martes, julio 23

Los mexicanos se manifiestan en masa para protestar por la reforma electoral al ver que la democracia está en riesgo

El subsecretario de Estado de EE. UU., Brian Nichols, participó en las protestas el domingo por la noche y dijo en Twitter que las reformas electorales «ponen a prueba la independencia de las instituciones electorales y judiciales».

“Estados Unidos apoya instituciones electorales independientes y con buenos recursos que fortalecen los procesos democráticos y el estado de derecho”, agregó.

El INE y su predecesor desempeñaron un papel clave en la creación de una democracia pluralista que en el año 2000 puso fin a décadas de gobierno de un solo partido, según muchos analistas políticos.

Fernando Belaunzaran, un político opositor que ayudó a organizar las protestas, argumentó que los cambios del INE debilitaron el sistema electoral y aumentaron el riesgo de disputas que empañan las elecciones de 2024 cuando se elige al sucesor de López Obrador.

“Normalmente los presidentes tratan de tener gobernabilidad y estabilidad para su sucesión, pero el presidente genera incertidumbre”, dijo Belaunzaran. “Está jugando con fuego.

Los presidentes mexicanos solo pueden cumplir un mandato de seis años.

Belaunzaran dijo en Twitter que más de 500.000 personas se reunieron en la capital el domingo para oponerse a la reforma del INE. Dijo que se estaban produciendo protestas en más de 100 ciudades.

Se han producido protestas en estados como Jalisco, Yucatán, Nuevo León, Querétaro, Guanajuato y Veracruz, según informes e imágenes que circulan en las redes sociales.

Al menos 22.000 personas se reunieron en Monterrey, la capital de Nuevo León, dijo el periódico Excélsior citando a las autoridades locales. Otras 20.000 personas salieron a las calles en el corazón de la capital de Jalisco, Guadalajara, informó la cadena de noticias Milenio.

Ángel García, un manifestante de 50 años de la Ciudad de México, dijo que las protestas también eran un llamado para que la Corte Suprema dictaminara que la reforma del INE violaba la constitución.

Si México no protegiera al INE, su democracia sería enviada «al pasado», argumentó el abogado García.

«Es ahora o nunca», dijo.

López Obrador, un izquierdista que afirma que fue despojado de la presidencia dos veces antes de finalmente obtener una victoria aplastante en las elecciones de 2018, argumenta que el INE está sobrevaluado y sesgado a favor de sus oponentes. El instituto lo niega.

El presidente enmarcó las protestas del domingo como un intento partidista de la oposición para desacreditar a su gobierno.

Según el INE, la reforma del presidente viola la constitución, limita su independencia y elimina miles de puestos de trabajo dedicados a salvaguardar el proceso electoral, lo que dificulta la celebración de elecciones libres y justas.

López Obrador, cuyo índice de aprobación aún alcanza el 60% o más en las encuestas de opinión, también ha debilitado a otros órganos autónomos que controlan su poder bajo el argumento de que gravan las arcas públicas y son hostiles a su proyecto político.

Él dice que su reforma del INE ahorrará $150 millones al año.

Las encuestas muestran que el Movimiento Regeneración Nacional del Presidente (MORENA), que en pocos años se ha convertido en la fuerza dominante en México, es un claro favorito para ganar las elecciones de 2024.

Antonio Mondragón, un dentista jubilado en la protesta de la Ciudad de México que votó por López Obrador en 2018, dijo que la gente está cansada de que el presidente se comporte como un «dictador».

«Tenemos que volver a ser una democracia», dijo Mondragón, de 83 años, «porque el hombre se está volviendo loco».