martes, julio 16

La sentencia de dos hombres nativos de Hawái destaca la complicada dinámica racial del estado

HONOLULU (AP) — Dos hombres nativos de Hawái no habrían golpeado brutalmente a un hombre si no fuera blanco, dictaminó el jueves un juez de Estados Unidos al sentenciarlos a varios años de prisión por un crimen de odio en un caso que refleja los matices y matices de Hawái. relación complicada con las carreras.

un jurado sentenció a Kaulana Alo-Kaonohi y Levi Aki Jr. en noviembre, descubriendo que estaban motivados por ejecutar a Christopher Kunzelman cuando lo golpearon con puñetazos, patadas y una pala en 2014. Sus lesiones incluyeron una conmoción cerebral, dos costillas rotas y un traumatismo craneal.

Los abogados locales creen que esta es la primera vez que Estados Unidos procesa a nativos hawaianos por delitos de odio. Este caso único destaca las luchas entre los nativos hawaianos que están desesperados por que no se borre su cultura y las personas que se mudan a Hawái sin conocer o considerar su historia y dinámica racial.

En alusión a la singularidad del caso, el juez federal de distrito J. Michael Seabright dijo que el ataque era diferente de otros crímenes de odio, como ir a una iglesia afroamericana y disparar o apuntar a un club nocturno lleno de personas de un determinado grupo étnico o sexual. orientación. .

Los abogados de Aki y Alo-Kaonohi dicen que no fue la raza de Kunzelman lo que los provocó, sino su actitud legítima e irrespetuosa.

Seabright dijo el jueves que entiende el argumento de que Alo-Kaonohi no es racista, pero «eres racista ese día». Condenó a Alo-Kaonohi a seis años y medio de prisión.

Kaulana Alo-Kaonohi con pescado fresco capturado en Kahakuloa Village en Wailuku, Hawái, el 14 de octubre de 2022.Kawena Alo-Kaonohi / vía AP

Luego condenó a Aki a cuatro años y dos meses de prisión.

Las tensiones comenzaron por una casa en ruinas frente al mar en Kahakuloa, un pequeño pueblo al costado de una carretera estrecha con curvas cerradas y vistas panorámicas del océano al final de un valle de Maui, una isla conocida por sus resorts de lujo.

Al crecer en el pueblo, Alo-Kaonohi «cazaba, pescaba, cultivaba, vivía de la tierra», escribió en una carta a Seabright. «Para ganar algo de dinero, vendía cocos, mangos, flores, plátanos al costado del camino a los turistas que pasaban para ver los hermosos paisajes de Kahakuloa».

Kunzelman y su esposa compraron la casa de la nada por $175,000 porque ella quería irse de Scottsdale, Arizona, para vivir cerca del océano después de que le diagnosticaran esclerosis múltiple.

“Nos encantó Maui; amábamos a la gente”, dijo Lori Kunzelman a The Associated Press, describiendo cómo su esposo planeaba arreglar la casa él mismo.

Estaba empezando a hacer eso cuando ocurrió el ataque, dijo.

«Obviamente fue un crimen de odio desde el principio», dijo. «Todo el tiempo dicen cosas como: ‘No tienes el color de piel correcto. Ningún ‘haole’ vivirá en nuestro vecindario».

“Haole”, una palabra hawaiana cuyos significados incluyen extranjero y persona blanca, está en el centro del asunto. Es una palabra que a menudo malinterpretan las personas que no entienden la historia de la colonización estadounidense de Hawái y el derrocamiento del Reino de Hawái en 1893 por parte de un grupo de empresarios estadounidenses, dijo la autora Judy Rohrer de un libro llamado «Haoles en Hawái». «.

Los blancos que se mudan a Hawái no están acostumbrados a que los identifiquen racialmente y «no están acostumbrados a pensar en la blancura», dijo Rohrer, quien creció como blanco en Hawái y ahora es profesor en la Universidad del Este de Washington. «Estamos acostumbrados a ser mayoría, y luego llegamos a Hawái y de repente no somos mayoría, y eso nos hace sentir incómodos».

De los 1,5 millones de habitantes de Hawái, alrededor del 38 % son asiáticos, el 26 % son blancos, el 2 % son negros y muchas personas son de múltiples etnias, según cifras del censo de EE. UU. Los hawaianos nativos constituyen alrededor del 20% de la población.

Pero es más que racial, dijo Rohrer, explicando cómo la palabra hawaiano se ha convertido en parte del pidgin hawaiano, el idioma criollo de las islas, para describir comportamientos o actitudes que no están en sintonía con la cultura local.

«Actuar haole» significa «actuar sin derecho y como si fueras el dueño del lugar», dijo.

En el video grabado por las cámaras del vehículo de Kunzelman estacionado debajo de la casa, se puede escuchar una sola expresión racial, dijeron los abogados defensores. Se escucha a Aki decir: «Eres un haole, eh».

Kunzelman testificó que lo que no se escucha en el video son los hombres llamándolo «haole» de forma despectiva.

«Cuando miras el video… había casi emoción», dijo Seabright. «Tal vez eso es lo que es tan preocupante de este caso».

Los hombres tomaron el teléfono de Kunzelman, que estaba grabando el ataque, y lo arrojaron al océano, dijo Christopher Perras, de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Después del asalto, Aki llamó a Kunzelman para vigilar a un ‘haole rico’, un ‘haole tonto’ y un ‘haole típico que pensaba que era el dueño de todo… tratando de cambiar las cosas en Kahakuloa’, dijeron los fiscales. .

Tiare Lawrence, defensora de la comunidad nativa hawaiana de Maui, dijo que no aprueba el ataque pero que está profundamente familiarizada con las tensiones que impregnan el caso.

«La amenaza de los extraños… trae mucha tristeza a los hawaianos que se esfuerzan tanto por aferrarse al pequeño pedazo de paraíso que nos queda», dijo. Como ejemplo, citó los esfuerzos para revitalizar el idioma hawaiano después de que fuera prohibido en las escuelas tras la revocación.

Kunzelman llegó a la aldea diciendo que quería ayudar a los residentes a mejorar sus hogares y aumentar el valor de las propiedades, independientemente del hecho de que los valores más altos de las propiedades conllevan impuestos a la propiedad más altos en un estado donde el costo de vida es más alto, dijeron los abogados defensores. Pero el punto de inflexión llegó cuando Kunzelman cortó las cerraduras de las puertas del pueblo, dijeron.

Kunzelman testificó que lo hizo porque los residentes lo encerraron dentro y fuera. Testificó que quería dotar al pueblo de mejores cerraduras y distribuir las llaves a los habitantes.

“El crimen de odio me arruinó”, dijo Kunzelman en la corte el jueves.

Dijo que «me atacaron brutalmente por odio al color de mi piel», dejándolo con un daño emocional y psicológico duradero.

Podrían haber matado a Kunzelman, dijo Seabright, pero agregó que Alo-Kaonohi y Aki también deberían estar felices de estar vivos. Kunzelman tenía un arma en el ataque, dijo Seabright, pero decidió no usarla.

«Tenía derecho a defenderse», dijo Seabright. «Él no usó esa pistola».

En una carta al juez, Aki dijo que no se consideraba racista: «No solo porque soy casi mitad caucásico, sino también porque tengo gente blanca a la que amo y me importa».

En la corte, Aki le dijo al juez que estaba avergonzado de sus palabras y acciones inmaduras e hirientes. Alo-Kaonohi también se disculpó en la corte: «Lamento haber puesto mis manos sobre Christopher Kunzelman».

Ambos hombres fueron acusados ​​en la corte estatal por el asalto. Alo-Kaonohi no disputó el delito de agresión y fue sentenciado a libertad condicional, mientras que Aki no disputó la amenaza terrorista y fue sentenciado a libertad condicional y casi 200 días de prisión.

Alo-Kaonohi también fue sentenciado a un año de prisión por un asalto en un bar de Maui poco después del ataque de Kunzelman.

Por el delito de odio federal, los fiscales han pedido una sentencia de unos nueve años para Alo-Kaonohi y seis años y medio para Aki.

Lori Kunzelman admitió no estar al tanto de la historia de Hawái y dijo que desde entonces se enteró.

“Pero atacar a un hombre blanco en particular no cambia la historia, no mejora las cosas ni justifica las acciones de nadie”, dijo.

Los Kunzelman todavía son dueños de la casa de Kahakuloa, pero dividen su tiempo entre Arizona y Puerto Rico.

“Ni siquiera pudimos vendérselo a nadie porque no es seguro”, dijo Lori Kunzelman. «No es seguro debido a la animosidad que existe».

En un intento de transmitir animosidad, los fiscales durante el juicio describieron a los residentes del pueblo diciendo cosas como «es un pueblo hawaiano» y «lo único que viene de afuera es electricidad».

Pero varios no hawaianos que viven o han vivido pacíficamente en el pueblo le dijeron a AP que nunca tuvieron ningún problema.

“Tengo 82 años. Viví aquí durante 50 años”, dijo Bruce Turnbull, un maestro blanco jubilado que vive cerca de la familia de Alo-Kaonohi. «Aprendí en Hawái, viniendo de afuera hacia adentro, que es bueno vivir con las personas que te rodean y no decirles que vivan contigo y tus valores».