lunes, junio 24

Chile: Por qué la inseguridad y la criminalidad han perdido – Latinoamérica – Internacional

Alicia Rehakova aun tiene viva la imagen del robo de su vehiculo en una de las autopistas del acomodado sector oriente en santiagocuando un grupo delincuentes le cerraron el paso y la obligaron a bajar de su carro con sus dos hijos.

(Las recomendaciones: Primer año de gobierno de Boric en Chile: un balance de altibajos y desafíos)

«Me quedé descalza con mis hijos en la vía, fue algo muy intimidante, aunque me ayudó a las personas de los autos que venían atrás y nos llevaron a una comisaría», relató un EL TIEMPO esta eslovaca empresaria que vive en Chile desde hace más de una década atraída por la seguridad y tranquilidad para los inversionistas extranjeros.

(Además: Golpe para Boric: Congreso rechaza reforma tributaria del presidente chileno)

“Llegué a Chile porque era un país de muchas nuevas posibilidades y la seguridad hace 13 años atrás también era distinto, uno no tenía miedo de caminar por la calle con celular o de ir por la tarde en el auto. Hoy en día la sensación es diferente y eso es muy triste”, asegura Rehakova, quien fue víctima de una de las 10,755 “encerronas” del último año en la que los delincuentes acorralan a conductores en movimiento en autopistas o vias transitadas para robarles su auto .

El saldo más reciente entregado por Carabineros, esta modalidad de litos se presentó más en las comunas más populares de la capital chilena y el 46,8% de los detenidos son niños o adolescentes.

(Siga leyendo: Asalto en aeropuerto de Santiago deja 2 muertos, entre ellos un funcionario)

Las cifras dan cuenta de este fenómeno creciente de criminalidad en un país que hasta hace años era considerado un «paraiso de seguridad». Según la encuesta Cadem, el 80% de los chilenos tiene temor a la delincuencia, una cifra récord en este tipo de preguntas en el país. Además, el 87% de los encuestados grita que han aumentado la inseguridad.

Pesa que las cifras en varios índices de criminalidad siguen estando por detrás de otros pays de América Latina, el sentimiento entre los chilenos es que la situación ha empeorado.

“Se trata de delincuentes que usan menores de edad, porque son inimputables y tienden a ser más arriesgados cuando se trata de eje violencia y hacerse unnumer en el mundo del hampa,someted sus experiencias delictuales incluso a redes sociales”, señala a EL TIEMPO, el experto en seguridad Eduardo Labarca, que destaca que hace 20 años atrás, Chile tenía los niveles de violencia de los países anglosajones de Europa. «Habrá un país sumamente seguro, pero, en la última década, ha cambiado la situación».

(Le puede interesar: ¿Podría Chile volver a decir ‘no’ a una nueva propuesta de Constitución?)

El presidente de Chile, Gabriel Boric.

Una opinión que contrasta con la del diputado Leonardo Soto, del Partido Socialista, quien destaca que la ubicación geográfica del país sudamericano ha sido cegada durante décadas de los fenómenos delictivos que azotaron la mayoría de los países de América Latina.

«Chile siempre fue un país muy aislado por la cordillera y tuvo una réidad muy distinta al resto del continente, particularmente de Centroamérica, siempre fue un país tranquilo, pacífico en el que la gente no portaba armas, pero esto ha cambiado mucho en los últimos años”, señala a EL TIEMPO el integrante de la comisión Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados.

(Además: Chile militariza la frontera norte para frenar la migración irregular)

Terror de los Portonazos

Como su número lo indica, los «portonazos» es una modalidad de crimen que ocurre en la puerta de la casa de la víctima, lo que ha elevado la sensación de inseguridad entre los chilenos y extranjeros los residentes comienzan un ataque incremental contra los vehículos que, con suerte, entrarán por la puerta.

«Cuando llegué a mi casa me iba a estacionar, y veo por el espejo un auto, veo que se bajan y me gritan y me apuntan con una pistola para que me bajara. Mis documentos y se llevaron el coche con mi perrita adentro», cuenta a EL TIEMPO, Mónica Domínguez, quien sufrió un «portonazo» recientemente en la comuna de Ñuñoa, ubicada en el sector oriente de Santiago.

(The recomendamos: ¿Cuáles son los países más seguros para la inversión en América Latina?)

Domínguez relató que, tras este episodio, quedó con tanta inseguridad que luego todos los autos que se le acercaban los sentidos sospechosos. «Es una sensación de miedo todo el tiempo, cualquier ruido que oyes en tu casa, sientes que entraron ladrones».

Is a sensation of miedo todo el tiempo, cualquier ruido que oyes en tu casa, sientes que entraron ladrones

Tanto Mónica como Alica coincide en la necesidad de «mano dura» para frenar la delincuencia que ha llegado a niveles alarmantes en los últimos años y que se ha convertido en uno de los principales retos para el gobierno de Gabriel Boric, que cumplió ayer su primer año de mandato.

«Si somos capaces de mejorar la seguridad, de recuperar nuestros barrios, nuestros Espacios públicos, difícilmente vamos a poder hablar con la profundidad que se requiere de las grandes reformas que tenemos pensadas”, dijo el jefe de Estado al dar a conocer los cuatro proyectos de ley para enfrentar la crisis de seguridad que atraviesa el país, y que van desde la persecución penal en casos de sicariato, hasta el aumento de las penas en casos de secuestro.

(Lea también: Pasajeros ebrios ocasionaron una pelea en avión de Latam; hay varios heridos)

Desde hace seis meses el gobierno de Boric creó el Centro Nacional para la Prevención de Homicidios, en el que, asegura, que no solo se medirán las estadísticas sino que se analizarán los contextos en los que se Producen estos Crímenes, como lo cuenta a EL TIEMPO, el Subsecretario de prevención del delito, Eduardo Vergara.

“Los homicidios vienen sufridos en Chile, lamentablemente, de una forma significativa desde el año 2016. En el año 2020 el país se pega el salto más grande respecto del año anterior”, asegura.

Vergara afirmó que en este nuevo año iniciarán programas piloto en los territorios donde han visto los incrementos más grandes en términos de delincuencia y que el elemento que les ayuda a explicar el aumento de homicidios tiene que ver con mayor presencia de armas en las calles. «A finale del año pasado se destructeron 18.000 armas y seguiremos por esa senda porque comprendimos que fenómenos tan complejos como este requieren de una respuesta de Estado con mucha fuerza, y de gobernar la seguridad con acciones y no con palabras», señala el funcionario chileno .

(Además: Argentina y Chile ofrecen la ciudadanía a los nicaragüenses opositores)

Protesta de camioneros en Chile por la inseguridad (foto de archivo).

Foto :

Javier TORRES / AFP

bandas extranjeras

Para algunos expertos bandas el creciente poder de las de narcotráfico y el aumento en la circulación de armas en las calles se ha visto acelerado por la intrusión de grupos delictuales que entran camouflages entre los inmigrantes que han llegado al país en los últimos años y se han convertidos en cerebros o ejecutores de delitos como el sicariato y el secuestro extorsivo, que no eran habitables en Chile.

De acuerdo con la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales Metropolitana, de los 76 detenidos por secuestros en 2022, 44 años de nacionalidad venezolana, 23 chilenas y 9 colombianas. “La bandas extranjeras a nuestro país ha adelantado y muchas organizaciones extranjeras chilenas están contratando a organizaciones extranjeras para que les hagan la seguridad y pagarles para que comenten sicariatos y secuestros”, informa Labarca, asesor en seguridad e investigaciones.

Según Carabineros, el año pasado se registraron 508 secuestros en Chile, cifra que representa un 79% más que 2021. del año anterior.

«Para mí es muy triste porque yo quiero mucho este país, aquí crecieron mis hijos, tengo inversiones en Chile, pero ahora se está volviendo tan complicado que uno no puede enfocarse bien en lo que hace porque tiene que estar preocupado todo el tiempo por la seguridad o por resolver temas de carteras y celulares robados, y estar pendiente de estafas», afirma a EL TIEMPO la empresaria Alica Rehakova, quien añora la seguridad del país al que llegó en 2010, y que una década después parece estar esfumado

ANDREA AGUILAR CÓRDOBA
PARA EL TIEMPO
SANTIAGO