domingo, junio 16

Ken Potts, uno de los 2 últimos supervivientes del USS Arizona, muere a los 102 años

HONOLULU — Ken Potts, uno de los dos últimos sobrevivientes del acorazado USS Arizona, que se hundió en el ataque japonés de 1941 a Pearl Harbor, murió. Tenía 102 años.

Howard Kenton Potts murió el viernes en la casa de Provo, Utah, que compartió con su esposa durante 66 años, según Randy Stratton, cuyo difunto padre, Donald Stratton, fue compañero de barco y amigo cercano de Potts en Arizona.

Stratton dijo que Potts «tenía todas sus canicas», pero últimamente ha tenido problemas para levantarse de la cama. Cuando Stratton habló con Potts en su cumpleaños, el 15 de abril, estaba feliz de haber cumplido 102 años.

El ex timonel de la Marina de los EE. UU. Howard «Ken» Potts en Pearl Harbor, Hawái, el 6 de diciembre de 2016.lanza el cabo. Robert Sweet/US Marine Corps a través de AP File

«Pero sabía que su cuerpo se estaba acercando a él, y solo esperaba poder mejorar, pero no resultó», dijo Stratton.

Potts nació y se crió en Honey Bend, Illinois, y se alistó en la Marina en 1939.

Trabajaba como operador de grúa y viajaba a Arizona la mañana del 7 de diciembre de 1941, cuando ocurrió el ataque a Pearl Harbor, según un artículo de 2021 de la Guardia Nacional de Utah.

En un Entrevista de historia oral de 2020 con el Centro de Veteranos EstadounidensesPotts dijo que un altavoz ordenó a los marineros que regresaran a sus barcos, por lo que se subió a un bote.

«Cuando regresé a Pearl Harbor, todo el puerto estaba en llamas», dijo en la entrevista. «El aceite se había filtrado y se incendió y estaba ardiendo».

Docenas de barcos se hundieron, volcaron o sufrieron daños en el bombardeo de la Base Naval de Hawái, que catapultó a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

Los marineros fueron arrojados u obligados a saltar al lodo aceitoso de abajo, y Potts y sus compañeros marineros sacaron a algunos a un lugar seguro en su bote.

El Arizona se hundió apenas nueve minutos después de ser bombardeado, y sus 1.177 muertos representan casi la mitad de los militares fallecidos en el ataque. Hoy, el acorazado todavía se encuentra donde se hundió hace ocho décadas, con más de 900 muertos enterrados en su interior.

Potts recordó décadas después que algunas personas seguían dando órdenes en medio del ataque, pero también había mucho caos. Llevó sus recuerdos del ataque a lo largo de su larga vida.

«Incluso después de salir de la marina, al aire libre, y escuchar una sirena, estaba temblando», dijo.

Stratton señaló que el único sobreviviente restante de Arizona ahora es Lou Conter, que tiene 101 años y viviendo en California.

«Es historia. Se va”, dijo Stratton, y agregó: “Y una vez que (Conter) se haya ido, ¿quién está contando todas sus historias?

Varias docenas de sobrevivientes de Arizona tenían sus cenizas enterradas en el acorazado hundido para que pudieran reunirse con sus compañeros de barco, pero Potts no quería eso, según Stratton.

«Dijo que se bajó una vez, que no volvería a subir a bordo», dijo.

Stratton dijo que muchos sobrevivientes de Arizona compartían un sentido del humor seco similar. Esto incluía a su propio padre, que resultó gravemente quemado en el ataque y tampoco estaba dispuesto a regresar al barco como cenizas en una urna.

“’Fui incinerado una vez. No me van a incinerar dos veces”, bromeó Donald Stratton, según el joven Stratton, antes su muerte en 2020 a los 97 años.

“Han tenido eso toda su vida. Tenían sentido del humor y sabían que tarde o temprano lo lograrían”, dijo Randy Stratton. «Nuestro trabajo ahora es mantener vivos sus recuerdos».

A Potts le sobrevive su esposa, Doris. La información sobre otros sobrevivientes no estuvo disponible de inmediato.