jueves, abril 18

¿Licencia de goleador o falta de claves?

En el fútbol se repite a menudo un axioma, utilizado especialmente por los entrenadores. La sentencia dice que los delanteros tienen que ser egoístas dentro del área. Y Miguel Merentiel parece haber llegado al máximo este miércoles: sin pudor alguno, le robó el primer gol a Kevin Zenón con la camiseta de Boca en el partido ante Central Córdoba en La Bombonera.

La secuencia fue divertida. Luego de una linda contra y un buen pase de Ezequiel Bullaude, Zenón definió con sutileza ante la salida de Andrés Mehring. El balón se fue obediente al arco vacío, por lo que el ex Unión inició su festejo segundos antes de que el balón cruzara la línea. Y en ese momento, cuando Zenón ya miraba a la grada, Miguel Merentiel la tocó con la punta de su bota derecha para sumar a la tabla de goleadores, en la que acumula 3 y aún está lejos del líder Miguel Borja, con 6. .

Todos sus compañeros fueron a saludar a Zenón, quien celebró durante mucho tiempo su supuesto gol. Pero cuando iban camino a la mitad de la cancha, el uruguayo (21 festejos en 55 duelos) le contó lo que había hecho. Y el volante de 22 años, lejos de molestarse, soltó una risa cómplice al lado de Guillermo Pol Fernández. Aunque por dentro debió haber maldecido, claro.

¿Fue falta de códigos Merentiel? ¿O se les puede permitir a los goleadores licencias tan egoístas?

Pero Zenón se vengó porque se lo merecía. No sólo por el gol que le sacó a Merentiel, sino por el buen partido que estaba haciendo. A los 29 minutos del complemento, y cuando Boca regalaba algunas dudas en defensa, el zurdo que esta vez jugaba por derecha definió en el aire, en el centro del área y primero un envío del peruano Luis Advíncula, que Luego se desbordó en gran manera. para recibir del juvenil Jabes Saralegui.

Así que Zenón sí corrió a celebrar su ansiado gol, el primero en 5 partidos. Y lo celebró mostrando el apellido de su camiseta a uno de los populares, el mismo que la afición ya empieza a saberlo de memoria porque el ex Unión es, por ahora, el mejor futbolista del equipo que dirige Diego Martínez. .