiera permanecer en el caso mientras apelaba su suspensión, pero cedió el miércoles y pidió renunciar debido a disputas con su co-abogado. . Kelly negó oficialmente la solicitud el jueves. El co-abogado de Pattis, John Daniel Hull, también enfrenta un conflicto de intereses por separado, pero Kelly le permitió permanecer en el equipo después de firmar una renuncia.

El cargo de conspiración sediciosa incluye una pena máxima 20 años tras las rejas.