sábado, mayo 18

Un eslabón de la cadena ganadera tiene uno de los mejores resultados económicos en más de una década

Según el Boletín de Resultados Económicos Ganaderos, que publica trimestralmente desde 2012 el Ministerio de Agricultura, el “Modelo Mejorado de Mejora” de la Cuenca del Salado registró al mes de febrero pasado un resultado neto de $149.174 por hectárea, lo que En moneda constante es 19% superior al calculado a febrero de 2023 y un 20% superior al promedio del periodo 2012/2023 para el mes de febrero.

La rentabilidad por hectárea que muestra hoy este modelo de cría (450 hectáreas, 410 vacas, 80% destete) Es el cuarto más alto en la serie de 13 años, que comienza en 2012.

El resultado económico de febrero pasado está determinado por ingresos por la venta de fincas que están un 13% por encima del período -siempre correspondiente al mes de febrero- de 2012/2023 y costos de $ 106 mil por hectárea, que son un 4% superiores a los promedio para los años 2012/2023. La serie de rentabilidad muestra un máximo, que se ubica en febrero de 2022 con $206 mil por hectárea, y un mínimo en 2018, con $79 mil por hectárea.

Entre los ingresos, La venta de terneros en febrero de 2024 es un 9% mayor en moneda constante que en 2012/2023mientras que la venta de vacas gordas y en conserva es 13% mayor en febrero de 2024 (efecto China) que el promedio de dicho período.

Si comparamos las cifras de este modelo, a febrero de 2024 con respecto al mismo mes de 2023, observamos que los ingresos en moneda constante han aumentado un 11%, mientras que los costes se han mantenido prácticamente sin cambios (-0,2%).

El resultado neto por hectárea en los últimos 12 meses ha aumentado un 19%, mientras que la rentabilidad del capital invertido -excluyendo el suelo- que en febrero de 2023 era del 12,7%, el pasado mes de febrero era del 15%.

La rentabilidad del capital invertido, incluido el suelo, en febrero pasado fue del 5,1%.

Los resultados económicos de febrero de 2024 mejoran respecto a los de febrero de 2023pero están un 28% por debajo del máximo de la serie, ocurrido en 2022. Hay que recordar que hace un año estábamos en lo peor de la estación seca, con sobreoferta de invernada y bajos precios reales del ternero.

El ritmo de las importaciones

El mercado internacional de la carne vacuna ha comenzado el año de forma notable. Desde el punto de vista de la demanda, China –primer comprador mundial– importó 300.000 toneladas en enero pasado, el mayor volumen de la historia, cuando la mayoría de los analistas esperaban como máximo unas 220 para el primer mes del año. -240 mil toneladas. La sorpresa se repitió en febrero, cuando adquirió 240 mil toneladas, completando el primer bimestre del año con un récord de 540 mil toneladas, 28% superior al de enero-febrero del año pasado.

Volúmenes muy elevados, sorprendentemente altos, pero con precios bajos y tendencia a la baja.

China parece tener un exceso de oferta, con una política oficial que apunta a habilitar continuamente nuevos países y nuevas plantas de suministro en todo el mundo. Sólo en Argentina hay actualmente 26 plantas frigoríficas en espera de inspección y autorización para el mercado chino.

El segundo importador del mundo, Estados Unidos, compró 224 mil toneladas (equivalente en res) en enero, un 39% más que el mismo mes del año pasado y el mayor volumen mensual de la historia. Otra sorpresa.

El ciclo ganadero norteamericano está cambiando lentamente, la escasez de carne -especialmente magra- se acentúa mes a mes y los precios internos y de importación de la carne se acercan a niveles récord. El novillo vale US$6,60 el kilo en el anzuelo, un 78% más que en nuestro país.

Entre los proveedores estadounidenses destaca Australia y Brasil. Las compras americanas no pueden suplir la enorme demanda china, pero son una alternativa muy interesante, con precios superiores a los que paga el gigante asiático.

Tu comentario nos interesa.

Sé el primero en comentar

Abrir configuración de privacidad de anuncios

Este sitio web almacena cookies en su computadora. Las cookies se utilizan para recopilar información sobre cómo interactúa con este sitio web y nos permiten recordarlo. Utilizamos esta información para mejorar y personalizar su experiencia de navegación y para el análisis y medición de visitantes tanto en el sitio web como en otros medios. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos, consulte nuestra Política de Privacidad.

Habilitar anuncios personalizados

Cerrar la configuración de privacidad de anuncios

La rentabilidad del capital invertido, incluido el suelo, en febrero pasado fue del 5,1%.

Los resultados económicos de febrero de 2024 mejoran respecto a los de febrero de 2023, pero están un 28% por debajo del máximo de la serie, ocurrido en 2022. Hay que recordar que hace un año estábamos en lo peor de la estación seca, con sobreoferta. de invernada y bajos precios reales para el ternero.

El ritmo de las importaciones

El mercado internacional de la carne vacuna ha comenzado el año de forma notable. Desde el punto de vista de la demanda, China –primer comprador mundial– importó 300.000 toneladas en enero pasado, el mayor volumen de la historia, cuando la mayoría de los analistas esperaban como máximo unas 220 para el primer mes del año. -240 mil toneladas. La sorpresa se repitió en febrero, cuando adquirió 240 mil toneladas, completando el primer bimestre del año con un récord de 540 mil toneladas, 28% superior al de enero-febrero del año pasado.

Volúmenes muy elevados, sorprendentemente altos, pero con precios bajos y tendencia a la baja.

China parece tener un exceso de oferta, con una política oficial que apunta a habilitar continuamente nuevos países y nuevas plantas de suministro en todo el mundo. Sólo en Argentina hay actualmente 26 plantas frigoríficas en espera de inspección y autorización para el mercado chino.