sábado, abril 20

La radiografía del ajuste de Milei que obsesiona al mercado: 60% licuefacción-25% motosierra

Según cálculos de la consultora ACM con base en datos fiscales de enero y febrero del Ministerio de Economía, La mayor parte del ajuste fiscal que se ha realizado se debe básicamente a la falta de actualización de pensiones, subsidios y salarios.. Por otro lado, la proporción del ajuste que cae por el efecto de la motosierra y que Luis Caputo ‘pise’ el box.

En los primeros dos meses del año, el gasto primario tuvo una variación real negativa -esto sin tener en cuenta el efecto de la inflación- 36,5% con relación a los mismos dos meses del año pasado. Esto significa una contracción. El Gobierno ha recurrido a diferentes herramientas para conseguir este resultado pero básicamente son dos: licuefacción y motosierra.

Según la consultora pxq “Hasta el primer bimestre, el Gobierno cumplía la primera meta fiscal con el FMI en más del 200%”.

La caída del 36,5% del gasto primario en términos reales en el primer bimestre se desglosa en los siguientes rubros y magnitudes: 15,7 puntos porcentuales por menores prestaciones sociales pagadas por ser gastos que dependen de actualizaciones que aún no se han producido, 7,7 pp menos por gastos de capital (básicamente gastos depreciados que aún no han sido pagados pero por los que aparece reclamación), 5,4 pp de reducción de subvenciones económicas y el resto del ajuste se concentró en gastos menores como transferencias a provincias (2 pp), gastos de funcionamiento del Estado (3,5 pp) y transferencias a las universidades (0,8 pp). La suma de estas cifras por rubros equivale al 36,5%.

De todo esto se concluye entonces que la explicación del ajuste por parte del licuefacción (beneficios sociales, subsidios y salarios del sector público) representa el 60% del total en los dos primeros meses. Mientras que la motosierra oe factorEl recorte de partidas ha sido sólo del 24,6%.

“Hay partidas que son muy pequeñas, como transferencias a universidades que se llevaron el 3,6% del ajuste, no es representativo”, explicó Francisco Ritorto, de ACM. «La mayor parte se destina a subsidios y jubilaciones».

La disminución de las prestaciones sociales se produce porque la fórmula de movilidad opera con rezago. Y la caída del gasto de capital se debe a los recortes gubernamentales. En febrero los gastos de capital tuvieron una variación negativa del 87%.

En febrero en particular destacó la caída del gasto en las provincias. Si bien las transferencias corrientes promediaron una caída del -81% en los primeros dos meses en comparación con el promedio mensual de 2023, los gastos de capital asignados a las provincias disminuyeron un 96%. Sin embargo, la incidencia de las provincias en la caída del gasto es del 5% del ajuste según cálculos de la ACM.

Según pxq “la inflación siguió pulverizando los ingresos de los jubilados y registró un nuevo récord. En febrero, el gasto en prestaciones de seguridad social cayó un 34,5% en términos reales anualmente, la caída más profunda en al menos los últimos 30 años.”.

La meta fiscal establecida con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la última revisión prevé un superávit fiscal primario acumulado de 962.400 millones de dólares para el primer trimestre del año. El resultado de febrero indicó un virtual cumplimiento del objetivo y da lugar a un margen de error de $2.280.870 millones de déficit primario para el mes de marzo.

Al sobrecumplimiento del resultado fiscal del primer bimestre se sumaría el de las reservas internacionales por la caída de las importaciones por la recesión. En febrero las compras en el exterior cayeron casi 20% y eso explicaría un superávit comercial para muchos de US$ 14.000 millones.

Al analizar los rubros más afectados, se encuentra que el 60% de la reducción del gasto se debió a gastos que dependen de actualizaciones -como seguridad social y salarios-. “En este sentido el sostenibilidad del superávit primario es débil para la recuperación de estos durante los próximos meses”, afirmó la consultora px q.