martes, mayo 21

Los líderes de Nuevo México dicen que no se dejarán intimidar por los disparos en sus casas y oficinas.

Una comisionada del condado que se encontraba entre los seis líderes demócratas en Albuquerque, Nuevo México, cuyos hogares u oficinas fueron baleados, dijo que no permitiría que los ataques le impidieran trabajar.

La casa del comisionado del condado de Bernalillo, Adriann Barboa, fue la primera en ser atacada el 4 de diciembre, cuando se realizaron ocho disparos. Los tiroteos continuaron de forma intermitente hasta el jueves, cuando se realizaron disparos frente a las oficinas legales del centro de la ciudad del senador estatal entrante Antonio «Moe» Maestas.

Ninguno fue herido. La policía de Albuquerque arrestó el lunes a un sospechoso que no identificaron públicamente; no dijeron si buscaban a otra persona ni cuál pudo haber sido el motivo.

“No puedo dejar que eso me intimide de un cargo público”, dijo Barboa el martes, y agregó que creía que los tiroteos tenían motivaciones políticas. «Los hogares de los demócratas son un objetivo directo».

Los oficiales de policía no respondieron a las solicitudes de comentarios el martes. El jefe Harold Medina dijo en una conferencia de prensa el lunes que el sospechoso estaba detenido por cargos no relacionados con el tiroteo y que los investigadores confiscaron un arma en uno de los lugares.

Con pocas respuestas, el tiroteo desconcertó y desconcertó a muchos funcionarios estatales y del condado.

«Podrías habernos matado», dijo la ex comisionada del condado Debbie O’Malley, cuya casa fue alcanzada por 12 balas el 11 de diciembre mientras ella y su esposo dormían.

«Pensamos que alguien estaba tocando la puerta con el puño», continuó. «Luego saltamos de la cama. ¿Y si hubiera caminado?

Al igual que Barboa, dijo que se niega a vivir con miedo o dejar la comunidad que siempre ha conocido.

Al menos ocho tiros fueron disparados en la casa de la senadora Linda López el 3 de enero. Ni ella ni el recién elegido fiscal general del estado, Raúl Torrez, cuya antigua oficina de campaña fue atacada el 10 de diciembre, pudieron ser contactados para hacer comentarios el martes.

Maestas dijo que no entendía por qué alguien haría eso.

“No parece haber una conexión política, como si estuviéramos votando sobre el mismo proyecto de ley”, dijo el martes, y agregó que estaba agradecido con la policía por patrullar sus casas y las de otras víctimas.

La policía dijo el lunes que la casa del nuevo presidente de la Cámara de Representantes estatal, el representante demócrata Javier Martínez, también fue atacada a principios de diciembre, pero no lo denunció hasta que se enteró de los otros tiroteos. Se negó a comentar el martes.