miércoles, febrero 28

Se clasificaron pero fue sólo un jugador en 1988 y el enorme fracaso de las estrellas con Basile en 1992

Cada vez falta menos para el inicio del torneo Preolímpico venezolano que clasificará a dos selecciones sudamericanas a los Juegos de París 2024. Mientras que la selección Sub 23 liderada por Javier Mascherano se prepara para el debut el próximo domingo 21 ante Paraguay, acumula anécdotas para el futuro, en esta tercera serie de historias del Preolímpico de Fútbol recordamos la inédita clasificación para Seúl 88 un año antes sin apenas una convocatoria para el torneo posterior y uno de los pocos fracasos de Alfio Basile como entrenador de un equipo de lujo liderado por Diego ‘Gambetita’ Latorre.

A diferencia de todos los torneos de este tipo anteriores y posteriores, la clasificación para Seúl 88 se jugó exactamente un año antes en Bolivia. La base del equipo fue la misma que ganó los Juegos Odesur en Chile, que fueron clasificatorios para los Juegos Panamericanos de Indianápolis. Carlos Pachamé convocó a todos menos uno: Alfredo Graciani quien fue reemplazado por Roque Alfaro. Los planteles no tenían restricción de edad, pero no podían jugar los jugadores con historial en las Eliminatorias Sudamericanas, ni tampoco los que participaron en el Mundial de México 86.

Las dos figuras estrella del equipo fueron Juan Gilberto Funes y Claudio Caniggia y hasta último momento hubo cierta disputa entre River y el cuerpo técnico de la selección, quienes acusaron al club y a los jugadores de estar disponibles para el torneo local y lesionados para el equipo. El 28 de marzo de 1987, Clarín Reunió a ambos jugadores, quienes dejaron claro que querían estar en el Preolímpico. El Búfalo, que ya había marcado el gol que consagró por primera vez al Millonario campeón de la Libertadores de América, tenía 24 años. El Búfalo le dijo a Miguel Angel Bertolotto: “¿Qué jugador no quiere entrar a la selección? Tendría que estar loco para negarse”. Y el Pájaro, recién cumplidos 20 años, explicó: “Estoy totalmente de acuerdo con Juan. Es obvio que quiero incorporarme a la Selección; «No todo el mundo tiene una oportunidad así a mi edad».

Funes y Caniggia estuvieron en la convocatoria supervisados ​​por Carlos Bilardo, aunque el técnico era Pachamé. Los otros 18 fueron: Sergio Goycochea (River), Néstor Fabbri (Racing), Fabián Basualdo (Newell’s), José Fantaguzzi (Ferro), Guillermo Ríos (Independiente), Jorge Theiler (Newell’s), Raúl Alfaro (Newell’s), Víctor Marchesini ( Ferro), Pedro Troglio (River), Walter Perazzo (San Lorenzo), José Luis Rodríguez (Español), Oscar Acosta (Ferro), Oscar Dertycia (Instituto), Humberto Gutiérrez (Vélez), Adrián Domenech (Argentinos), Jorge Bartero ( Vélez), Jorge Balbis (Rosario) y, Blas Giunta (San Lorenzo).

El plantel completo de la selección argentina que participó en el Preolímpico 87 y dirigido por Carlos Pachamé.

Como Argentina debía jugar en Cochabamba y para pasar la fase de grupos ir a La Paz, la selección entrenó durante 15 días en Humahuaca, Jujuy, con una aclimatación similar a la que se hizo en La Quiaca en enero de 1986, antes del Mundial de México. El equipo ganó el grupo tras empatar con Chile (1-1), Ecuador (0-0) y vencer a Venezuela (2-0) y Bolivia (3-0).

En la ronda final, comenzaron con una buena victoria contra Brasil por 2-0, luego empataron con Bolivia 0-0 y perdieron con Colombia 1-0. Se quedaron con tres puntos al igual que el conjunto local pero quedaron segundos por un gol de diferencia, todo gracias al triunfo brasileño sobre los altiplánicos por 2 a 1 en la última fecha. Lo más curioso es que de los 18 jugadores que clasificaron, sólo el Tota Néstor Fabbri estuvo en los Juegos Olímpicos de Seúl un año después, en septiembre de 1988. Caniggia y Troglio ya habían sido vendidos por River al Verona de Italia en junio. .

Juan Gilberto Funes y Claudio Caniggia, en Clarín, reafirmaron su idea de jugar en el preolímpico de 1987.

Tras el subcampeonato en Italia 90, finalizó el segundo ciclo de Carlos Bilardo en la Selección. Su lugar fue ocupado por Alfio Basile, quien, ante su primer desafío continental, logró ganar, después de 32 años, la Copa América. El entrenador juvenil fue Reinaldo Merloque había estado en el Mundial Sub 20 de Portugal, que terminó en escándalo y con la categoría suspendida por la FIFA y sin poder jugar el Sudamericano 92 y por ende el Mundial 93. el delantero Juan Esnaider fue suspendido por un año y el líder Norberto Recassensinhabilitado para ejercer el cargo por dos años.

Si bien Merlo no sufrió sanciones, Coco se hizo cargo del plantel preolímpico. Por primera vez, la elección de jugadores para el certamen fue menor de 23 años, por lo que, el técnico de la Selección pudo contar con todas las figuras que militaron en el fútbol argentino. Lideró una gran plantilla que hizo que todos se ilusionaran con estar en los Juegos Olímpicos de Barcelona.

En la despedida, el preolímpico disputó un partido amistoso en un country de Canning (Los Caudillos, propiedad de Hugo Toledo, secretario general de gobierno porteño) del que participó el entonces presidente de la Nación, Carlos Menem, relacionados con todo tipo de eventos, especialmente deportivos. Haciendo gala de todo su histrionismo, el presidente llegó a la villa conduciendo él mismo el helicóptero. También estuvieron presentes Eduardo Duhalde, entonces gobernador de la Provincia de Buenos Aires, y Fernando Galmarini, presidente del Consejo Nacional del Deporte, y varios otros miembros del gabinete nacional.

La cobertura de Clarín del amistoso en el que participó el entonces presidente Menem con el preolímpico que dirigía Alfio Basile en 1992

El equipo, con Menem entre ellos, jugaba contra un equipo llamado Liga Federal, que capitaneaba Duhalde. Aunque para igualar todo jugaron mixtos. En un ambiente distendido empataron 5-5 con 4 goles de Gambetita Latorre, quien en ese momento estaba de novia con Zulemita, la hija del presidente.

El plantel completo que participó en el preolímpico de Paraguay ’92 y dirigido por Alfio Basile.

Los 20 convocados por Basile fueron: Carlos Roa (Racing), Fernando Gamboa (Newell’s), Eduardo Berizzo (Newell’s), Alberto Boggio (Central), Leonardo Astrada (River Plate), Mauricio Pochettino (Newell’s), Rubén Rossi (San Lorenzo) , Diego Cagna (Argentinos), Walter Silvani (River Plate), Diego Simeone (Pisa/Italia), Diego Latorre (Boca Juniors), Juan Docabo (Vélez), Fabián Garfagnoli (Newell’s), Juan Borrelli (Panathinaikos Atenas/Grecia), Leonel Gancedo (Argentinos Juniors), Raúl Peralta (Deportivo Español), Roberto García (San Lorenzo), Luis Carranza (Racing Club), José Flores (Vélez) y Ricardo Mohamed (Boca).

Pero la participación del equipo en Paraguay fue un verdadero fracaso, ya que ni siquiera logró avanzar de ronda. Empezaron ganando 1-0 a Bolivia (gol de Simeone), luego a Ecuador 1-0 (Berizzo), empataron 1-1 con Chile (Turu Flores) y perdieron 2-1 con Uruguay (Latorre). El Cholo Simeone, uno de los dos jugadores que jugaron en el extranjero, comentó tras la eliminación: “Es un amargor muy grande porque veníamos como favoritos y nos vamos sin haber jugado; «No se puede creer que en 10 días no hayamos podido jugar bien ni un solo partido con el récord que teníamos»..

El Coco, a su estilo, afirmó: “Hoy perdimos y ya está, a otra cosa. Tenía que ser en algún momento, ¿no? Hicimos lo imposible y no salió bien, ¿qué podemos hacer ahora?.

Una nueva chance llegaría tres años después, sin preolímpico, pero con las eliminatorias panamericanas a los Juegos Olímpicos de Atlanta 96.