martes, octubre 3

Minneapolis llega a acuerdo de $600,000 con 12 heridos en protestas por George Floyd

MINNEAPOLIS — La ciudad de Minneapolis llegó a un acuerdo de $600,000 con 12 manifestantes que resultaron heridos durante las protestas posteriores al asesinato policial de George Floyd en mayo de 2020, anunció el miércoles la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

El acuerdo, que también incluye numerosas reformas, fue aceptado el mismo día por un juez federal, haciéndolo oficial luego de que la ciudad lo aprobara en octubre.

El acuerdo incluye una orden judicial que prohíbe que la ciudad arreste, amenace con arrestar o use la fuerza física, incluidos aerosoles químicos, granadas de conmoción cerebral y balas con punta de espuma, contra personas que participen en protestas legales. También limita el uso de agentes químicos por parte de los agentes para dispersar a los manifestantes pacíficos. Y eso requiere que los oficiales tengan sus cámaras corporales grabadas y despejadas durante las protestas, según la ACLU.

El dinero se repartirá entre los demandantes.

Floyd, un hombre negro, fue asesinado el 25 de mayo de 2020, cuando el entonces oficial Derek Chauvin, que es blanco, se arrodilló sobre su cuello durante nueve minutos y medio durante un arresto. El video de la restricción fue grabado por un espectador y visto en todo el mundo, lo que provocó protestas mundiales como parte de una visión más amplia de la injusticia racial.

En Minnesota, las protestas duraron días. Si bien la mayoría de los manifestantes fueron pacíficos, algunos dañaron edificios y provocaron incendios, incluso incendiaron una estación de policía.

Dos demandas presentadas en 2020 y posteriormente consolidadas acusaron a la policía de Minneapolis de usar fuerza innecesaria y excesiva contra los manifestantes. Alegaron que la policía usó gases lacrimógenos, así como balas de espuma y goma para intimidarlos y reprimir las protestas, y también que los agentes a menudo disparaban sin previo aviso u orden de marcharse.

Las lesiones de los demandantes incluyeron moretones por municiones menos letales, problemas respiratorios persistentes por gases lacrimógenos y trauma psicológico que empañaron su deseo de protestar en el futuro, dijo la ACLU.

“Los gases lacrimógenos, las balas de espuma y el gas pimienta se han convertido en armas para intimidar y herir a los manifestantes, lo que hace que sea peligroso para las personas ejercer sus derechos de la Primera Enmienda”, dijo la directora legal de ACLU-MN, Teresa Nelson, en un comunicado de prensa. «Esperamos que este acuerdo envíe un mensaje a las fuerzas del orden público de Minnesota de que no se tolerará esta violación de nuestros derechos constitucionales».

La abogada de la ciudad, Kristyn Anderson, dijo que el consejo de la ciudad aprobó el acuerdo el 20 de octubre y el alcalde Jacob Frey lo aprobó seis días después. Anderson dijo que su oficina había presentado la documentación necesaria y que el miércoles se hizo pública una orden que refleja partes del acuerdo.