martes, junio 25

Pocos niños guatemaltecos se reúnen con sus padres a través de programa de EE.UU., según informe

Pocos niños guatemaltecos, si es que hubo alguno, llegaron a Estados Unidos como parte de un programa ampliado para reunir a los niños con sus padres en Estados Unidos, según un informe publicado el miércoles por la organización sin fines de lucro Refugees International.

El presidente Joe Biden relanzó el Programa de Mineros Centroamericanos, conocido como CAM, en marzo de 2021. Fue lanzado por la administración Obama en 2014 y terminado por la Administración Trump en 2018.

El programa originalmente permitía a los padres que estaban legalmente en los Estados Unidos a través de libertad condicional o Estatus de Protección Temporal, o TPS, buscar y solicitar el estatus de refugiado para sus hijos y ciertos familiares de algunos niños en El Salvador, Guatemala y Honduras.

Pero Estados Unidos nunca otorgó TPS a los guatemaltecos; se lo otorgó a personas de El Salvador y Honduras luego de desastres naturales en esos países. Bajo la administración de Obama, solo el 2% de los solicitantes del programa CAM eran guatemaltecos.

En septiembre de 2021, la administración de Biden amplió el grupo de solicitantes elegibles para incluir a familiares que solicitaron asilo o visas U, generalmente otorgadas a víctimas de delitos.

Se suponía que la segunda fase abriría la puerta a más niños guatemaltecos, dijo Yael Schacher, directora para las Américas y Europa de Refugees International, que aboga por los derechos y la protección de los refugiados.

Aún así, un informe del grupo de defensa sin fines de lucro encontró que pocos niños guatemaltecos han llegado bajo la extensión de la aplicación.

En marcado contraste, casi la mitad de todos los niños no acompañados que cruzaron la frontera mexicana hacia los Estados Unidos el año pasado eran de Guatemala, incluidos niños que intentaban encontrar a sus padres en los Estados Unidos

«Queríamos centrarnos en los guatemaltecos solo porque esta es realmente la primera vez que son elegibles», dijo Rachel Schmidtke, asesora principal para América Latina de Refugees International. «El gobierno de los EE. UU. está implementando un poco más de infraestructura para manejar los casos de CAM en Guatemala, además de llegar a las familias guatemaltecas en los EE. UU.»

Las estadísticas sobre la fase 2 del programa no están disponibles públicamente. Refugees International se basó en información proporcionada por funcionarios del gobierno de EE. UU., agencias de reasentamiento que procesan solicitudes, organizaciones no gubernamentales locales y familias.

Desde el inicio de la fase 2, el programa ha recibido unas 1.000 solicitudes, según el informe. Alrededor del 25% de los solicitantes eran de padres guatemaltecos; la mayoría eran hondureños y salvadoreños combinados.

Schacher dijo que era «un número pequeño para las tres nacionalidades: 250 solicitudes para guatemaltecos en el último año y medio», y agregó: «Eso es muy bajo».

Aumente el alcance y los recursos

Según el informe, la falta de conocimiento entre los padres guatemaltecos elegibles para presentar una solicitud mantiene bajo el número de solicitudes.

Además, la dificultad de llevar a los niños guatemaltecos a las entrevistas de CAM para respaldar sus solicitudes significa que a pocos se les otorga el estatus de refugiado.

El informe también reveló que las personas en libertad condicional luchan por obtener pasaportes para salir del país. Según la ley guatemalteca, ambos padres deben dar su consentimiento para obtener un pasaporte.

“Este requisito afecta negativamente de manera desproporcionada a los niños menores de 18 años y a las mujeres que han huido de situaciones de violencia doméstica, ya que a menudo el padre está ausente de la imagen o, de hecho, es el abusador”, dijo Schmidtke. «El requisito del pasaporte definitivamente es algo que debe cambiarse para facilitar el proceso y hacer que más personas estén disponibles para el programa CAM».

En un comunicado enviado por correo electrónico, un portavoz del Departamento de Estado dijo que desde que se reinició el programa CAM en marzo de 2021, «Estados Unidos ha trabajado para brindar una alternativa segura y legal a la migración irregular para los mineros de la región».

La declaración continúa diciendo: «Seguimos evaluando el programa para realizar mejoras que sirvan mejor a los beneficiarios previstos, como el premio de otoño de 2022 a los nuevos socios de ONG dedicados a simplificar la recepción de solicitudes y la expansión de los esfuerzos de divulgación».

El informe recomendó que las agencias federales inviertan más recursos en el programa CAM, incluida una mayor colaboración con las autoridades guatemaltecas y mexicanas y un mayor alcance a las familias guatemaltecas.

También recomendó que el gobierno federal haga que la información sobre el programa esté más disponible y que los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. tengan una función en línea de «verificación del estado del caso» para que las familias puedan verificar el progreso de su archivo.