sábado, junio 15

crece el conflicto y ya hay duros cruces entre médicos y una prepaga

El conflicto en el sistema de la medicina privada se aceleró a partir del último jueves, cuando más de 30 sociedades médicas decidieron empezar a cobrar unilateralmente un bono a sus pacientes para que el total de la prestación que brindan llegue a los 6 mil pesos.

Es decir que, en función de lo que la prepaga o la obra social les pague hoy a los profesionales en concepto de honorarios, variará el monto del copago que deba pagar el afiliado. Conocida la medida, hubo un llamativo silencio inicial de las partes involucradas.

La decisión ocurrió en plena crisis de financiamiento del sector, desde donde argumentan que el Gobierno les pisó el arancel que les cobran a los afiliados mientras que los costos que enfrentan, producto de la suba del dólar y la inflación, son cada vez mayores.

Ni desde la principal cámara que aglutina a la mayoría de las prepagas del país, ni desde el Gobierno a través de la Superintendencia de Servicios de Salud, habían dicho hasta ahora alguna palabra oficial al respecto. Algunas fuentes sólo se habían limitado a hablar informalmente y ninguno quiso arriesgar más que eso.

Hasta que en las últimas horas sucedió algo que derivó en que uno de los principales referentes empresarios de la medicina prepaga saliera a criticar abiertamente la medida dispuesta por los médicos. Claudio Belocopitt, concretamente, advirtió que la prepaga de la que es propietario, Swiss Medical, tiene previsto accionar en la Justicia contra los médicos que cobren el bono.

Belocopitt dijo que los médicos firmaron un contrato que no los habilita a cobrarle extra al paciente.

El tema empezó a escalar en conflictividad este sábado, a partir de algunas denuncias en redes sociales de médicos que mostraron un nuevo formulario que, según explican, dicha prepaga al parecer les haría firmar a los pacientes que reclamen la devolución del importe que el médico les cobre en concepto del nuevo bono.

El médico nutriólogo Martín Carrizo posteó este sábado por la tarde en X -antes conocida como Twitter-: “Ya instigan a los pacientes a que denuncien a los médicos/prestadores que cobren el monto adicional establecido de $6000. Definitivamente, el sistema de OOSS/Prepagas se encuentra en su etapa terminal”.

Lo propio hizo el cardiólogo del Hospital Rivadavia Mario Fitz Maurice, con un posteo un poco más duro: “Dan asco!!! Andá payá bobo”, escribió antes de postear -al igual que su colega- el formulario en cuestión.

Dicho documento está diseñado para que el paciente coloque sus datos e informe cuál es el profesional que lo atendió para poder recuperar el monto del copago que le haya cobrado, junto con la presentación de la factura. Pero al mismo tiempo suma algunas cláusulas que podrían involucrar al afiliado en una eventual acción judicial que la prepaga pudiera realizar contra el profesional.

El formulario al que aluden lleva el membrete de Swiss Medical y se titula “Formulario Reintegro – Cobro indebido”. La parte del texto cuestionada por los médicos es la que integran los puntos 6 y 7.

El formulario que algunos médicos hicieron circular en redes sociales.El formulario que algunos médicos hicieron circular en redes sociales.

El 6 dice: “Autorizo en forma irrevocable a Swiss Medical S.A a exhibir la presente a los fines que corresponda, ante el prestador y/o ante terceras personas y/o autoridades administrativas y/o judiciales, renunciando al amparo en el secreto profesional”.

El 7 agrega: “Me obligo a prestar a Swiss Medical S.A toda la información y cooperación necesaria a fin de posibilitar el ejercicio de todas las acciones de las que fuere titular. A tal efecto, me comprometo a otorgar a Swiss Medical S.A las autorizaciones y poderes para asuntos judiciales que fueren necesarios, y concurrir ante las citaciones que reciba”.

La respuesta de la prepaga

En diálogo con Clarín, Belocopitt relativizó el último concepto: “No vamos a poner en el medio al afiliado, que se quede tranquilo en ese sentido. Pero sí vamos a accionar judicialmente ante el profesional que cobre un copago porque el contrato que firmó con la empresa no lo habilita”.

El empresario agregó: “Estamos tratando de resolver esto que es un gran problema de la mejor manera posible. Si el sistema se rompe no le conviene ni al prestador ni al afiliado. Pero no podemos aceptar que hayan decidido unilateralmente cobrarle a los pacientes algo para lo que no están autorizados”.

Belocopitt también confirmó que en el caso de Swiss Medical devolverán el importe completo de lo que el afiliado le haya abonado como extra al médico que lo atendió, siempre y cuando tenga el comprobante correspondiente.

Otros usuarios de la red social, ante el posteo de los médicos mencionados, se mostraron en contra de los que decidieron el cobro de este bono. Uno escribió: “Si no te sirve atender por prepaga u OS no lo hagas. Cuando la cartilla de Swiss Medical esté vacía y la gente se dé de baja tal vez revean las condiciones. Pero si vos aceptaste trabajar para una prepaga y atender a sus asociados sin cobrarles extra, deberías respetarlo”.

Por ahora, el resto de las empresas de medicina privada no se pronunció públicamente luego de que el copago que muchos médicos venían cobrando desde hace un tiempo quedara finalmente oficializado. Una pista en este sentido podría ser que Belocopitt es también el presidente de la Unión Argentina Salud (UAS), por lo que podría presumirse un alineamiento de las prepagas en la forma en que abordarán la problemática.