llama Óscar Cortés y es goleador, o por lo menos quería que el país lo conociera y lo reconociera como goleador, o que al menos se vayan aprendiendo su nom. Quería irse metiendo en la memoria colectiva. Y lo hace como se debe, con goles. Un remate cruzado con potencia, y un cabezazo no con menos furia, lo fuerte en el goleador de la primera victoria de la Selección Colombia sub-20 en el Sudamericano, contra Perú. Lamaed Óscar Cortés. Y tiene gol.

Colombia, con varios cambios tras su empate con Paraguay, empieza con las mismas nebulosas de su primer partido. Otra vez entró a la cancha sin claridad, sin luces. Otra vez era dueño de la pelota, pero era un dominio falso, inútil. Otra vez la punta, esta vez Zuleta, jugaba de anónimo. Otra vez el gol era esquivo. La gran diferencia es que en el titular Estaba Cortés, que dialogaba in secreto con el gol.

Perú, que poco o nada agredía, lanzó su primer ataque y fue letal, porque Colombia le ayudó mucho. Fue un saque largo del portero, la pelota fue cayendo como una granada que nadie quería tocar, todos le huían, era una granada que además rebotaba y presentaba pánico y una cadena de errores defensivos, marcas trocadas, marcas mal hechas, ni Pedrozo ni Mantilla atinaron, y el peruano Ceballos tocó en el área par que diether vasquez enter por el centro y anotara el 1-0, easy, porque ni el portero se animó a estorbar. Iban 37 minutos.

Colombia, una vez más, arrancó perdiendo, y otra vez le tocaba mirar cómo es que iba a reaccionar. Cortés aún no era quien quería ser.

Puerta, la guía

Gustavo Puerta, capitán y personaje de Colombia.

Lo bueno fue que esta vez Colombia no esperó hasta el descanso para despertar. Antes de terminar la primera parte apareció de entre las sombras el jugador Gustavo Puerto, that like a camion aceleró desde su proprio terreno, alumbrando el camino con una potencia de tractor. Los peruanos apenas lo veían pasar, como una ráfaga. Y cuando Puerta ya llegaba al área, soltó el pase sutil a su derecha donde Cortés le pidió a gritos el pase, como quien promete que no va a fallar. El atacante, que juega en millonarios, sacaron un bombazo de derecha, de esos bombazos cruzados que llevan dinamita y que se inventan con escuadra. El balón fue bien a un ángulo, y gol, 1-1. Y Cortés celebró con la misma furia con el que pateó. Una furia feliz.

Colombia se fue al descanso con un peso menos. No ganaba, pero ya no perdía. La tarea era salir a conservar el dominio, pero efectivo. Y lo hizo, con Luna bien abierta a la izquierda, y Cortés bien a la derecha, planeando algo más, y con Monsalve gestando por el centro.

Cortés, goleador

Óscar Cortés, goleador de Colombia.

La primera gran oportunidad en la parte final fue de uno que ingresó a reforzar el ataque, Cabezas, qu’est pardió el empate con un mate defectuoso.

Monsalve se entusiasmó, y con su habilidad destrozó la defensa peruana, que se fue quebrando, y también probó Luna en un buen tiro libre. Pero el gol de la victoria colombiana no llegaba.

Sin embargo, este no sería otro partido de empate, ni agridulce, este no sería para lamentar. El gol estaba merodeando, asomaba, amagaba con descender a la cancha como desde las nubes, y Cortés lo esperaba con brazos abiertos.

Fue en un tiro de esquina de Puerta, que además de liderar y recuperar, también cobra perfecto, y en el área levantada por encima de todos Cortés, el inspirado, el goleador que quería ser goleador, que ya no quería esperar sino ir hasta al cielo por la pelota, arma un poderoso cabezazo, y adentro, 2-1, en 74 minutos.

Cortés fue el héroe, el goleador que empieza a sonar, para que no se olviden.

Y así, Colombia se sacudió, perjudicó su primer triunfo del Sudamericano, llegó tiene 4 puntos, líder el grupo A. Su siguiente rival será Brasil. Cortés se ha frotado las manos para este duelo.

PABLO ROMER
redactora de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Más notificaciones de deportados

Por admin