lunes, julio 15

Las mamás de México continúan buscando a los desaparecidos, incluso cuando las autoridades se unen para encontrar a los estadounidenses secuestrados.

CIUDAD DE MÉXICO — Mientras el FBI y la Guardia Nacional de México se apresuraban a encontrar a los cuatro estadounidenses secuestrados, María Isabel Cruz Bernal pasó años buscando a su hijo desaparecido con la ayuda de familiares y amigos.

Reyes Yosimar García Cruz desapareció en el estado de Sinaloa en 2017, pero la investigación lleva dos años estancada.

Así, desde el amanecer hasta el anochecer, en desiertos, campos abiertos y tumbas, busca a su hijo, o sus restos. Tenía 28 años cuando desapareció.

«Me da mucha tristeza que estos estadounidenses fueron secuestrados y dos asesinados. Pero el gobierno mexicano los encontró rápido, vivos y muertos, pero los encontró. Llevamos años buscándolos y no nos están ayudando», dijo Cruz Bernal. .

Según datos de la Comisión Nacional de Investigación en México, más de 14.000 personas desaparecieron en el país el año pasado, al menos 27 personas cada día. En marzo pasado, el país alcanzó más de 100,000 desaparecido.

“Creemos que es una burla porque no hay investigación, no hay investigación, no hay garantía de que nuestra familia regrese”, dijo. “Pasan los años y morimos esperando encontrar a nuestros seres queridos”.

Los familiares y amigos de Irma Paola Vargas Montoya, Daniela Márquez Pichardo, Viviana Márquez Pichardo y José Gutiérrez Montoya, quienes están desaparecidos desde el 25 de diciembre, exigen acciones gubernamentales en la Ciudad de México el 5 de enero. Luis Barron/Future Publishing vía Getty Images

El secuestro de los cuatro ciudadanos estadounidenses perpetrado el viernes pasado a la vista de muchos transeúntes provocó fuertes condenas del presidente mexicano y la promesa de una investigación exhaustiva. Después de una búsqueda e investigación conjunta entre Estados Unidos y México, fueron localizados el martes. Dos estaban muertos y los otros dos fueron devueltos a los Estados Unidos.

Para la mayoría de los mexicanos, no existe una búsqueda o investigación desplegada rápidamente y con buenos recursos para sus seres queridos secuestrados o desaparecidos. Y no se sabe si los desaparecidos están vivos o muertos.

Ricardo Ainslie, profesor de la Universidad de Texas en Austin que dirigió el documental de 2007 «Ya Basta!: Secuestrados en México», dijo que la resolución «rápida» del secuestro es bastante inusual.

“En México hay personas que no se encuentran desde hace años y que siempre han desaparecido. La gente no sabe lo que les pasó. La gente está siendo sacada de las calles, como viste en el video. Una furgoneta se detiene. Un pistolero se los lleva y nunca vuelven a aparecer”, dijo.

Cruz Bernal recibe ayuda de otros en un grupo que formó, Sabuesos Guerreros (Sabuesos Guerreros), una asociación en Sinaloa dedicada a encontrar los restos de personas desaparecidas.

“De alguna manera muestra la escala del problema”

“Hay mucha violencia armada en los Estados Unidos que no se denuncia. Y mucha violencia armada que no se denuncia en México, donde no hay procesamientos ni sanciones”, dijo Andrés Rudman, director del Instituto de México en el Centro Wilson, un grupo de expertos con sede en Washington, DC. «Entonces, el problema obviamente es mucho más que lo que sucedió el viernes pasado. Muestra la escala real del problema».

Un miembro de las fuerzas de seguridad mexicanas junto a una camioneta blanca con placas de Carolina del Norte y múltiples orificios de bala, en la escena del crimen donde hombres armados secuestraron a cuatro ciudadanos estadounidenses que ingresaron a México desde Texas, el viernes 3 de marzo de 2023. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador dijo que los cuatro estadounidenses iban a comprar medicamentos y quedaron atrapados en el fuego cruzado entre dos grupos armados luego de ingresar el viernes a Matamoros, frente a Brownsville, Texas.  (Foto AP)
Los estadounidenses secuestrados conducían una camioneta con placas de Carolina del Norte cuando ingresaron a México desde Texas el viernes.Pensilvania

México ha luchado contra la violencia durante décadas. El presidente Felipe Calderón, que estuvo en el poder entre 2006 y 2012, declaró una guerra agresiva contra sus cárteles de la droga y desplegó tropas por todo el país.

Estaba respaldado por la Iniciativa Mérida, un acuerdo de seguridad entre Estados Unidos y México. También inició el programa Todos Somos en Ciudad Juárez, al otro lado de la frontera con El Paso, Texas. Hizo inversiones masivas en la infraestructura de la ciudad en varias áreas en respuesta a la violencia en Juárez, que fue una de las peores del país. Esto ha ayudado a que la tasa de criminalidad disminuya en el área, dijo Ainslie.

Pero el enfoque de Calderón ha sido criticado para desatar aún más violencia a medida que proliferaban las pequeñas bandas de narcotraficantes. El actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a menudo conocido como AMLO, ha adoptado un enfoque diferente.

“Cuando AMLO asumió, su política era de abrazos, no de balas”, dijo Rudman. Esta política incluía la promesa de priorizar la creación de empleo y las oportunidades de empleo, creyendo que esto evitaría que las personas se unieran a pandillas o participaran en actividades delictivas.

Pero la estrategia de López Obrador también ha sido criticada.

«Creo que, conceptualmente, la idea de que tienes que crear alternativas para unirte a las pandillas tiene sentido a largo plazo, pero no resuelve el problema», dijo Rudman.

López Obrador reemplazó a la Policía Federal con una Guardia Nacional dirigida por civiles. En medio de la terrible violencia en curso, en gran parte perpetrada por cárteles y pandillas, movió la guardia a control militar en septiembre.

“Los mexicanos en algunas partes del país viven con miedo; que van a estar en el lugar equivocado en el momento equivocado, transeúntes inocentes. Si bien es posible que no hayan apoyado las políticas de seguridad del pasado, no creo que vean el tipo de cambio que AMLO prometió o estaba buscando”, dijo Rudman.

«La gente mantiene la cabeza baja»

Lo que probablemente sea sorprendente para muchos en los Estados Unidos que han visto el video del secuestro de los estadounidenses es que había otras personas y automóviles allí en el momento en que ocurrió la violencia, pero nadie parece movilizarse después del secuestro. Ainslie dijo que muestra el impacto en las comunidades cuando la violencia descarada se vuelve parte de lo común. Eso fue lo que vio en Juárez allá por 2010.

“Cuando la violencia alcanza un nivel en el que se hace cada vez más presente, la gente baja la cabeza”, dijo. «Se dan cuenta de que hay peligros en decir demasiado y saber demasiado».

En México, las mujeres suelen ser los miembros de la familia que realizan los registros. Se dedican a preservar recuerdos y localizar restos, huesos, cuerpos o cualquier cosa que les acerque un paso más a conocer el paradero de sus seres queridos.

“Nosotras las mujeres hemos tenido que ir a buscar a nuestra gente perdida porque el estado no hace eso, ni los gobiernos estatales, ni el gobierno federal…les subsidiamos el trabajo y ni siquiera vienen con nosotras. dijo Grace Fernández, miembro del Movimiento por Nuestros Desaparecidos, quien también tiene un familiar desaparecido.

“Lamentamos mucho lo que les sucedió a los estadounidenses en México. Nadie se merece algo así, pero en este país esta situación pasa todos los días. La gente desaparece todos los días», dijo.

Las madres de los desaparecidos se manifiestan en Juárez
Las madres de los desaparecidos desfilan el sábado en Juárez, México. Christian Torres/Agencia Anadolu vía Getty Images

Los investigadores están dirigidos

Los grupos de buscadores de madres dicen que están buscando tesoros y evitan hablar de cadáveres o muertos. Generalmente reciben amenazas de muerte que los obligan a abandonar sus hogares y regiones. Su investigación puede ser peligrosa. En julio pasado, Aranza Ramos fue asesinada en Sonora mientras buscaba a su esposo.

“Nos siguen matando a los buscadores, a los que buscamos a nuestros desaparecidos”, dijo Cruz Bernal. Se le ilumina la cara cuando recuerda que Sabuesos Guerreras, la organización que fundó hace cuatro años, reunió a 850 mujeres y tres hombres que localizaron más de 480 cuerpos y 19.000 fragmentos calcinados -además de hallar con vida a 70 personas-.

Pero es un bálsamo temporal.

“Este vacío no se llena en absoluto. Yo lo que quiero es que nuestra familia ya no sufra y ya no sufra, porque lo que me pasó a mí”, dijo Cruz Bernal, “no se lo deseo a nadie”.

Albinson Linares reportó desde la Ciudad de México, Suzanne Gamboa desde San Antonio y Carmen Sesin desde Miami.