martes, mayo 21

Los evangélicos de Iowa se sienten atacados, y muchos no ven a Trump como su salvador

DES MOINES, Iowa — Cuando un grupo de 18 votantes cristianos evangélicos se reunieron aquí para discutir si pensaban que Donald Trump había ganado las elecciones presidenciales de 2020, 15 de ellos levantaron la mano. Pero eso no significa que formarán un caucus para el expresidente en enero.

Ese fue uno de los hallazgos clave de un grupo de enfoque convocado por el encuestador republicano Frank Luntz en la víspera de la Cumbre de Liderazgo Familiar, una reunión evangélica que atrajo a una multitud de candidatos presidenciales republicanos que no son de Trump a Iowa el viernes.

Luntz reunió al grupo de enfoque de votantes del área de Des Moines en nombre del liderazgo de la familia utilizando criterios básicos: debían considerarse «conservadores» o «muy conservadores», ir a la iglesia al menos una vez a la semana e identificarse como cristianos nacidos de nuevo. o evangélico. Es un grupo que tiene una gran influencia en el resultado de las asambleas electorales de Iowa el próximo año, y es un grupo que ama a Trump pero que no está completamente casado con él.

«Parece que en algún momento se tragó a un alumno de quinto grado que todavía está tratando de salir de eso. Estos insultos hacia las personas siguen saliendo de su boca», dijo Patti Parlee, de 64 años, de Urbandale.

Los caucus recientes de Iowa prueban que para ganar el estado, los candidatos primero deben ganarse a los evangélicos. Sesenta y cuatro por ciento de los votantes del caucus de Iowa en 2016 se identificaron como cristianos evangélicos o nacidos de nuevo. Y el senador de Texas Ted Cruz superó a Trump con los evangélicos por 12 puntos en 2016, según la encuesta de salida de NBC News, lo que impulsó a Cruz a una rápida victoria.

De manera similar, en 2012 y 2008, los votantes evangélicos prefirieron a los ganadores del caucus Rick Santorum y Mike Huckabee.

En lo que va de año, los evangélicos favorecen a Trump en todo el país: el expresidente cuenta con el apoyo del 54% de los evangélicos en la última encuesta nacional republicana de NBC News, frente al 26% del gobernador de Florida, Ron DeSantis. Nadie más estaba en dos dígitos.

Cuando se les preguntó quién creían que era el político más sincero, los encuestados del grupo de enfoque de Iowa citaron con mayor frecuencia a Trump, DeSantis y el senador de Carolina del Sur Tim Scott, incluido Bryan Moon, de 61 años. , dijo: “Él podría venderme cualquier cosa y yo lo haría”. Cómpralo. Lo creo.

Y cuando se le pidió que definiera qué es la verdad, un encuestado dio una respuesta simple: Jesucristo. Pero estos votantes creen que su fe y sus puntos de vista están «bajo ataque» ya que los candidatos presidenciales republicanos intentan demostrar que están listos para defenderlos.

“Me atacaron de alguna manera en Facebook”, dijo Tammy Negrete, de 60 años, higienista dental jubilada de Ankeny. “Comenté que nuestra ciudad estaba publicando algo sobre el mes del orgullo gay y fui literalmente atacado por personas que ni siquiera me conocían”.

David Bush, de 61 años, un promotor inmobiliario, dijo: “Existe la terrible idea errónea de que los cristianos odian a los homosexuales. Karen L. intervino y dijo: “Crearon esta narrativa de que si no apruebas mi estilo de vida, me odias y esa no es la verdad. Cualquiera que haya tenido un hijo sabe que puede amar a alguien sin aprobar lo que ha hecho.

Algunos admitieron que estaban listos para renunciar a Trump o que nunca lo favorecieron, pero más a menudo por diferencias personales o políticas que por preocupaciones sobre su elegibilidad.

«Trump parece [to] ver dónde sopla el viento, luego conducir en esa dirección, ya sea en la dirección correcta o no”, dijo el estudiante de derecho Thomas Kinley, de 26 años. “Él está demasiado concentrado en lo que otras personas piensan y en ser amado.

En un estado que prioriza la política minorista, algunos de los encuestados señalaron la inclinación de Trump por las «conversaciones basura» como un elemento disuasorio. Recientemente fue criticado por sus declaraciones de enojo sobre la gobernadora de Iowa, Kim Reynolds, quien no lo apoyó en la carrera de 2024 pero apareció con DeSantis en varios eventos de campaña.

“Muchas personas dicen que la política triunfa sobre la personalidad, pero eso es, personalmente, no voté por Trump porque no podía anular la personalidad”, dijo Heather Schnathorst. «Tengo tres hijos y quiero que tengan un presidente al que puedan admirar y al que quieran parecerse».

Aunque muchos votantes reunidos por Luntz no parecían votar en función de su elegibilidad, algunos señalaron rápidamente las vulnerabilidades de Trump antes de una posible revancha con el presidente Joe Biden, incluida su posible dificultad para atraer nuevos votantes, más allá de su base y para influir en los independientes. .

“¿Ha ganado nuevos votantes desde noviembre de 2020 hasta ahora? Quiero decir, ¿conoces a personas que apoyan a Trump ahora que no lo apoyaron entonces? Quiero decir, en mi opinión, simplemente está perdiendo votantes”, dijo Kinley.

Si bien muchos siguen indecisos o abiertos a candidatos republicanos alternativos, Karen L. está segura del tipo de candidato que no apoyará.

“No quiero escucharlos hablar sobre trabajar al otro lado del pasillo porque para mí eso es un código porque soy débil y haré lo que los demócratas me obliguen a hacer. No me voy a levantar y aguantar», dijo.

Entre un grupo de votantes seleccionados en función de la fuerza de sus creencias, algunos han perdido la fe en el expresidente y siguen abiertos a un nuevo liderazgo republicano.

“Presidente Trump, voté dos veces por usted. Obtuve el apoyo unánime de mi grupo local en 2020”, dijo David K. “Pero no puedes ganar las próximas elecciones, de una forma u otra.