lunes, abril 15

Por qué una mujer planta cultivos para combatir la opresión

Eva Dickerson pasó su vida pensando en la comida. No solo qué comer, sino más específicamente qué significa tener acceso a alimentos, comestibles y espacio para cultivar.

“El acceso a los alimentos podría requerir Por qué no hay tienda de abarrotes en el vecindario de alguien”, dijo Dickerson, de 26 años, “pero el apartheid alimentario podría preguntar quién planeó los vecindarios para que algunas personas tengan tiendas de abarrotes en sus vecindarios y tomen otras medidas.

Eva Dickerson.Cortesía de Eva Dickerson

Estas preguntas son la base del trabajo de Dickerson como agricultor y activista. Actualmente vive en Tailandia como becaria de Princeton Asia y pasa su tiempo enseñando a los niños a cultivar mientras cuida los jardines comunitarios y cosecha productos para su comunidad local. Ella describe su misión como trabajar por la «soberanía alimentaria» y contra el «apartheid alimentario».

Eva Dickerson, centro, en Tailandia.
Dickerson, a la derecha, dijo que su atención se ha centrado durante mucho tiempo en el apartheid alimentario, que afecta a millones de personas en todo el mundo.Cortesía de Eva Dickerson

El término «‘acceso a los alimentos’ en realidad no nos lleva a comprender sistemas complejos de poder como el colonialismo, la supremacía blanca, el patriarcado, el capitalismo», dijo Dickerson. «‘Soberanía alimentaria’, sin embargo, significa que cada persona en la tierra puede acceder a todas las partes del sistema alimentario de una manera que es autodeterminante y los honra como seres humanos sin invadir ni impedir el acceso de nadie más a esta parte del sistema». sistema alimentario

«‘Apartheid alimentario’ es solo una forma más precisa de describir las formas en que los sistemas de opresión se manifiestan en nuestro sistema alimentario, de modo que su relación con el poder determina literalmente su capacidad para alimentarse o conseguir un buen trabajo o practicar los hábitos alimenticios que sus la cultura apoya”.

Mucho antes de que Dickerson viajara a Tailandia, se enteró de las injusticias que enfrentaban muchas personas negras en los Estados Unidos y se convirtió en miembro de la comunidad activista de Atlanta.

“Hay momentos en mi adolescencia que están marcados por la violencia estatal, especialmente la violencia estatal contra los negros. En particular, estoy pensando en Sandra Bland, Mike Brown, Natasha McKenna y Korryn Gaines”, dijo Dickerson.

Dickerson se inspiró para emprender este trabajo mientras estudiaba en Spelman College.

“Cuando me enteré de que mi campus tenía un contrato con Aramark, que es una gran empresa nacional de servicios de alimentos, me molestó mucho”, dijo, refiriéndose al historial de uso de la aplicación ‘Aramark. trabajo penitenciario para preparar y envasar alimentos.

Dickerson, a la derecha, describe su misión como trabajar para el
Dickerson, a la derecha, describe su misión como trabajar por la ‘soberanía alimentaria’ y contra el ‘apartheid alimentario’. Cortesía de Eva Dickerson

Dickerson dijo que protestar por el suministro de alimentos de su escuela la llevó a establecer su campus primer mercado de productos frescos. Continuó aprendiendo de los agricultores negros e indígenas del área de Atlanta, quienes enseñan prácticas agrícolas como una forma de activismo. En estos días, apoya a otros activistas de Atlanta que luchan contra un gran centro de entrenamiento policial que se está construyendo, en parte, en una antigua granja de prisiones, «esencialmente un campo de trabajo donde los prisioneros fueron enviados a cultivar alimentos en condiciones horribles y terribles. «

Incluso a través de la adversidad, las comunidades negras han transmitido conocimientos ancestrales de agricultura a Estados Unidos durante siglos.

Los negros se reconcilian 14% de la población de EE. UU. pero tienen tres veces más probabilidades de pasar hambre que los blancos, según el Departamento de Agricultura.

Otro estudio encontró que uno de cada tres hogares estadounidenses negros viven en desiertos alimentarios, lo que significa que tienen poco o ningún acceso a supermercados con productos frescos.

Eva Dickerson, centro, actualmente vive en Tailandia como becaria de Princeton Asia
Eva Dickerson, centro, actualmente vive en Tailandia como becaria de Princeton AsiaCortesía de Eva Dickerson

El apartheid alimentario afecta millones de personas en todo el mundo, pero Dickerson dijo que varios factores hacen que el hambre negra en Estados Unidos sea particularmente frustrante.

Este denso conocimiento de la agricultura entre los afroamericanos comenzó en el continente africano. siglos de cultivos y cultivo de arroz llegó a las Américas a través de las rutas transatlánticas de comercio de esclavos. Luego, los africanos esclavizados crearon el modelo para la cocina estadounidense cultivando alimentos para alimentar a quienes vivían en las plantaciones, mientras encontraban formas creativas de alimentarse de las sobras durante más de 200 años.

Los estadounidenses negros continuaron trabajando como administradores de la tierra más allá de la emancipación, la era de Jim Crow y el movimiento de derechos civiles. Pero el racismo sistémico no ha permitido que este trabajo o este conocimiento se convierta en riqueza generacional o la soberanía alimentaria de los afroamericanos.

Hoy en día, los agricultores negros representan menos del 1 % de los terratenientes rurales, pero Dickerson dice que su huella en la historia aún se siente, y la lucha por la soberanía alimentaria está impulsando ese legado.

“Tengo una visión del futuro”, dijo, “donde los niños a los que ayudo a criar, y sus hijos, tendrán acceso a agua limpia, alimentos limpios; conocer la verdad y el alcance de su historia y saber cómo llegamos a donde estamos hoy. Pero también siéntase empoderado para continuar con el legado de aquellos que los precedieron para cuidarse unos a otros y a su planeta. Plantaremos bosques, granjas, árboles y tanta comida, y venceremos.