miércoles, febrero 21

PFLAG celebra 50 años de defensa LGBTQ

El activismo de Jeanne se impulsó dos meses antes de que participara en el desfile. Morty había protestado contra una reunión de un grupo de parodia homófobo y fue golpeado por policías que lo arrojaron a una escalera mecánica. cuando la policia llamado joan para decirle que Morty había sido arrestado, el oficial agregó: «¿Y sabes que es gay?». Esta pregunta estaba destinada a humillar a Morty y alejarlo de su madre.

«Sí, lo sé», dijo Jeanne. “¿Por qué lo molestas? »

Morty estuvo hospitalizado durante varios días. Dos meses después, le pide a su madre que lo acompañe y Jeanne ha respondido que caminaría si pudiera llevar una señal. Años más tarde, recordando su activismo, Jeanne ha dicho se sintió impulsada a hacer algo porque “siempre pensé que Morty era una persona muy especial. Y no iba a dejar que nadie caminara sobre él.

El llamado a la acción de un padre

Si salir del clóset es una invitación al activismo, los padres de David Holladay estaban allí para responder a la llamada.

«Afortunadamente para mí, cuando salió David, estaba en un gran bufete de abogados en la ciudad de Oklahoma. Era socio de ese bufete de abogados, así que no tenía que callarme si decidía no hacerlo», dijo. Don Holladay, el padre de David.

Pero no había un camino claro sobre cómo proceder. «Era un paisaje bastante solitario», dijo Don. “Nuestro mayor aliado fue la biblioteca”. Se enterarían de PFLAG a través de un Querida Abby Columna.

Kay Holladay, centro, en un Desfile del Orgullo Gay en Norman, Oklahoma.Cortesía de PLFAG Norman

Los Holladay formaron un capítulo local de PFLAG en Norman, Oklahoma, en 1994. La madre de David, Kay, volvió a la escuela para obtener una maestría en educación pública, se postuló para el concejo municipal y se convirtió en miembro de la junta directiva de PFLAG. Don continuó abogando por las personas LGBTQ en su estado y se desempeñó como el principal defensor en la lucha. legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en Oklahoma.

«No puedes amar a alguien como amas a tus hijos y escuchar a los tiradores de piedras que no te tiran a ti, pero tiran a tu hijo y no hacen nada al respecto. Simplemente no tiene sentido», dijo. Don.

Lorsque Kay se rend aux marches de la fierté, elle s’assure toujours d’apporter sa pancarte, une évolution appropriée de celle que Jeanne Manford portait fièrement : «J’aime mon fils gay», dit-il, «… et su marido».