viernes, abril 19

Los estudiantes de MSU recuerdan la terrible experiencia en el sindicato de estudiantes cuando el tirador disparó

EAST LANSING, Michigan — Docenas de estudiantes de Michigan State que escaparon de las balas de un hombre armado dentro del sindicato de estudiantes el lunes por la noche regresaron el miércoles para recoger sus pertenencias que quedaron en su carrera desesperada hacia la seguridad.

Muchos estudiantes, escoltados por familiares, amigos y agentes del FBI, se vieron obligados a revivir el trauma del último tiroteo masivo en el país cuando volvieron a ingresar a un edificio del que habían huido menos de 48 horas antes.

«Lo primero que pensé fue que alguien había volcado una bandeja. Luego escuché el segundo y el tercer disparo y me di cuenta de que algo andaba mal», dijo Connor Dunn, un estudiante de ingeniería mecánica de 18 años que estaba sentado en el patio de comidas cuando el comenzó el tiroteo.

Dunn dijo que salió corriendo y logró despedir a los oficiales, dirigiéndolos adentro.

Fue uno de los muchos estudiantes que salieron de la unión de estudiantes el miércoles con computadoras portátiles, teléfonos celulares, mochilas y otros artículos personales.

«Pensé que alguien estaba golpeando unas sartenes de metal o algo así, así que miré en la cocina para ver quién era y todos estaban corriendo», dijo el estudiante de segundo año Andrew Strominger, quien estaba trabajando en el patio de comidas cuando sonaron los disparos. .

Dijo que corrió a través de una puerta trasera al cercano Campbell Hall, donde permaneció hasta que la policía le dio el visto bueno para irse.

Aunque los miembros del sindicato de estudiantes no lo sabían en ese momento, el tirador había dejado un rastro de carnicería en el cercano Berkey Hall antes de pasar a ellos.

Tres estudiantes fueron asesinados: junior Alexandria Verner de Clawson, Michigan; el estudiante de segundo año Brian Fraser de Grosse Pointe, Michigan; y Arielle Anderson, también de Grosse Pointe. Otros cinco estudiantes, cuyos nombres no han sido revelados, resultaron gravemente heridos.

El tirador se suicidó unas horas más tarde durante un encuentro con la policía.

Rob Calatrava
Rob Calatrava.Deon J. Hampton/NBC Noticias

«No tengo palabras para lo que hizo», dijo Rob Calatrava, de 22 años, estudiante de negocios. «Todos tienen sus problemas, pero él tomó el enfoque equivocado».

Después de huir, Calatrava tomó seguridad en un hotel, el Graduado, frente al Sindicato.

El campus estuvo tranquilo el miércoles ya que las clases se cancelaron por el resto de la semana y muchos estudiantes se habían ido a casa. Pero algunos se detuvieron en el sindicato de estudiantes para rendir homenaje a las víctimas.

«Probablemente fui el más aterrador que he tenido», dijo Bryce Rich, de 20 años, un estudiante de mercadotecnia que estaba comiendo filetes de pollo y nachos cuando sonaron los disparos.

Rich Bryce.
Bryce Rich.Rob Calatrava. / Noticias del BNC

Inicialmente se zambulló y se escondió detrás de una mesa, pero huyó una vez que los disparos disminuyeron. Dejó atrás su computadora portátil, mochila y teléfono.

Dijo que ha estado pensando mucho desde el tiroteo, y el martes por la noche fue a misa por primera vez «en mucho tiempo».

“No quiero volver a comer aquí nunca más”, dijo Rich sobre el centro de estudiantes.

Strominger dijo que trabajó junto a Fraser en el patio de comidas.

«Me gustaría llegar a conocerlo mejor», dijo Strominger. «Todos lo amábamos. Disfruté trabajar con él».

La madre de Strominger dijo que ella y su esposo condujo hasta el campus el lunes por la noche después del tiroteo para asegurarse de que su hijo estaba vivo.

«Lo atrapamos y no he querido dejarlo ir desde entonces», dijo Anne Strominger después de acompañar a Andrew a recuperar sus pertenencias.

El estudiante de MSU Andrew Strominger habla con los periodistas.
Andrew Strominger, estudiante de la MSU.Antonio Planas-Masi/NBC News

Algunos estudiantes dijeron que aún no habían accedido al tiroteo.

«Fue solo pánico», dijo Katie Higgins, quien estaba estudiando en el edificio cuando comenzó el tiroteo, y agregó que sabía que sanaría emocionalmente con el tiempo.

«Lo haré, lo haré», dijo. «Solo han pasado dos días».