lunes, junio 24

Embajada de EE.UU. en Cuba reabre servicios consulares y de visas

LA HABANA — La Embajada de Estados Unidos en Cuba reabrirá el miércoles los servicios consulares y de visas, la primera vez desde que una serie de incidentes de salud inexplicables entre el personal diplomático en 2017 redujeron la presencia de Estados Unidos en La Habana.

La embajada confirmó esta semana que comenzará a procesar visas de inmigrantes, dando prioridad a los permisos para reunir a cubanos con sus familias en Estados Unidos, y otros como la lotería de visas de diversidad.

La recuperación se produce en medio del mayor vuelo migratorio desde Cuba en décadas, que ha presionado a la administración Biden para que abra más vías legales para los cubanos y comience un diálogo con el gobierno cubano, a pesar de una relación históricamente tensa.

Se espera que emitan al menos 20.000 visas al año, aunque esto es solo una gota en el mar de la ola migratoria, que se ve alimentada por la intensificación de las crisis económicas y políticas en la isla.

A fines de diciembre, las autoridades estadounidenses informaron que arrestaron a cubanos 34.675 veces a lo largo de la frontera con México en noviembre, un 21% más que las 28.848 veces en octubre.

De mes a mes, este número ha aumentado gradualmente. Los cubanos son ahora la segunda nacionalidad después de los mexicanos que aparecen en la frontera, según datos de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU.

La creciente migración se debe a una serie compleja de factores, que incluyen crisis económicas, energéticas y políticas, así como un profundo descontento entre los cubanos.

Si bien la gran mayoría de los inmigrantes cubanos llegan a Estados Unidos a través de vuelos a Nicaragua y cruzan por tierra en la frontera de Estados Unidos con México, miles más también se han embarcado en el peligroso viaje por mar. Viajan 90 millas hasta la costa de Florida, a menudo llegando en botes destartalados y de construcción precaria llenos de migrantes.

El éxodo de Cuba también se ve agravado por el aumento de la migración a Estados Unidos desde otros países como Haití y Venezuela, lo que obliga al gobierno estadounidense a lidiar con una situación cada vez más compleja en su frontera sur.

La renovación de las visas de trabajo en la embajada se produce después de una serie de conversaciones migratorias y visitas de funcionarios estadounidenses a La Habana en los últimos meses, y también podría ser una señal de un lento deshielo entre los dos gobiernos.

«La participación en estas conversaciones subraya nuestro compromiso de continuar las discusiones constructivas con el gobierno de Cuba, según corresponda, para promover los intereses estadounidenses», dijo la Embajada de los Estados Unidos en un comunicado en noviembre luego de la visita de una delegación estadounidense a Cuba.

Los pequeños pasos están muy lejos de las relaciones bajo el presidente Barack Obama, quien alivió muchas sanciones estadounidenses de la era de la Guerra Fría durante su mandato e hizo una visita histórica a la isla en 2016.

Los servicios consulares y de visas se cerraron en la isla en 2017 después de que el personal de la embajada se viera afectado en un serie de incidentes de saludsupuestos ataques sónicos que permanecen en gran parte sin explicación.

Como resultado, muchos cubanos que querían emigrar legalmente a los Estados Unidos tuvieron que volar a lugares como Guyana antes de migrar o reunirse con sus familias.

Si bien las relaciones entre Cuba y Estados Unidos siempre han sido tensas, se han intensificado tras el cierre de la embajada y el endurecimiento de las sanciones de la administración Trump contra Cuba.

Bajo la presidencia de Joe Biden, Estados Unidos alivió algunas restricciones sobre cosas como las remesas y los viajes familiares de Miami a Cuba, pero muchos en Cuba no esperaban que una presidencia de Biden devolviera a la isla a su “era Obama”.

Se mantienen las restricciones a los viajes turísticos a Cuba, así como a la importación y exportación de muchos bienes.

El duro trato del gobierno cubano a los participantes en las protestas de 2021 en la isla, incluidas duras penas de prisión para menores, también ha avivado las tensiones, un punto de crítica constante de la administración Biden.

Funcionarios cubanos han expresado reiteradamente optimismo sobre las conversaciones con Estados Unidos y los pasos para reabrir los servicios de visas. El viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Cossio, dijo en noviembre que garantizar la migración a través de canales seguros y legales es un «objetivo mutuo» de los dos países.

Pero Cossio también culpó a las sanciones de Estados Unidos de la huida de decenas de miles de personas de la isla, diciendo que «no hay duda de que una política destinada a bajar el nivel de vida de una población es un impulsor directo de la migración».