lunes, abril 15

El voto del presidente de la Cámara sobre McCarthy no es incómodo. es la democracia

Una viejo cliché popularizado por ex presidente bill clinton dice que los demócratas quieren enamorarse de sus líderes políticos mientras que los republicanos simplemente ponte en línea. El caos que se desarrolla en la nueva Cámara controlada por los republicanos muestra que el análisis, si alguna vez fue cierto, ciertamente no se sostiene hoy.

Desde que comenzó el nuevo Congreso el martes, cada vez que el representante Kevin McCarthy, republicano por California, ha pedido una votación para ser elegido presidente, no se ha acercado más al mazo. Al mismo tiempo, sus críticos del flanco derecho del Partido Republicano hasta ahora falta de alternativa viable. La gente es volverse inquieto que los asuntos del Congreso están congelados. El presidente Joe Biden describió el callejón sin salida como «vergonzoso».

La alternativa es hacer tratos a puerta cerrada, como lo han hecho los demócratas, evitando que el público tenga una idea de lo que se está haciendo.

Pero el drama de hablar es saludable en muchos sentidos, no disfuncional, peligroso, inepto o como lo llamen los críticos. Hay diferentes escuelas de pensamiento en el Partido Republicano, porque él representa casi un tercio del país – y es apropiado que el partido tenga representantes de diferentes facciones compitiendo para ser el orador en lugar de operar automáticamente en estrecha colaboración con los agentes del poder.

Esta competencia se lleva a cabo mejor al aire libre. La alternativa es hacer tratos a puerta cerrada, como hicieron los demócratasevitando que el público tenga una idea de lo que se está haciendo y neutralizando la influencia de los miembros del partido a quienes les gustaría ver un cambio.

Aunque no falta hacer negocios detrás de escena está sucediendo entre los republicanos de la Cámara, la naturaleza pública de la lucha por el liderazgo significa que muchas de las concesiones ofrecidas por McCarthy han sido anunciadas por sus oponentes. Y las mismas concesiones son una señal de que los disidentes no pueden simplemente ser aplastados.

Este proceso es parte de un importante debate ideológico que el Partido Republicano ha estado apuesta por décadas en la distancia a la derecha para tomar el lado. Gran parte de la disputa por la presidencia se trata de responsabilizar a los líderes de los partidos, que durante demasiado tiempo han sido objeto de gran deferencia, ante la voluntad de las bases.

Eso no significa que Freedom Caucus y otras coaliciones legislativas de extrema derecha deban determinar los resultados: sus demandas no siempre son factibles o deseables ni están respaldadas por nadie más que extremistas. Si van demasiado lejos, se arriesgan a un resultado que haría retroceder aún más a sus votantes.

Pero a pesar de lo crucial que es que la Cámara finalmente tome una decisión para poder seguir casos importantes, es bueno que no sea solo un juego de niños para McCarthy. El propósito de la representación en la Asamblea Legislativa es reflejar los intereses de los diferentes grupos, no aumentar el poder centralizado de la persona en la cima.

hileras anchas de la base activista conservadora durante mucho tiempo han expresado poca fe en la clase dominante del Partido Republicano, creyendo que no es serio cumplir las promesas de campaña de controlar el gasto, derogar varias políticas liberales o asegurar la frontera. En lugar de tomar medidas audaces que podrían alterar el statu quo, se considera que los republicanos del establishment están más interesados ​​en proteger sus trabajos y sus vínculos con la élite.

Como Representante Matt Gaetz, republicano por Florida, uno de los líderes de la carga anti-McCarthy, dijo a los periodistas El martes, hay «muy poca diferencia» entre McCarthy y la expresidenta Nancy Pelosi, D-Calif.

Este antagonismo no es exclusivo de McCarthy. el Promedio de encuestas de RealClearPolitics encuentra al líder republicano del Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, con un índice de favor del 23,3 %, frente al 22,8 % de McCarthy. Eso es entre todos los votantes, pero también sugiere mucha insatisfacción republicana.

«Mitch McConnell preferiría perder carreras que tener senadores de America First en el Senado porque es mezquino, vengativo y desprecia a la base», agregó. abogado conservador Ned Ryun dijo Tucker Carlson de Fox News antes de las elecciones intermedias. «Preferiría estar en la minoría» que ver triunfar a los candidatos republicanos que no le gustan.

Este enfrentamiento dentro del partido ha estado ocurriendo durante años, ya que el liderazgo republicano no ha respondido adecuadamente a esta crítica. En 1995, Newt Gingrich hecho a un lado El líder republicano de la Cámara de Representantes, Bob Michel, de Illinois, se convertirá en el primer presidente republicano de la Cámara en 40 años después del presidente. George HW Bush aumentó los impuestos en violación de una promesa de campaña parte Impulsando el ascenso de Gingrich. Sin embargo, en menos de cuatro años, los conservadores que pensaban que Gingrich se estaba relajando demasiado en el gasto ayudaron a impulsar Llevarlo a cabo.

Cuando el hijo de Bush, George W., se convirtió en presidente, su tratar de trabajar con Los demócratas sobre la reforma migratoria han enfurecido a muchos republicanos. Ayudó a desalojar Presidente de la Cámara John BoehnerR-Ohio, en 2015, luego su sucesor, Paul Ryan, R-Wis., una vez un favorito conservador.

La política económica también desempeñó un papel en los trastornos. La fiesta del té, que hace diez años promovió una serie de desafíos primarios republicanos exitososcategóricamente se opuso a los rescates bancarios comienzo bajo el joven Bush el día después de la crisis de vivienda. Y ha habido una serie de planes de gastos federales, más recientemente el Paquete ómnibus de 1,7 billones de dólaresque tienen aprobado con votos republicanos en la oposición conservadora.

El déficit de confianza entre los líderes republicanos y los conservadores puede ser el problema más insoluble del partido. ¿Alguien puede cerrarlo?

A veces los republicanos no han tenido el poder político para hacer lo que la base ha pedido. A veces simplemente rompieron sus promesas. Y otras veces, como con el intento de derogación de Obamacare, ha sido un un poco de los dos.

Ante estas decepciones, los conservadores descontentos han demostrado que pueden castigar a los republicanos que no gobiernan como les gustaría. Al mismo tiempo, no hablan por todo el partido, por lo que también enfrentan controles en su ambición. También tienen menos historia de gobernar con eficacialo cual, con razón, es un obstáculo para que atraigan todos los trucos del partido.

Los republicanos hablan mucho sobre el déficit del presupuesto federal, especialmente cuando no están en el poder. Pero el déficit de confianza entre los líderes republicanos y los conservadores puede ser el problema más difícil del partido. ¿Alguien puede cerrarlo? La respuesta es importante no solo para la derecha, sino también para el gobierno representativo.