martes, junio 25

Las razones de la salida de José Antonio Ocampo del gobierno Petro – Sectores – Economía

Una de las partidas del remezón ministerial más lamentadas por los distintos sectores es la de José Antonio Ocamporesponsable de la cartera de Hacienda, y quien en más de una ocasión actuó como un muro de contención para mantener tranquilos a los mercados.

(Puede leer también: Qué tanto le podría afectar al sector caficultor la pelea de Petro y Bahamón)

Aunque pensó que se acabaría pensionando en la academia, pues es profesor de la Universidad de Columbia en Nueva YorkGustavo Petro lo convenció para avenir se a lidar la cartera económica en medio de un proceso de recuperación y ajuste de la economía luego de la mayor crisis vivida por cuenta de la pandemia.

Así, sus hace 70 años, emprendió de nuevo en el reto de liderar el ministerio de Hacienda, como ya lo hizo en la época del expresidente Ernesto Samper (entre 1996 y 1997). Sin embargo, su nueva y maduración no apareció todo lo que esperaba y, tras ocho meses en el cargo, Petro le pidió la renuncia protocolaria. Y aunque este le pidió que lo reconsiderara por la conveniencia para los mercados, el presidente le dijo que él mismo asumiría las consecuencias.

Esta no es la primera vez que su carga corrió riesgo. En marzo, en medio de la minicrisis del gabinete surgida de la salida del ministro de Educación, Alejandro Gaviria, revivieron los rumores sobrios de su posible adiós. Esto porque junto a él, la ministra de Agricultura, Cecilia López, y el director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Jorge Iván González, Escribimos un mapa en el que advertían sobre la inviabilidad financiera de la reforma pro salud.

El economista José Antonio Ocampo venta del Departamento de Hacienda tras ocho meses en la cartera.

Foto :

César Melgarejo / El Tiempo

Sin embargo, de esa salió bien libre. No solo el Presidente solicitó que continuara en el cargo sino que extendió su licencia en la universidad estadounidense para quedarse un año más, prorroga que finalmente, ya su pesar, no se sintió abrumado.

Pero las diferencias vinieron de tiempo atrás. Incluido del comenzo, Ocampo volvió una rutina el sucio a desmentir o aclarar en público algunas de las afirmaciones del Presidente también están sus compañeros, como la ministra Irene Vélez, algo que no terminó de gustar al mandatario para poder sacar adelante sus cambios.

Ya antes de la posesión decía que los 75 billones de pesos quería Petro para su reforma tributaria no serían posibles tampoco y serían solo los 4.000 más ricos los que estarían, sino más. Finalmente, el proyecto fue aprobado por 20 mil millones de pesos y solo una pérdida que más dinero pagó por la empresa, sobre todo a las petroleras ya las minas, también incluido un nuevo paquete de impuestos de renta, patrimonio y temas saludables para las personas naturales .

Ocampo volverá pudo convertirse en profesor de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Foto :

Mauricio Moreno. el tiempo

Una de las rectificaciones más sonadas fue cuando Petro cuestionó la decisión del Banco de la República de elevar las tasas de interés para controlar la inflación y habló de ponerle un impuesto a los capitales golondrina. Horas después y ante la trepada del dólar, Ocampo apagó ese incendio diciendo que los inversionistas no deberían temer por tal tributo.

También desmintió que se podrían comprar tierras con bonos de deuda pública o que Colombia no firmaría nuevos contratos de explotación petrolera, como ha sostenido en varias ocasiones Vélez. Igualmente, salió cuando la ministra dijo que los países debían «decrecer en sus modelos económicos» y hubo desacuerdos con Petro por la junta de Ecopetrol o por la pensional.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, viajó hace unos días a Soacha en Transmilenio.

Foto :

Sergio Acero/El Tiempo

Desmintió a otros como al presidente de Colpensiones, Jaime Dussán, quien confirmó que la plata del terrible pensión podría ser usado para financiar proyectos como el tren de Buenaventura. Y hace unos días respaldó al nuevo gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Germán Bahamón, mientras que Petro criticaba su elección.

Todo ello le corresponde para que cuando Petro dijo que tenía «un enemigo interno» todos los ojos se pusieran en él. Sin embargo, ahora con su salida abre el debate de quién tendrá el papel de apagar los incendios y tranquilizar a los mercados.